19 de mayo de 2024 | Actualizado 6:09

La logística urbana se postula como valor seguro de inversión en 2023 por la alta ocupación

El sector sacará más partido al contexto económico que la mayoría de sus competidores, sumándose a nichos como el retail de alimentación
Panattoni

La demanda de ocupación de edificios industriales y logísticos de mayor calidad será elevada en 2023, sobre todo en entornos urbanos por la proximidad al consumidor final. Es una de las principales conclusiones del último informe de la gestora de inversiones inmobiliarias Savills Investment Management (Savills IM) sobre las perspectivas de inversión mundiales. En concreto, las previsiones de la compañía para el año que viene en Europa apuntan a que la logística urbana y de última milla serán un valor seguro de inversión. “Los importantes desequilibrios estructurales de la oferta y la demanda aportarán resiliencia al mercado, con el complemento del potencial de revalorización”, anticipan desde Savills IM, algo que debería servir para amortiguar adecuadamente los riesgos cíclicos.

Aunque los costes de energía y mano de obra aumentarán, desde Savills creen que será por un periodo breve

No obstante, la compañía avisa de que la escasez de espacio con la calidad adecuada se ve acentuada por la intensa presión hacia usos alternativos, como, por ejemplo, el de vivienda. Aun así, el sector de logística urbana e industria ligera sacará más partido que la mayoría de sus competidores, sumándose a las oportunidades de sectores resistentes en cuanto a las rentas como la vivienda, la logística de gran formato y el retail de alimentación, en palabras del director mundial de Inversiones y consejero delegado mundial adjunto de Savills IM, Kiran Patel. “Vemos motivos de peso para invertir en este tipo de activos y la oportunidad de aumentar la exposición si se produce algún breve periodo de debilidad en los precios”, remarca.

No obstante, anticipa que 2023 será un año difícil, pero que, “a diferencia de anteriores recesiones mundiales, la concesión general de préstamos al sector inmobiliario ha estado más controlada, el exceso de oferta de nuevas propiedades se ha restringido drásticamente y entramos en una recesión con sólidos niveles de empleo”. De esta coyuntura se beneficia el sector inmobiliario, sumándolo al crecimiento de las rentas. Aunque con toda seguridad, según Patel, se dará una circunstancia de encarecimiento de costes para ocupantes e inversores en cuanto a energía, mano de obra y tipos de interés, “consideramos que este periodo será breve”. Por tanto, cree que concentrar esfuerzos de compra en sectores o activos como la última milla “proporcionará un excelente punto de entrada en el próximo ciclo”.

En cuanto al mercado español, el director general para España y Portugal de Savills IM, Fernando Ramírez de Haro, señala que las tendencias en nuestro país siguen la línea con las que empiezan a verse a escala mundial. “Por una parte, la logística urbana y de última milla seguirán siendo uno de los segmentos en los que nuestro país presentará oportunidades interesantes”, asegura. Por otra parte, mira al sector de retail esencial, “que se ha visto como uno de los sectores más seguros durante los últimos años” y que seguirá mostrándose resiliente ante los nuevos desafíos que presenta el mercado, afirma, dado que la demanda de artículos de primera necesidad se mantendrá. En términos europeos, el retail cuenta con algo más de inseguridad, en tanto que Savills IM recomienda a los inversores “no renunciar a la calidad de ubicación ni a su accesibilidad”, aunque recuerda que también convendrá “evaluar si los inquilinos pueden permitirse alquileres premium”.

UN DÉFICIT ESTRUCTURAL QUE FOMENTA LA RENTABILIDAD EN ASIA
La región de Asia-Pacífico se encuentra en una fase diferente del ciclo económico en relación a Occidente, según señala la compañía. Mientras que la inflación está alcanzando máximos de varias décadas en Estados Unidos, Europa y el Reino Unido, es relativamente moderada en Oriente. “Esto la convierte en una atractiva apuesta de diversificación, no sólo para los inversores occidentales, sino también para los de la propia región”, avanza Savills IM. Por ello, asegura ser “optimista” acerca del sector logístico allí, que ofrece una tormenta perfecta para las inversiones: un nivel bajo de stock de instalaciones logísticas modernas con un crecimiento exponencial del comercio electrónico. “La mayoría de los mercados asiáticos presentan un déficit estructural de espacio de almacenamiento y logística”, afirman fuentes de la gestora de inversiones inmobiliarias. Por ello, considera este tipo de inversiones “de rentabilidad sólida y estable”. Advierte, sin embargo, que los inversores “deben ser exigentes en cuanto a la ubicación y la calidad”.