21 de mayo de 2024 | Actualizado 19:16

Raquel Sánchez confirma la finalización del túnel de Coll de Lilla de Tarragona en 2023

El puerto tarraconense considera esa infraestructura, que acortará sus conexiones con el territorio, clave para mejorar su competitividad
En el centro, la ministra de Transportes, Movilidad y Agenda Urbana, Raquel Sánchez, durante su comparecencia en el interior del futuro túnel del Coll de Lilla. | Ministerio de Transportes, Movilidad y Agenda Urbana

La ministra de Transportes, Movilidad y Agenda Urbana, Raquel Sánchez, ha confirmado la previsión de finalizar el túnel del Coll de Lilla, en la provincia de Tarragona, durante el año 2023. La infraestructura supone un paso decisivo para finalizar la A-27 entre Valls y Montblanc, una autovía que debe servir de enlace entre la AP-7 y la AP-2 en esa provincia y que mejorará los flujos entre Tarragona y Lleida, y por extensión entre la región tarraconense y Aragón. Precisamente por ello, el Coll de Lilla es un elemento que el puerto de Tarragona considera clave para su competitividad, y que forma parte de su plan “Horizonte 2023”. Según el ministerio, la inversión para desarrollar todo el tramo entre Valls y Montblanc, donde se encuentra el túnel, alcanza los 143 millones de euros.

Durante una visita a la infraestructura, Raquel Sánchez ha manifestado que “en cuatro años las obras del Coll de Lilla han pasado de ser un proyecto casi olvidado a toda una realidad. Todavía queda trabajo, pero ya se ve la luz al final del túnel. Ya podemos decir que en menos de un año pondremos en servicio esta carretera”. El nuevo tramo, a través del túnel, debe ofrecer una alternativa a la carretera N-240 entre Tarragona y Montblanc, que ya en 2021 la autoridad portuaria de Tarragona calificó como “muy congestionada y más lenta que la futura vía”. De hecho, los gestores del recinto calcularon que un vehículo pesado tarda 16 minutos en recorrer ese tramo en su trayecto actual, mientras que con la apertura del túnel, un camión a 90 kilómetros por hora tardaría solo dos minutos.

“El túnel reducirá el consumo de combustible y los costes, y beneficia a transportistas y al puerto”
Raquel Sánchez Ministra de Transportes, Movilidad y Agenda Urbana

Según el ministerio, la apertura del túnel “mejorará el flujo de comunicaciones por carretera desde y hacia el puerto de Tarragona y la petroquímica, acortando los tiempos de recorrido a través de una vía cómoda y segura”; y también facilitará la llegada a la industria ganadera de Lleida y Aragón de los piensos transportados por vía marítima al recinto, o la exportación de ganado en sentido contrario. A juicio de Raquel Sánchez, “esta infraestructura contribuirá a reducir el consumo de combustible a la par que reduce los costes y, por tanto, beneficia a los transportistas y potencia la competitividad del puerto”.

1,5 km

El túnel se extiende a lo largo de 1,5 kilómetros

El túnel “estará altamente digitalizado y contará con un nuevo centro de control desde donde se hará un seguimiento de la vialidad y su explotación”, han explicado fuentes del ministerio. Su longitud es de 1,5 kilómetros, y se encaja en todo un tramo de autovía nueva que comprende 5,1 kilómetros entre los municipios de Valls y Montblanc. Las excavación de la infraestructura, aseguran las mismas fuentes, “ha entrañado una gran complejidad técnica dada la alternancia y variedad de materiales atravesados (pizarras, conglomerados, areniscas, calizas, argilitas, lutitas, yesos y anhidritas)”.