29 de enero de 2023 | Actualizado 7:01

La Generalitat inicia la aprobación del plan para el futuro nodo ferroportuario de Barcelona

Las administraciones prevén que la aprobación definitiva llegue en el primer trimestre de 2023, después de pasar por la fase de alegaciones
Zona sur del puerto de Barcelona en la que se ubicará la Terminal Logística Intermodal del Puerto de Barcelona | Autoridad Portuaria de Barcelona

El plan director urbanístico (PDU) para ordenar el futuro nodo ferroviario sur en el puerto de Barcelona ha recibido la aprobación inicial de la Generalitat de Catalunya. Concretamente, la comisión de Territori, presidida por el consejero Juli Fernàndez, ha dado el visto bueno al redactado del documento, que ahora pasará por una fase de alegaciones con las diversas entidades afectadas por el reordenamiento urbanístico de la zona, y con la ciudadanía. Se espera que la aprobación definitiva llegue en el primer trimestre de 2023. La tramitación y desarrollo de este futuro nodo ferroviario avanza simultáneamente a la construcción de los futuros accesos ferroviarios al puerto, que justo ayer recibieron un nuevo impulso con la adjudicación de la fase preliminar de su construcción.

El futuro nodo ferroportuario afecta a 68 hectáreas de superficie en el área sur del recinto

El documento sienta las bases para lo que debe ser la Terminal Logística Intermodal del puerto de Barcelona, un nodo ferroportuario que incorporará hasta seis terminales distintas, y que se extenderá en la zona sur del recinto portuario. Según la Autoridad Portuaria de Barcelona, el conjunto de infraestructuras resultará en “un nodo ferroviario muy potente” que dará servicio al puerto, pero también “a su entorno: la Zona Franca de Barcelona, el Polígono Industrial Pratenc y a las industrias ubicadas en el Baix Llobregat y el área sur de Barcelona”. De hecho, “este nodo facilitará la entrada y salida, de una forma sostenible y eficiente, de los tráficos marítimo-terrestres y terrestre-marítimos, pero también de los terrestres-terrestres”.

Dada la extensión del nodo, que afecta a 68 hectáreas de superficie, el plan urbanístico también incide en el reaprovechamiento de espacios que quedarán en desuso -como la terminal de Morrot-, o la reubicación de servicios y la creación de áreas verdes. El plan prevé la creación de 20,8 hectáreas de espacios públicos verdes y el Corredor Verde Parc Agrari del Llobregat-Parc de Montjuïc, “una red de itinerarios que conectaran las distintas áreas logísticas y portuarias a los espacios naturales”. En lo que acontece a Morrot, la previsión es que la futura Terminal Logística Intermodal absorba todas sus operativas, y la terminal actual quede libre para un uso que aún no está definido. El puerto también prevé invertir alrededor de 15 millones de euros para urbanizar zonas colindantes fuera de su ámbito y “garantizar la función social y ambiental de esos espacios”.