30 de mayo de 2024 | Actualizado 0:01

Barcelona obliga a patinetes y bicicletas de reparto a usar las zonas de carga y descarga

El consistorio modifica su ordenanza de circulación para actualizarla y adaptarla a las normativas estatales en cuanto a estos vehículos
FedEx

El Ayuntamiento de Barcelona ha generado condiciones específicas para igualar al resto de vehículos el acceso de patinetes y bicicletas de reparto a sus zonas de carga y descarga. Mediante la introducción de modificaciones a su ordenanza de circulación, el consistorio obliga a estos vehículos a hacer uso de las áreas habilitadas cuando quieran estacionar en el devenir de su actividad logística, y les somete a las mismas condiciones y derechos que el resto de transportes de mercancías. El nuevo texto, que ha iniciado ahora su tramitación y se prevé que entre en efecto en unos meses, se suma a otras iniciativas recientes del ayuntamiento catalán para regular las actividades de última milla en la ciudad, como la tasa Amazon o la prohibición de las dark stores.

Asimismo, la modificación de la ordenanza de circulación también determina su uso temporal de las aceras para ejercer el reparto, con restricciones y a falta de zona habilitada, y fija por reglamento el uso de los aparcamientos de bicicletas por parte de los patinetes. De esta forma, la institución municipal busca actualizar una normativa de 2017 y concretar las posibilidades de circulación de estas formas de reparto en la ciudad.

El ayuntamiento de la ciudad actualiza una ordenanza de circulación de 2017

El nuevo texto especifica que Vehículos de Movilidad Personal (VMP) y todo tipo de ciclos de reparto deben “respetar la señalización existente” en las zonas de carga y descarga, y “estacionar en ellas en las mismas condiciones que el resto de vehículos que las utilizan”. En ausencia de zonas habilitadas en calzada, permite su parada temporal en la acera para repartir, pero siempre que éstas sean “de más de tres metros de anchura”, dejando esos tres metros de espacio a viandantes, y solo en zonas donde esté permitido el estacionamiento de motos. Además, su acceso a la acera nunca podrá hacerse a través de un paso de peatones, sino que deben utilizar vados de vehículos u “otros vados habilitados para tal efecto”. En cuanto al estacionamiento de patinetes, puede producirse en los aparcamientos de bicicletas “siempre y cuando “no se obstaculice el paso de viandantes”.

Por otro lado, la norma también obligará a que los patinetes de reparto, en concreto, incorporen indicadores de dirección en la parte delantera y en la trasera. Las modificaciones se enmarcan en la previsión del ayuntamiento ante “un incremento del uso de ciclos y VMP con finalidades logísticas”, como parte de “una DUM eficaz y que minimice el impacto negativo sobre la ciudad”, y deben alinearse con la normativa existente a nivel estatal, más desarrollada desde 2017. Entre ellas, además, también se incluyen normativas referentes al uso personal de ese tipo de vehículos, como la obligación de llevar casco para los patinetes, o la prohibición de trasladar a más de un usuario.