26 de mayo de 2024 | Actualizado 10:47

Los fabricantes de automoción temen los efectos del colapso logístico en la exportación

La fabricación de vehículos cierra el año en positivo, aunque alertan de un nuevo cuello de botella en 2023 por la falta de portavehículos
Volkswagen Navarra

El sector de la automoción prevé nuevos cuellos de botella en 2023 producidos por los problemas de distribución de vehículos tanto por vía marítima como por carretera de los últimos meses. Según la Asociación Española de Fabricantes de Automóviles y Camiones (Anfac), esto podría limitar la capacidad exportadora de la industria automovilística española. A pesar de cerrar el año 2022 con cifras positivas respecto a la producción de vehículos, el peso de las exportaciones españolas de automóviles a la Unión Europea ha descendido 5,5 puntos porcentuales. Además, desde Anfac alertan que los problemas de aprovisionamiento intermitentes en las fábricas, que “han mantenido en vilo a la industria durante el último año”, continuarán en 2023.

Los fabricantes han sufrido más cuellos de botella logísticos desde los últimos meses del año pasado

A pesar de estas previsiones, durante 2022 se han enviado al exterior más de 1,8 millones de unidades, el 3,3% más que en 2021. En el mes de diciembre, las exportaciones registraron un aumento del 16,2% en comparación con el mismo mes del año anterior, hasta un total de 148.434 unidades exportadas. De esta forma, se logra el tercer mes consecutivo en positivo.

Aun así, desde Anfac advierten de que, a pesar de los datos positivos de fin de año, “el ritmo de producción y la capacidad de exportación de las fábricas se ha visto afectada por la incertidumbre económica consecuencia de la guerra de Ucrania”. En este contexto, la industria española de fabricación de vehículos explica que los mercados fuera de las fronteras comunitarias han experimentado un crecimiento superior al de Europa, los cuales no consiguen recuperar los niveles que tenían antes de la pandemia. Según el director general de Anfac, José López-Tafall, “la industria automovilista continúa afectada por el contexto económico, la escasez de los microchips y los problemas de distribución”.

En lo que respecta a la producción española de vehículos, se ha mantenido en diciembre la tendencia positiva de los últimos meses. En el acumulado anual de 2022, las plantas españolas han producido más de dos millones de unidades, lo que supone un incremento del 5,8% respecto al ejercicio anterior. Por lo que respecta a diciembre, la fabricación española de vehículos se ha disparado el 18,9% y se han producido 175.245 unidades. Por tipología de vehículo, la fabricación de turismos y todoterrenos ha sumado 139.628 unidades en diciembre, lo que supone incrementar en el 24,1% las cifras del mismo mes de 2021. Del mismo modo, la producción de vehículos comerciales e industriales registra un aumento del 2%, hasta un total de 35.617 unidades y en el cierre de 2022 logra 434.030 unidades producidas, el 0,4% menos.

Pese a estas cifras, el director general de Anfac, José López-Tafall se muestra prudente, porque esto no significa que se haya alcanzando una recuperación, ni considera que suponga un cambio de tendencia: “En todo caso, estamos en volúmenes con 600.000 vehículos producidos menos que en 2019”. A este respecto, el director general de Anfac añade que “se pone de manifiesto la importancia de avanzar en la consolidación de la transformación del sector hacia la electrificación y la nueva movilidad para recuperar el liderazgo en movilidad anterior a la pandemia”.

“La mejora no significa una recuperación ni supone un cambio de tendencia”
José López-Tafall Director general de Anfac

Respecto a los vehículos de cero y bajas emisiones (vehículos eléctricos, híbridos enchufables, híbridos convencionales, gas natural y GLP), logran un ascenso del 31,9% en el acumulado anual, hasta alcanzar las 319.605 unidades. En cuanto a la producción de esta tipología de vehículos en diciembre, se ha disparado el 89%, con un total de 31.116 unidades producidas de vehículos de cero y bajas emisiones. El director general de Anfac ha explicado que los fabricantes presentarán una batería de medidas para “la aceleración de la deficiente infraestructura de recarga pública, la mejora de los planes Moves y la implementación de una fiscalidad que mueva por convicción y no por obligación a ciudadanos y empresas a optar un vehículo electrificado en su decisión final de compra”.