24 de junio de 2024 | Actualizado 5:35
Sprint / Autoridad Portuaria de Bilbao

La renovada apuesta del puerto de Bilbao por el contenedor pasa por tráficos transoceánicos

Barkala asegura que el plan de negocio del adjudicatario de la segunda terminal “tiene que generar un aumento neto y potente de tráfico”

El futuro adjudicatario de la segunda terminal de contenedores del puerto de Bilbao tendrá que traer líneas transoceánicas y generar un “potente” incremento de tráfico para la dársena, según ha confirmado el presidente de la entidad, Ricardo Barkala, durante la presentación del balance de 2022. Barkala ha subrayado que “valoraremos muy positivamente que el nuevo operador ponga encima de la mesa tráficos transatlánticos y que suponga un aumento neto de negocio para el puerto, tal como recoge el pliego de condiciones”. 

“Varias de las navieras más importantes del mundo están interesadas en la terminal”
Ricardo Barkala Presidente de la Autoridad Portuaria de Bilbao

El pasado mes, la Autoridad Portuaria de Bilbao sacó a concurso público la construcción y explotación de una segunda terminal de contenedores en el recinto, ubicada en el Abra Exterior o Espigón Central, que podrá ocupar hasta 535.000 metros cuadrados. El plazo de presentación de ofertas concluye a finales de abril y la adjudicación será en verano. Esta terminal entrará en competencia directa con la que explota CSP Iberian Bilbao Terminal, participada en un 39,5% por la china Cosco, que explota una superficie de 438.000 metros cuadrados y tiene capacidad para dos millones de teus. Los armadores MSC y CMA CGM son los principales clientes de la dársena en el negocio del contenedor.

En este sentido, el presidente de la rada vasca aseguró que “no es cuestión de trasladar tráfico de la actual terminal a la nueva, lo que tampoco justificaría una inversión de más de 100 millones de euros por parte de ningún operador”. No obstante, a pesar del escepticismo de algunos actores a introducir más oferta en el negocio del contenedor en el puerto, Barkala se mostró optimista sobre la resolución final del concurso público. 

La autoridad portuaria dispone de alternativas si no llega “una oferta potente y de futuro” para el espacio previsto

El máximo responsable de la dársena vizcaína se ha vuelto a hacer eco de que “varias navieras del grupo de las cinco más importantes del mundo están interesadas en ubicarse aquí con una terminal y así nos lo han transmitido, porque entienden que Bilbao puede jugar un rol muy importante para descongestionar los puertos del norte de Europa y para ser receptor y emisor de las mercancías a la costa este de América y también de África”. Además, ha añadido, “existen terminalistas, algunos vinculados a navieras y otros que no, que una vez que hemos sacado el concurso público, han mostrado su interés y han pedido información”.

Barkala ha señalado que “nuestra implicación y compromiso con la actual terminal de contenedores de Cosco es incuestionable”, aunque “a lo mejor tienen que reorganizar sus espacios y su modelo de negocio”. Ha reconocido que Bilbao es “un puerto industrial y logístico” y que “sacar a concurso una terminal de contenedores es una decisión de largo alcance, que condicionará el desarrollo de la dársena en los próximos 30 años”, pero “también entendemos que hay que potenciar la actividad comercial y que el puerto de Bilbao tiene que ser ambicioso”. En este punto, ha manifestado que “tenemos que ampliar nuestro ámbito de captación de tráficos más allá de Reino Unido y el norte de Europa, y ese es el objetivo de la nueva terminal”. No obstante, ha advertido, “si no hay una oferta potente y de futuro para el puerto de Bilbao, el concurso quedaría desierto; y si queda desierto, tenemos proyectos en cartera que están a la espera de ver cómo ser resuelve para optar a los espacios que queden libres”.

Por otra parte, el puerto de Bilbao cerró 2022 con un tráfico de 32,7 millones de toneladas, lo que supone un crecimiento del 5,1% frente a 2021. Esta evolución positiva se ha debido al incremento de los graneles líquidos, que crecieron el 15% hasta los 20,4 millones de toneladas, impulsados por las sanciones a Rusia. En concreto, el crudo de petróleo y el gas experimentaron subidas del 30% y el 34%,respectivamente. Por mercados, Estados Unidos, Brasil e Irak fueron los países que más crecieron,mientras que los tráficos con Rusia descendieron a la mitad. El negocio del contenedor descendió el 8% y se aproximó a los 500.000 teus. 

Destacaron el crecimiento del tráfico Ro-Ro (+16%) y el de los componentes eólicos dentro de la denominada carga de proyectos, que subieron el 20% de la mano de Haizea Wind y Gamesa. Haizea Wind, que comenzó hace cinco años la construcción de soportes para aerogeneradores en el recinto portuario, está ejecutando una inversión de 120 millones de euros en la ampliación de su fábrica hasta alcanzar una superficie de 180.000 metros cuadrados. La expansión del grupo vasco de renovables Haizea se enmarca en el contrato firmado con la multinacional danesa Ørsted para suministrar monopilotes del tipo XXL para un parque eólico en el mar del Norte.

Durante la presentación del balance de 2022, Barkala ha recordado también “el próximo acuerdo de gestión con Adif para asumir la explotación de la terminal de contenedores ferroviaria y avanzar aún más en la intermodalidad del puerto”. En 2022, entraron o salieron por el puerto de Bilbao 4.243 trenes, el 2,6% menos que en 2021, un descenso provocado por la caída del tráfico de contenedores. En términos relativos, ha apuntado el presidente de la autoridad portuaria, Bilbao es la dársena española que “más mueve por ferrocarril”, con una cuota del 27% del tráfico de contenedores”. 

Por último, Barkala ha mostrado su preocupación “por los continuos retrasos” en la construcción de la variante sur ferroviaria del puerto de Bilbao, necesaria para facilitar el tránsito de mercancías de la dársena. La ejecución de está infraestructura, presupuestada en 548,7 millones de euros, corresponde al Gobierno vasco.