30 de mayo de 2024 | Actualizado 0:01

Los puertos de Valencia y Ceuta renuevan la certificación ambiental europea PERS

El recinto valenciano obtiene por séptima vez este sello, mientras que en el caso de Ceuta se trata de la tercera vez que lo consigue
Los equipos de las autoridades portuarias de Valencia y Ceuta con el certificado PERS | ESPO/Autoridad Portuaria de Valencia

Las autoridades portuarias de Valencia y Ceuta han renovado la certificación ambiental europea Port Environmental Review System (PERS), que concede la Organización Europea de Puertos Marítimos (ESPO). La institución portuaria valenciana ha obtenido este reconocimiento por séptima vez, mientras que en el caso de Ceuta se trata de la tercera ocasión, ha señalado la organización europea. ESPO ha recordado que el puerto de Ceuta “se unió a la red Ecoports en 2019, mientras que la Autoridad Portuaria de Valencia es un miembro de larga duración en esta red. Ambos enclaves demuestran con esta certificación los esfuerzos que están realizando por proteger el mar Mediterráneo”.

31

104 puertos de 25 países forman parte de la red Ecoports y 31 de ellos cuentan con el sello PERS

La secretaria general de ESPO, Isabelle Ryckbost, ha felicitado a los dos recintos españoles por esta renovación y ha señalado que los puertos españoles “son los que mayor número de recintos tienen certificados con el PERS, lo que prueba su compromiso con el desempeño medioambiental, su monitorización y la transparencia”. ESPO ha recordado que 104 puertos de 25 países forman parte de la red Ecoports y 31 cuentan con el sello PERS. Por su parte, el coordinador de Ecoports Valter Selén ha afirmado que, a pesar “de ser dos puertos muy diferentes, la certificación de los recintos de Valencia y Ceuta muestra que los recintos españoles tienen un compromiso común con la sostenibilidad ambiental y la mejora continua en la red”.

El presidente de la Autoridad Portuaria de Valencia, Aurelio Martínez, ha manifestado que la “lucha contra el cambio climático y la reducción de emisiones de CO2 y de otras partículas contaminantes es una prioridad irrenunciable”. Martínez ha recordado que en este contexto “estamos trabajando para compatibilizar la disminución del impacto de las actividades portuarias en el medio ambiente con el crecimiento comercial”. “Este compromiso”, ha añadido, “se materializa con proyectos concretos para conseguir el objetivo de ser un puerto de cero emisiones en 2030, adelantándonos dos décadas a los objetivos que los organismos internacionales han proyectado para 2050″.