20 de abril de 2024 | Actualizado 20:20

La moderación de las importaciones frena el déficit comercial en el inicio del año

Tanto las importaciones como las exportaciones españolas ralentizan sus incrementos en enero como consecuencia de la coyuntura internacional
Autoridad Portuaria de Valencia / VIIA / APM Terminals

El comercio exterior español ha arrancado 2023 con una moderación de las importaciones, tanto energéticas como no energéticas, que ha permitido una mejora de la balanza comercial. Se trata de un cambio de tendencia si se compara con lo sucedido en la mayor parte del año pasado. En concreto, el saldo comercial registró en enero de este año un déficit de 3.955,8 millones de euros, en contraste con los 6.522,8 millones de enero de 2022, lo que supone cerca del 40% menos. Por otro lado, según las cifras proporcionadas por el ministerio de Industria, Comercio y Turismo, el saldo no energético arrojó una deuda de 1.106,6 millones de euros (en enero de 2022 ascendía a 3.164,2 millones) y el déficit energético se redujo hasta los 2.849,1 millones de euros (en enero de 2022 se situaba en 3.358,6 millones).

“La desaceleración más intensa de las importaciones permite reducir el desequilibrio”
Xiana Méndez Secretaria de Estado de Comercio

En palabras de la secretaria de Estado de Comercio, Xiana Méndez, “la desaceleración más intensa de las importaciones permite seguir avanzando en la reducción del desequilibrio en el déficit comercial”. Méndez completa su análisis reconociendo que, aunque el crecimiento no cesa, el comercio español ha ralentizado su ritmo, “en sintonía con la coyuntura actual”, afirma. Con datos de comercio declarado de Aduanas, las exportaciones españolas crecieron el 16,2% en términos interanuales, alcanzando los 30.921 millones de euros. Las importaciones, por su parte, se cifraron en 34.876,7 millones de euros en enero de 2023, lo que supone un ascenso de valor de apenas el 5,3% en términos interanuales. Ello ha hecho aumentar también la tasa de cobertura, que en enero se ha situado en el 88,7%, 8,4 puntos porcentuales más que el mismo mes del año anterior.

El desglose de estas actividades por volúmenes arroja que las exportaciones crecieron el 3% interanual, debido a que sus precios, aproximados por los índices de valor unitario, ascendieron el 12,8% interanual. Las ventas de productos no energéticos (27.585,1 millones de euros) se incrementaron el 13,8% interanual, con un aumento del 2,2% en volumen respecto al mismo mes de 2022. Por su parte, las exportaciones de productos energéticos, con un valor de 3.335,8 millones de euros, aumentaron el 41,2% interanual y el 14,2% interanual, completando la tendencia que ya dejó el final de 2022.

Las principales contribuciones al crecimiento de las exportaciones provinieron del sector de productos químicos, productos energéticos, bienes de equipo y alimentación, bebidas y tabaco. Por el contrario, los únicos sectores con contribución negativa fueron el de materias primas y otras mercancías. El aumento de las exportaciones de España es mayor que el experimentado por Reino Unido (+14,7%), Alemania (+12,2% interanual) y Francia (+8,5%). De los principales socios comerciales españoles, destacan los incrementos de ventas a Italia (+18,4%), Alemania (+15%), Francia (+13,4%) y Portugal (+12%).

En enero de 2023, en términos interanuales, creció el peso de las exportaciones españolas hacia países comunitarios. La participación de las exportaciones a la Unión Europea se situó en el 65% del total, por encima del 63,6% registrado en enero de 2022. La participación de las exportaciones a la zona euro se mantienen en el 56,3%. En el resto de Europa, las ventas a Turquía crecieron el 28,7% y las exportaciones a Reino Unido disminuyeron el 2,3%.

En cuanto al volumen de las importaciones, decreció el 5,2% interanual, debido a que sus precios aumentaron el 11% interanual. Los productos no energéticos aumentaron su valor en el 4,7% (28.691,8 millones de euros) mientras veían disminuir su volumen el 5,6%. Los productos energéticos crecieron el 8,1% (6.185,0 millones de euros) y su volumen disminuyó dos puntos porcentuales. Las principales contribuciones positivas provinieron de los sectores de bienes de equipo, alimentación, bebidas y tabaco, productos energéticos y el sector del automóvil. Por su parte, las mayores contribuciones negativas provinieron de los sectores de productos químicos, semimanufacturas no químicas, materias primas y bienes de consumo duradero.