22 de mayo de 2024 | Actualizado 19:09

La inflación incrementa los robos de productos de primera necesidad en la cadena logística

Alimentación y bebidas han sido los productos más sustraídos en 2022, seguidos de productos electrónicos, automoción y combustibles
Patrulla de la Guardia Civil en un aparcamiento de vehículos pesados | Miguel Perfectti (Istockphoto)

El impacto macroeconómico de la inflación y la pérdida de poder adquisitivo de los ciudadanos han influido en los patrones de los delitos cometidos contra la carga durante el año 2022, tal y como reflejan en su informe la consultora BSI, la aseguradora internacional de carga TT Club y TAPA EMEA (Asociación de Protección de Activos Transportados de la región de Europa, Oriente Medio y África). “Durante el año pasado, de forma similar a 2021, hemos registrado menos incidentes de robo de carga a nivel mundial”, han indicado las organizaciones. Sin embargo, apuntan, “ha habido un aumento constante de los delincuentes que sustraen productos básicos como alimentos, bebidas y combustible, en gran parte debido al impacto de la inflación o la pérdida de poder adquisitivo”. En el caso de los productos de mayor valor, como los electrónicos, sostienen que se mantiene una tendencia sostenida.

Asimismo, han señalado que, paralelamente a este cambio gradual en el robo de bienes básicos durante la cadena de transporte, “estamos observando un cambio en los tipos de robo”. Así, las tres entidades han destacado que, en 2021, “los delitos contra la carga se caracterizaban por largos tiempos de inactividad y carga en reposo, mientras que en la segunda mitad de 2022 hemos observado una vuelta a los niveles previos a la pandemia a medida que los volúmenes de comercio mundial se ralentizan”. En este sentido, a medida “que el volumen de mercancías se ralentiza y la congestión de los puertos disminuye, se observa una tendencia constante de robos en las instalaciones y un incremento de los robos de contenedores o remolques, yuxtapuesta a un descenso global de los secuestros”. En este sentido, la caída de los retrasos “que han definido 2021 y principios de 2022 ha provocado que desciendan los robos en aparcamientos no vigilados o en depósitos de contenedores cercanos a las instalaciones portuarias”.

El robo de combustible en Alemania y Reino Unido representa el 72% del total de la región EMEA

Entre los aumentos de los robos en los diversos tipos de mercancías, TAPA EMEA ha identificado un significativo crecimiento anual en el número de sustracciones de combustible registrado en la región. “Esto está claramente impulsado por el impacto de la guerra en Ucrania en los precios mundiales del petróleo”, ha afirmado el presidente y director de la asociación, Thorsten Neumann. “Recopilamos información sobre pérdidas de combustible en 28 países de EMEA, pero sobre todo en Alemania y Reino Unido, que han representado el 72%”, añade. Neumann ha manifestado que los delitos “relacionados con el combustible de mayor cuantía también han puesto de manifiesto la participación de grupos delictivos organizados de mayor envergadura, en particular en los robos en depósitos de combustible”.

EUROPA MANTIENE UN COMPORTAMIENTO SIMILAR AL OBSERVADO A ESCALA GLOBAL
En el caso concreto de Europa, el análisis constata que, de forma similar a las tendencias observadas a escala mundial, “el aumento de los precios de los alimentos y las bebidas ha hecho que estos productos sean más atractivos para los ladrones en 2022”. Así, la sustracción de alimentos y bebidas han aumentado significativamente entre 2021 y 2022, representando el 11,8% de los robos totales en 2021 y el 14,8% en el año 2022. “Esto representa un aumento de casi el 25% en el número de robos de alimentos de bebidas registrados año tras año”, han destacado. “Indirectamente, la crisis del coste de la vida también ha tenido un impacto significativo en la perturbación de la carga, ya que los salarios, en general, no han aumentado proporcionalmente a la inflación”, han resaltado las firmantes del informe.

17,8 millones de euros

El mayor robo notificado a TAPA EMEA en 2022 ha sido de mercancías por valor de 17,8 millones de euros en Dinamarca

“La interrupción de la carga en general tiene el potencial de aumentar el riesgo de robo en el transporte”, recuerdan. “La carga paralizada, que puede ocurrir cuando las huelgas interrumpen las operaciones normales de transporte, pueden ofrecer a los ladrones más oportunidades de robar productos, lo que aumenta su vulnerabilidad”. En el año 2022, las pérdidas medias por incidentes graves que afecten a productos por valor de 100.000 euros o más “han producido una media de 565.000 euros”, según TAPA EMEA. “La mayor pérdida notificada al sistema de inteligencia de TAPA EMEA ha sido la relacionada con robo de mercancías diversas por valor de 17,8 millones de euros en una instalación de Norresundby (Dinamarca)”, ha indicado la asociación.

Por otro lado, “algunos empleados que trabajan en las cadenas de suministro parecen considerar que la tentación de estar rodeados de productos muy apetecibles es alta”. En este sentido, se ha registrado un aumento interanual del 332% en el número de robos de carga con un modus operandi interno tras recopilar información de este tipo de incidentes en 37 países de la región EMEA. Asimismo, el informe destaca que las “recogidas ficticias no suelen ser habituales en Europa, y suelen representar menos del 2% del total de robos”. Prácticamente la mitad de estos delitos registrados en el Viejo Continente entre 2021 y 2022 se han producido en Rusia, y un número menor en Italia, Ucrania, Turquía y Polonia.