20 de mayo de 2024 | Actualizado 5:38

La segunda fase de obras de la terminal Guadalajara-Marchamalo se iniciará en verano

El puerto de Tarragona adjudicará en las próximas semanas los trabajos, a los que siete empresas han presentado ofertas
Autoridad Portuaria de Tarragona / E.M.

La Autoridad Portuaria de Tarragona prevé iniciar las obras de la segunda fase de su terminal intermodal de Guadalajara-Marchamalo a finales de este verano o a inicios de septiembre. Según su director de Infraestructuras, Carles Segura, se llegará a esa fecha después de adjudicar la licitación para dichos trabajos, trámite que se cerrará en las próximas semanas. El directivo del puerto ha especificado que actualmente “se está en fase de estudio de las propuestas” presentadas en el marco de la licitación, lanzada a mediados de marzo y en virtud de la cual el recinto realizará una inversión inicial de 26,7 millones de euros. A mediados de verano, “entendemos que tendremos un contrato”, ha señalado, lo que permitiría el inmediato inicio de obras. Por su parte, el presidente de la Autoridad Portuaria de Tarragona, Saül Garreta, ha revelado que son “siete empresas de un nivel muy alto las que se han presentado” a la licitación.

“La apuesta del puerto de Tarragona por la intermodalidad es una prioridad absoluta”
Saül Garreta Presidente de la Autoridad Portuaria de Tarragona

Durante sendas intervenciones en el marco de la jornada ferroviaria IV Rail Day, celebrada en el recinto tarraconense, los responsables de la autoridad portuaria catalana han especificado que esperan que los trabajos de esta fase duren alrededor de un año, para que las operativas en la terminal den inicio a finales de 2024. En concreto, las obras de adjudicación inminente deberían servir para levantar la superestructura de vías de la terminal, lo que supondrá la colocación de “una superficie de 20.000 metros cúbicos de balasto, la instalación de 5.483 metros de vías también en balasto, la instalación de 2.265 metros de vías en placa, la implementación de 19 desvíos y siete toperas”.

Por otro lado, también se llevarán a cabo las dos conexiones con Madrid y Zaragoza a través de la red de interés general, la electrificación de una de las vías de la terminal como apartadero, y la instalación de automatismos de seguridad según los requerimientos en ese sentido de Adif, ha enumerado Carles Segura. Todos estos trabajos también vendrán acompañados, además, por obras de pavimentación sobre los terrenos de la instalación, cubriendo 74.000 metros cuadrados con hormigón y otros 21.000 metros cuadrados con asfalto, y se ejecutarán el levantamiento de un edificio de oficinas “la habilitación de un paso para vehículos” en la zona.

Una vez finalizada, la terminal contará con 7.750 metros de vía en ancho ibérico, tres vías de carga y descarga y otras tres vías de expedición y recepción para trenes de 750 metros de longitud situada en el centro peninsular, donde estará conectada “con los principales corredores de mercancías”, ha apuntado Carles Segura. Desde la zona centro, la terminal tendrá acceso a Zaragoza, Barcelona, Tarragona y la frontera francesa. La autoridad portuaria inició los trabajos de la terminal en 2021, según Saül Garreta para habilitar un servicio más integrado del tráfico de mercancías del puerto, ya que “los clientes de nuestro hinterland nos piden que los productos lleguen de puerta a puerta”.

“La apuesta del puerto de Tarragona por la intermodalidad es una prioridad absoluta”, ha continuado el presidente de la autoridad portuaria, que ha añadido que el potencial ferroviario del puerto “es muy superior al que hay en uso actualmente”. Así, Saül Garreta ha manifestado que el recinto aspira “a operar hasta 8.000 circulaciones en los próximos tres o cuatro años”. Actualmente y en el plano ferroviario, Tarragona también tiene en marcha la ampliación de la terminal intermodal de La Boella, situada en el mismo recinto, y la construcción de su Zona de Actividades Logísticas (ZAL), que estará integrada en el Corredor Mediterráneo cuando este complete su paso por la instalación catalana.