22 de julio de 2024 | Actualizado 17:13

Adif busca operador para la terminal intermodal de Barcelona-Can Tunis

Setemar, empresa de Grupo Alonso que gestiona actualmente la terminal, se presentará para renovar el contrato de todos los activos licitados
Centro Logístico Barcelona-Can Tunis | Adif

El gestor de infraestructuras ferroviarias Adif ha abierto una licitación para elegir al arrendatario del paquete de superficies logísticas más grande de que dispone en el centro logístico de mercancías de Barcelona – Can Tunis, y que incluye la terminal intermodal de la instalación. Se trata de una suma de espacios total de 98.530 metros cuadrados cuya titularidad actual está repartida entre varias filiales del holding logístico Grupo Alonso, según confirman fuentes de Adif, y que en el caso de la terminal intermodal es su filial Setemar la encargada de operarla. Todos los contratos actuales con estas compañías finalizan este año, por lo que el gestor público de infraestructuras ferroviarias ha optado por unificar los distintos espacios en una sola licitación que espera adjudicar a partir del próximo 15 de junio, con un fecha de entrega informativa para el uno de septiembre. Por su parte, fuentes de Grupo Alonso confirman que la empresa se presentará a la licitación para mantener la gestión de todos los activos a través de Setemar.

El futuro operador deberá invertir para mejorar el intercambio de información con el puerto de Barcelona

Los operadores interesados tienen plazo hasta el día 25 de mayo para hacer sus ofertas, las cuales deberán contemplar una inversión inicial mínima de cinco millones de euros para efectuar trabajos en los distintos espacios licitados. Dentro de este apartado, Adif contempla una inversión obligatoria en la digitalización de la gestión de sus tráficos intermodales, consistente en “la implementación de un sistema Terminal Operating System (TOS) para la gestión y control de los accesos ferroviarios y viales y del control de equipos existentes” que el gestor ferroviario quiere que “esté en consonancia con el Sostrat”, el programa que utiliza la Autoridad Portuaria de Barcelona para el control de trenes en su complejo ferroviario. De esta forma, Adif aspira a que “se produzca un intercambio de información de manera automática” entre las operaciones en la terminal y el puerto de Barcelona, con el que el gestor tiene en marcha la constitución de una sociedad conjunta para gestionar su nodo ferroviario. A finales de 2022, Adif manifestó su voluntad estratégica de impulsar la actividad de las conexiones ferroportuarias de sus terminales en Cataluña.

El pliego también contempla tres desarrollos opcionales dentro del paquete de inversiones, cuyo desembolso debe ejecutarse durante los cuatro primeros años de contrato. Concretamente, se ofrece la posibilidad al futuro arrendatario de adecuar algunos de los inmuebles incluidos en la licitación “a las nuevas necesidades que se plantean como consecuencia de una mayor actividad derivada del incremento de los tráficos intermodales”, así como de adquirir nuevos medios para las operativas intermodales e instalar un nuevo sistema de control de accesos a la terminal. En cuanto a la duración del contrato, el gestor de infraestructuras ferroviarias ofrece un arrendamiento de 15 años, aunque este es extensible a cinco años adicionales sujetos a una negociación previa. Asimismo, si el futuro operador destina inversiones adicionales a la estipulada, adquiere el derecho a la ampliación del contrato a razón de un año adicional por cada 500.000 euros, con un máximo contractual total de 20 ejercicios.

El paquete expuesto a licitación consta de un total de seis espacios dedicados a las operaciones logísticas, con un “espacio logístico para el tratamiento intermodal” de 39.550 metros cuadrados como activo principal. Adicionalmente, también se recoge un depot para el almacenamiento de contenedores de 29.805 metros cuadrados, dos aparcamientos para vehículos pesados y automóviles de 10.325 metros cuadrados, viales de acceso y una oficina para el control de estos de 7.325 metros cuadrados, un edificio de oficinas de 650 metros cuadrados y tres plantas, y una nave logística con dos muelles envuelta por dos vías de ancho mixto que en total mide 10.875 metros cuadrados.

15,92 millones de euros

La renta mínima propuesta por Adif ascendería a 15,92 millones de euros al finalizar el contrato

El concurso se plantea según varios criterios de adjudicación, centrados en un plan de implementación y la acreditación de experiencia y solvencia por parte de los potenciales operadores. Asimismo, también establece una oferta económica que, más allá de la inversión inicial, debe cumplir con una renta mínima sugerida por Adif, y que los candidatos son libres de superar. El arrendador de la terminal desglosa esa renta en dos, con un montante mínimo para el primer mes de contrato de 243.000 euros, y una renta mensual fija mínima que se inicia en 82.025 euros en el primer año, y asciende cada tres años. Finalizados los 15 años de contrato establecidos, la cantidad mínima postulada por Adif ascendería a un total de 15,92 millones de euros. Asimismo, en caso de extender el contrato de arrendamiento, la actualización de la renta se realizaría cada dos años y con un incremento del 3%.

Adicionalmente a los “trabajos de carga y descarga de transporte intermodal” que Adif identifica como actividad comercial del próximo operador de la terminal, también abre la puerta a que los espacios incluyan “una instalación para contenedores refrigerados”, o se añadan servicios de gestión aduanera. Sin embargo, el pliego de condiciones especifica que “la terminal no permite el almacenamiento de unidades de transporte intermodal (uti) que contengan mercancías peligrosas, salvo las que se encuentren en situación de estancia temporal intermedia”, es decir, en tránsito o cambio modal para su transporte.