24 de junio de 2024 | Actualizado 5:35

Hapag-Lloyd prevé reducir más de un tercio su beneficio bruto de explotación en 2023

La caída de los fletes y de los volúmenes de transporte ha llevado a la naviera a un descenso de sus ingresos del 29,6% hasta marzo
Hapag-Lloyd

La naviera alemana Hapag-Lloyd prevé ceder más de una tercera parte de su beneficio bruto de explotación el presente año respecto al ejercicio anterior. En la presentación de los resultados correspondientes al primer trimestre de 2023, la compañía ha señalado que el Ebitda esperado para el conjunto del año se sitúa en el rango de entre 4.000 y 6.000 millones de euros, mientras que al cierre del año 2022 esta cifra ascendió a 19.428 millones de euros. No obstante, ha indicado la naviera, “la guerra en curso en Ucrania, otras incertidumbres geopolíticas y las persistentes presiones inflacionarias están creando riesgos que podrían impactar negativamente en estas previsiones”.

“El entorno se ha normalizado, con el correspondiente descenso de demanda y fletes”
Rolf Habben Jansen Consejero delegado de Hapag-Lloyd

El consejero delegado de Hapag-Lloyd, Rolf Habben Jansen, ha afirmado que, a pesar “del descenso de los resultados en el primer trimestre, hemos empezado con buen pie el ejercicio en curso”. Según ha explicado, “el entorno del mercado se ha normalizado, con los correspondientes descensos de la demanda y los fletes”. Rolf Habben Jansen ha destacado que ello “repercutirá sin duda en nuestros beneficios a lo largo del año, por lo que vigilaremos muy de cerca nuestros costes”.

La compañía alemana ha alcanzado unos ingresos de 5.619 millones de euros en el primer trimestre del presente ejercicio, el 29,6% inferiores a los registrados entre enero y marzo de 2022. “Esto ha sido debido principalmente al descenso en el flete medio, así como a una caída en los volúmenes de transporte en comparación con el mismo periodo del año anterior”, ha indicado Hapag-Lloyd. En este sentido, el flete medio se ha situado en los tres primeros meses de 2023 en 1.999 dólares por teu, el 27,9% por debajo del primer trimestre del año pasado. “Este descenso se debe a la reducción de la demanda de transporte de contenedores y a la simultánea normalización de las capacidades de transporte existentes por la reducción de las disrupciones en las cadenas de suministro globales”, ha señalado la naviera.

La caída de tráficos con Asia no ha sido compensada por el incremento en África y el Atlántico

Por lo que respecta al transporte de contenedores, ha gestionado algo más de 2,8 millones de teus, el 4,9% menos que entre enero y marzo de 2022. Hapag-Lloyd ha atribuido este descenso a “la reducción de existencias y una demanda global más débil”. Asimismo, la compañía ha señalado que en los mercados “de Lejano Oriente y Oriente Medio en particular, el descenso constante en la demanda de transporte de contenedores, que se ha debido principalmente a la inflación en Europa, ha llevado a la caída en los volúmenes de transporte”. En el tráfico Atlántico, sin embargo, se ha producido un incremento de estos volúmenes “por la gradual reducción de la congestión en los puertos y el resultante mayor rendimiento”. La adquisición del negocio de contenedores de Deutsche Afrika Linien (DAL) en el segundo trimestre del año financiero 2022 “ha llevado a incrementar los tráficos en África”, ha apuntado la firma.

Los gastos de transporte han crecido el 3% en el periodo, hasta superar los 3.000 millones de euros. “La fortaleza del dólar frente al euro ha sido la principal causa de este incremento”. Hapag-Lloyd ha señalado que los menores “volúmenes de transporte con respecto al primer trimestre de 2022 han contribuido al descenso de los gastos, que, sin embargo, ha sido contrarrestado por un incremento en los gastos de contenedores y reposicionado, así como un aumento de la media de los precios del combustible”. La compañía ha cifrado en el 5,2% el incremento de la media de los precios del carburante con respecto al mismo periodo del 2022.