22 de mayo de 2024 | Actualizado 19:09

La Oficina del Corredor Mediterráneo confirma la caída de cuota del tren por las obras

Las previsiones apuntan a un descenso hasta 2025 por los numerosos tramos en obras que obligan a realizar cortes de servicios
Tramo entre Xàtiva y La Encina del Corredor Mediterráneo | J.C.P.

El jefe de la unidad técnica de la Oficina del Corredor Mediterráneo, Vicente Palomo, ha corroborado la tendencia anunciada por los operadores de “bajada de cuota del ferrocarril en los dos próximos años, 2024 y 2025, porque tenemos 800 kilómetros de vías en proceso de obras”. De este modo, confirma las previsiones de los actores del sector que sitúan en 2025 el año en el que se producirá el cambio de paradigma para el transporte ferroviario de mercancías derivado de las inversiones públicas y privadas en infraestructuras y material rodante que se están llevando a cabo en la actualidad. Palomo ha destacado que su “principal tarea en el último mes ha sido coordinar los cortes de la vía por estas obras en el Corredor Mediterráneo para que no se solapen”.

Durante la celebración de la jornada ‘La logística a debate’ que se ha desarrollado en la sede de la Autoridad Portuaria de Valencia organizada por la Asociación para el Desarrollo de la Logística (ADL), Vicente Palomo ha incidido en que se van a producir “cortes en breve en Tarragona, luego en Castellón, y en el verano entre Xàtiva y La Encina“. De hecho, ha vuelto a repasar las previsiones anunciadas por la ministra de Transportes, Movilidad y Agenda Urbana, Raquel Sánchez, y confirmadas por el comisionado del Gobierno para el Corredor Mediterráneo, Josep Vicent Boira, de que la infraestructura “llegará a Almería en 2026” . Entre “Barcelona y Tarragona, estará lista entre finales de 2024 y principios de 2025 y esperamos que en 2026 veamos salir trenes directos a Europa desde la factoría de Ford en Almussafes (Valencia)”.

“La cuota del ferrocarril bajará en los dos próximos años porque tenemos 800 kilómetros de vía en obras”
Vicente Palomo Jefe de la unidad técnica de la Oficina del Corredor Mediterráneo

Vicente Palomo también ha hecho referencia a los accesos a los puertos en el recorrido del Corredor Mediterráneo. A este respecto, ha manifestado que, en el caso del puerto de Sagunto, “esperamos que esté listo en 2024, mientras que en el caso de Castellón habrá que esperar un par de años más porque se acaban de poner en marcha las obras”. En cuanto a la terminal intermodal de Fuente San Luis en Valencia, Palomo espera “que sea una realidad en un plazo de dos años, al igual que la terminal de La Llagosta en Barcelona”. Respecto a las previsiones realizadas por el jefe de la unidad técnica de la Oficina del Corredor Mediterráneo, el director general de CSP Logitren, Pedro Catalán, ha afirmado que “desmoraliza escuchar que la cuota va a bajar cuando nuestro plan de empresa indica que va a subir”.

En este sentido, ha hecho hincapié en la dificultad “que supone para las empresas ferroviarias sacar un tren cada día”. Asimismo, Pedro Catalán ha puesto de manifiesto la barrera que supone “la situación de las infraestructuras para el crecimiento de la cuota del ferrocarril de mercancías” y ha reseñado que, al contrario que con la alta velocidad, “no se ha hecho bien con las mercancías en España”. Asimismo, ha apuntado como segunda barrera para incrementar esta cuota “el servicio”. Además, ha añadido que “la carretera es mejor en los servicios puerta a puerta que la oferta del ferrocarril, que también está lastrada por el diferencial de coste que nos provocan los gastos de fricción, que nos penalizan”.

“La entrada de las navieras nos ha dado cierta tranquilidad en cuanto a la búsqueda de cargas”
Pedro Catalán Director general de CSP Logitren

En todo caso, “la intermodalidad es la solución”, ha afirmado Pedro Catalán, que ha expresado su convencimiento de que la “cuota del modo ferroviario crecerá de mano de la carretera”. El director general de CSP Logitren ha recordado la entrada hace un año “de Cosco en el accionariado de la compañía” y ha puesto de manifiesto que la entrada “de las navieras en el ferrocarril nos ha dado cierta tranquilidad en el sentido de que nos ayudan con el problema de encontrar cargas”. Así, ha afirmado que en la actualidad “no tenemos que pensar en ello y nos dedicamos más a gestionar los surcos, las necesidades y problemas que puedan surgir y nos hemos despreocupado un poco de la parte de la carga”.