21 de mayo de 2024 | Actualizado 19:16

El concurso para la segunda terminal de contenedores en Bilbao queda desierto

El puerto desiste del proyecto e inicia el estudio de alternativas para asentar otras actividades en el espacio destinado a la terminal
En el centro, Ricardo Barkala, presidente del puerto de Bilbao, acompañado por Carlos Alzaga, director del puerto, y Ander Ormaetxe, director de Operaciones, Comercial y Logística de la Autoridad Portuaria de Bilbao | Sprint

El plazo para presentar ofertas al concurso para operar una segunda terminal en el puerto de Bilbao ha expirado sin ningún candidato. Por tanto, como ha explicado la autoridad portuaria, se ha declarado desierto y ahora se abre a destinar el espacio a otras actividades. La nueva terminal se iba a ubicar en la última superficie ganada al mar en el Abra Exterior, que en su fase actual es de 232.530 metros cuadrados. La construcción de la segunda fase en el denominado Espigón Central comenzará este año y sumará 300.000 metros cuadrados más.

A finales de enero, “la autoridad portuaria sacó a concurso público la concesión de una segunda terminal de contenedores, con el objeto de captar nuevos tráficos”. Como recuerda la institución, esta nueva instalación “debía ser complementaria a la actual terminal de contenedores, mediante la suma de nuevos tráficos y, en ningún caso, el trasvase de contenedores de una terminal a otra”. Tras recibir interés por varios operadores, algunos de ellos filiales de “las navieras más importantes a nivel mundial”, se lanzó el concurso y, de hecho, se amplió el plazo al 29 de mayo para presentar ofertas ante las reuniones previas celebradas con diversas compañías interesadas. Sin embargo, se ha cumplido el plazo y “el concurso ha quedado desierto al no presentarse ninguna propuesta”.

La Autoridad Portuaria de Bilbao achaca este resultado a “la exigencia” de los pliegos para que la nueva infrastructura sumara. Por otro lado, “algunas partes interesadas solicitaron cambios en los pliegos reguladores del concurso y de la concesión, algo que no se alineaba con la expuesta visión estratégica del organismo y, por tanto, no han podido ser acogidos”.

En todo caso, desde el puerto de Bilbao han manifestado que “no siempre una elección conlleva una renuncia, dado que afortunadamente existen otros muchos proyectos encima de la mesa”. Por ello, la autoridad portuaria “estudiará estos proyectos para decidir cuál o cuáles son de mayor interés para asentar en la actual superficie disponible”. De hecho, ha recordado que, “en estos momentos, no se puede atender todas las demandas por falta de suelo”.