23 de junio de 2024 | Actualizado 5:35

Lamaignere gestiona la operativa de traslado de cinco locomotoras de Stadler Valencia a Uruguay

La operativa forma parte de los servicios de carga de proyecto que ofrece Lamaignere y que la compañía transitaria está impulsando
Operativa de traslado de una de las Euro4001 fabricadas por Stadler Valencia | Lamaignere

La empresa transitaria Lamaignere se ha encargado de coordinar la operativa de transporte de cinco locomotoras Euro4001 procedentes de la fábrica de Stadler en Valencia a Uruguay. Se trata de una parte del material rodante que el fabricante suizo ha construido en su planta valenciana para mover celulosa entre la factoría de la compañía UPM, en el centro del país latinoamericano, y el puerto de la capital, Montevideo. Las locomotoras forman parte de un paquete completo de siete máquinas de este tipo y de 140 vagones, cuya entrega completa se espera “para julio de este año”, revelan fuentes de Lamaignere. El traslado de esta partida culminó el pasado 2 de junio en el puerto de Montevideo, tras una operativa que partió de Valencia por carretera y zarpó el 28 de abril desde el puerto de Bilbao con destino a Uruguay.

120 toneladas

Cada locomotora transportada pesa 120 toneladas

“La complejidad de esta carga está en el peso de 120 toneladas de cada locomotora, y la longitud de 23 metros. Hemos tenido que poner en marcha un despliegue de medios e infraestructura especial”, han manifestado fuentes de la empresa transitaria, que gestionó toda la operativa desde Valencia. Las locomotoras Euro4001 son diésel-eléctricas de seis ejes y fuentes implicadas en la construcción de la línea de ferrocarril las definen como “los equipos más modernos de América Latina, que cumplen con los mayores estándares a nivel ambiental”. Según las mismas fuentes, “cuentan, además, con un sistema de recuperación de la energía de frenado que permite reutilizar esta energía en la alimentación de auxiliares como el aire acondicionado o la iluminación”.

En el desarrollo de la línea de ferrocarril en Uruguay participan una variedad de actores bajo el paraguas del consorcio Portren, que será el encargado del aprovisionamiento del material rodante fabricado por Stadler y la construcción de la línea, y del consorcio DBCC Transport, encargado de la operativa. Ambas agrupaciones están a su vez formadas por las empresas Cointer Concesiones (filial española del Grupo Azvi) y Christophersen, entidad uruguaya de CHR Group, y en el caso de DBCC también se integra a Deutsche Bahn International Operations. En el caso de Lamaignere, que forma parte del proyecto de Portren, supone un impulso para su división de carga de proyecto, “un tipo de operativas al que queremos dar importancia actualmente”, según han manifestado fuentes de la empresa.

El proyecto de la línea en Uruguay, cuya fecha de finalización aún no ha sido anunciada, contará con un centro de operación y mantenimiento formado por un taller de 3.000 metros cuadrados, y una zona administrativa de otros mil metros cuadrados, desde los que actuarán las empresas de DBCC Transport. Está previsto que los convoyes traccionados por las Euro4001 tengan una longitud aproximada de 475 metros y cuenten cada uno con 26 vagones. Según fuentes del grupo Azvi, “en el inicio de las operaciones cada locomotora recorrerá casi 120.000 km durante su primer año”, en una línea que se extiende a lo largo de 273 kilómetros.