26 de mayo de 2024 | Actualizado 10:47

La inversión en startups logísticas se vuelve selectiva tras un año de expansión

La cautela aflora entre los business angels, que ahora buscan más demostración de crecimiento, aunque sea orgánico, y menos inmediatez

La burbuja inversora en startups se ha desinflado de forma progresiva y las firmas relacionadas con el sector de la logística y el transporte no han sido una excepción. Si bien 2021 fue récord en las series históricas que recogieron numerosos informes, 2022 ha supuesto un enfriamiento del ecosistema y la tendencia de las rondas de financiación ha ido a la baja en cuanto a cantidad. La explicación radica en que tanto las entidades inversoras como los business angels son más cautelosos: frente a la búsqueda de valor al mercado de 2021, ahora se buscan rentabilidades. “Hemos pasado de una era en la que se exigían crecimientos inmediatos y veloces a otra en que lo que prima es la exigencia de que el equipo en el que se invierte financieramente haya demostrado esos crecimientos, aunque sea en términos relativos”, explica el inversor en startups logísticas Fernando Mancha. “Cuando la startup demuestra que su evolución es escalable, entonces el business angel decide poner dinero”.

La normalización del ecommerce a gran escala ha contribuido a la racionalización de las inversiones

Entidades como la Fundación Innovación Bankinter sostiene que se ha entrado en “una meseta de madurez tras el pico de 2021” en la nueva edición de su Observatorio de Startups. De hecho, considera que el año pasado fue “mucho mejor” que 2020 y que ejercicios anteriores. Ese frenazo se ha producido, según el consejero delegado y fundador de la incubadora Connected Mobility Hub, Sergio Díez, a todos los niveles de inversiones y de forma generalizada en Estados Unidos y en Europa. “Cuando empezó la pandemia, la logística pensó que el modelo de digitalización y ecommerce a gran escala continuaría más allá de la explosión de 2021, pero no ha sido así”, señala, al tiempo que reconoce que existen empresas dentro de su organización que están teniendo dificultades para encontrar financiación.

El Observatorio de Startups de Bankinter señala que la inversión en este tipo de empresas del sector de movilidad y logística ha caído el 33% en 2022, hasta los 381 millones de euros. Aun así, los expertos consideran el año pasado un ejercicio de récord en número de operaciones. “En general, en España se cerró un número mayor de operaciones, pero se han invertido cantidades menores”, sostiene el director de Proyectos de Opentop, Jorge Marcos. Esto se explica por la coyuntura económica y las alternativas existentes en otros tipos de inversiones, dadas las subidas de tipos de interés. “Los inversores han preferido diversificar y han sido más exigentes en cuanto a rentabilidad y métricas”, explica.

En línea con estas tendencias en el ecosistema de innovación en España, las seis áreas sectoriales de mayor interés para invertir a corto y medio plazo incluyen foodtech, tecnologías asociadas al sector de la salud, tecnologías verdes, energía y agua, biotecnología, ciberseguridad y tecnologías de la educación, según un estudio de la Asociación Española de Business Angels (Aeban). En lo que llevamos de 2023, se ha reducido el porcentaje de inversores interesados en otras áreas como fintech, que habían ido ganando peso en los últimos años. La logística ha desaparecido de los primeros puestos del ranking en cuestión de un año y pasa a despertar el apetito del 22% de los encuestados por Aeban. “Lo que se busca ahora son proyectos que funcionen, no meras empresas especulativas”, razona el consejero delegado de Transeop, Francisco González. Esta compañía ha notado ciertas dificultades para encontrar una ronda de financiación en los últimos meses y cree que el fracaso en los intentos de algunas startups de llegar a unicornios ha motivado el cambio en el mercado. “En el transporte hay poco margen para la completa digitalización y el hecho de que haya startups que hayan fracasado despierta cierto miedo entre los inversores”, lamenta.

EL FUTURO ESTÁ EN LA TRANSICIÓN ENERGÉTICA
En el caso contrario se encuentran los casos de Paack, que logró una inyección de 200 millones de euros el año pasado, y que es una de las operaciones que destaca el Observatorio de Bankinter. Otras rondas que se cerraron con éxito entre 2022 y lo que llevamos de 2023 fueron las de Pulpo (8,2 millones de euros), Rever (7,5 millones de euros), AllRead (2,5 millones de euros), Herko Trucks (2,1 millones de euros) y Trucksters, que ha sumado varias y este mismo mes ha añadido la última. Además, el business angel Carlos Blanco repasa las megarrondas de Glovo, Cabify o GOI, cifrada en 60 millones de euros, como fuente de rentabilidad asegurada. “El sector ofrece margen de sobra para seguir invirtiendo”, afirma. La salvedad es el ecommerce, que, según este analista e inversor, “tiene difícil ver nacer una startup con una idea que no se haya inventado ya”. El ecommerce recibió una inyección total de 247 millones de euros en un total de 70 operaciones en 2022. Eso supone el 12,2% del volumen total de inversión, frente al 87,8% que recibieron las startups de logística, según Bankinter.

Si bien la inmunidad contra la pandemia era considerado un seguro de vida, ahora lo es la descarbonización, según apunta Jorge Marcos (Opentop): el interés se ha desviado hacia las compañías que provean de sistemas de recarga de vehículos eléctricos, optimización de rutas, reducción de emisiones y flotas de vehículos de cero o bajas emisiones. “Tendencias como la sostenibilidad, impulsada por la regulación europea, están favoreciendo la transición ecológica y la transformación digital, fuentes de retos para la industria que pueden ser resueltos por startups tecnológicas, que, por ende, atraen a los fondos de capital riesgo”, explica Jorge Marcos. Por tanto, asevera el inversor Fernando Mancha, “la innovación y el interés por ella seguirá existiendo y el sector seguirá ofreciendo oportunidades”. Otra de las claves, según identifica Jorge Marcos, estará en la aplicación de la inteligencia artificial en el sector. “Las startups que trabajan en este campo son muy interesantes para los inversores”, asegura.