15 de julio de 2024 | Actualizado 10:12

La industria del cereal presiona para resolver el conflicto de la estiba en Tarragona

El sindicato estibador Coordinadora ha confirmado que la disolución del Centro Portuario de Empleo ha quedado paralizada judicialmente
Los representantes de las asociaciones agroalimentarias en el puerto de Tarragona | E.M.

Las principales asociaciones de fabricantes y comerciantes de cereales y alimentación para animales han exigido “el final del conflicto de la estiba en Tarragona”. Los representantes de las entidades del sector han escenificado ante los medios su pérdida de paciencia con las derivadas de la negociación entre las empresas estibadoras de puerto de Tarragona y los trabajadores del Centro Portuario de Empleo Estarraco (CPE), ligadas al proceso de disolución de este último, que siguen provocando un exceso de costes en los empresarios del sector. Denuncian “huelgas encubiertas” por parte de los trabajadores de la estiba, que mantendría los tiempos de descarga en las terminales por debajo de la normalidad esperada, y alertan del peligro de “rotura de stocks” en los próximos meses debido a la alta necesidad de importación de cereales en toda España, provocada por la sequía y las malas cosechas. Asimismo, la industria cerealista también demanda una mayor implicación de la Autoridad Portuaria de Tarragona, que se ha mantenido neutral hasta el momento.

“El ritmo de descarga de los barcos no es óptimo aún”
Xavier Solanes Vicepresidente de Asfac

Los representantes del sector agroalimentario han invocado los problemas generados por el conflicto en los últimos meses del 2022, cuando “una empresa estibadora llegó a quejarse de que sus peticiones de personal estibador atendidas no llegó ni al 25%”, y lamentan que, pese a la reacción de todas las partes implicadas, las dificultades persisten. “Esta situación perdura en 2023. El ritmo de descarga de barcos no es óptimo. Los importadores tienen que pagar demasiado a los armadores y muchos barcos se derivan a otros puertos”, ha lamentado el vicepresidente de la Asociación Catalana de Alimentos Compuestos (Asfac), Xavier Solanes. Por su parte, el secretario general de la Asociación Española de Comercio Exterior de Cereales y Productos Análogos (Aecec), Diego Pazos, ha indicado que “un ritmo de descarga de 2.000 toneladas al día”, que se correspondería con la situación a principios de este 2023 en el puerto tarraconense, “es un ritmo de descarga cinco veces inferior” a la normalidad.

Asimismo, el secretario general de Aecec también ha alertado que los problemas arrastrados desde 2022 “están empezando a generar falta de competitividad en las empresas del sector”. Desde las asociaciones también se apunta a la necesidad de importación de cereales del mercado español este año, que puede ser un agravante debido a la centralidad del recinto catalán en la entrada de estos productos procedentes de otros países. Según Xavier Solanes (Asfac), “la cosecha española de media es de 23 millones de toneladas”, mientras que este año “solo se producirán ocho millones”, ha pronosticado.

LAS PETICIONES DE LAS ASOCIACIONES AGROALIMENTARIAS
Las asociaciones del sector agroalimentario han puesto sobre la mesa algunas peticiones que, a su juicio, deberían servir para paliar las derivadas del conflicto laboral. Desde la Llotja de Cereals de Barcelona, su vicepresidente, Lluís Guillamet, ha señalado que “el puerto de Tarragona también forma parte del problema”, cuyas consecuencias “están teniendo que asumir otros actores como armadores e importadores”, y ha reclamado que “la autoridad portuaria tome decisiones ya para evitar un colapso”. El resto de representantes también han reclamado la intervención de la Administración, y se ha instado a “agilizar la liberalización de la estiba” en Tarragona, al tiempo que se exige “dar entrada a los 19 trabajadores adicionales formados por la autoridad portuaria” o cambiar la prioridad de descarga de los productos en favor de los cereales. También se ha pedido la intervención del ministerio de Agricultura, Pesca y Alimentación para revisar el hecho de que “los horarios y despacho de los barcos” en Tarragona “no van de acuerdo con la realidad que se nos viene encima” en el recinto.

SUSPENSIÓN CAUTELAR DE LA DISOLUCIÓN DEL CPE
El sindicato Coordinadora, que representa a los trabajadores de la estiba, ha respondido a esta publicación “que no hay conflictos en el puerto de Tarragona”. Asimismo, y según fuentes cercanas a la negociación entre empresas y estibadores, actualmente pesaría una orden judicial de suspensión cautelar sobre la disolución del Centro de Empleo Portuario, núcleo del conflicto entre ambas partes. Desde Coordinadora se ha confirmado esta comunicación, aunque no se han añadido más detalles al respecto. En enero de este año, ya se comunicó que las empresas estibadoras habrían puesto sobre la mesa la paralización de la suspensión como medida para desbloquear la negociación.

Algunas empresas estibadoras han manifestado su voluntad de abandonar el CPE a lo largo de la negociación

Las mismas fuentes informadas han trasladado que se mantienen las reuniones entre ambas partes al respecto del nuevo marco de la estiba, pero las empresas estibadoras han roto la unidad de acción que habían mantenido hasta ahora en cuanto a la comunicación de los acontecimientos. La negociación entre ambas partes ha atravesado varias vías de salida a lo largo de los meses, entre las que se cuentan la creación de un CPE alternativo y la mentada paralización del proceso. Sin embargo, una o varias empresas implicadas habrían manifestado su voluntad de abandonar unilateralmente el Centro Portuario de Empleo durante el proceso, hecho que habría amenazado el devenir de la negociación.