30 de mayo de 2024 | Actualizado 0:01

Hupac se perfila para gestionar La Llagosta tras la apertura de las ofertas económicas

Una de las tres ofertas que entraron en concurso no ha superado la fase técnica, pero la licitación prosigue sin fecha concreta de resolución
Vista aérea de la terminal intermodal de La Llagosta | Google Maps

El operador intermodal suizo Hupac se encuentra en la posición más favorable para hacerse con la gestión de la terminal intermodal de La Llagosta (Barcelona), nodo ferroviario que Adif tiene actualmente en licitación. Según fuentes cercanas al concurso, la oferta presentada por la compañía junto a la española TPNova (Transportes Portuarios) obtuvo la mayor valoración en la apertura de sobres con las ofertas económicas, que tuvo lugar el pasado 14 de junio en la estación de Chamartín (Madrid).

Fuentes informadas han señalado que la licitación por la terminal “sigue adelante según lo establecido en los pliegos”, aunque los mismos no concretan un plazo para determinar al adjudicatario definitivo. Cuando Adif lanzó la adjudicación, que incluye un periodo de remodelación de la terminal, preveía el inicio de su explotación para el 1 de mayo de 2025. Según las bases del concurso, la valoración global para adjudicar considera la oferta técnica en el 40%, y otorga el 60% de peso a la oferta económica.

La oferta eliminada en la fase técnica habría considerado la posibilidad de presentar alegaciones al concurso

Asimismo, y según ha trascendido de varias fuentes informadas del devenir de la licitación, una de las ofertas que concurrían no habría superado la fase técnica del concurso, por lo que Hupac y TPNova encabezan ahora mismo una lista de los dos posibles adjudicatarios en liza. Tras el cierre de presentación de ofertas del pasado 12 de abril, tres fueron las iniciativas aceptadas a concurso: una unión temporal de empresas (UTE) entre Renfe Mercancías, el puerto interior de Duisburgo (Duisport) y el operador Kombiverkehr por un lado; el operador francés VIIA (perteneciente a SNCF) por el otro; y la que lidera la compañía suiza, que prevé repartirse la gestión de la terminal con TPNova a razón del 80% y el 20% respectivamente. La oferta eliminada en la fase técnica habría considerado la posibilidad de presentar alegaciones al concurso, han trasladado fuentes del mercado, pero no habrían llegado a materializarse tras valorar el desarrollo de la licitación.

El plano técnico de las ofertas que optan a la gestión del nodo intermodal catalán prevé hasta siete apartados de evaluación, con distinta valoración para cada uno de ellos. Entre ellos se encuentra el despliegue de “un plan de explotación” para la terminal, referencias a las capacidades de gestión de las unidades de transporte intermodal (utis), medidas de los equipamientos y organigrama de los equipos humanos empleados. Además, se tienen en cuenta la estrategia de captación de tráficos de los aspirantes, los tiempos previstos para sus operativas o su impacto medioambiental.

Por la parte económica, fase a la que solo habrían accedido los dos ofertantes que se mantienen en concurso, la renta fija anual se lleva el 60% del peso de la oferta valorada. La renta mínima planteada por Adif en los pliegos se sitúa en 13,7 millones de euros sin impuestos para las dos décadas de contrato previstas (y que pueden extenderse a 20 más).

EMPLAZAMIENTO ESTRATÉGICO
El concurso de la terminal, lanzado por Adif en enero de este año, ha sufrido aplazamientos hasta dos veces, ambos debidos a la necesidad de valorar “el volumen de documentación” ligado a las ofertas técnicas, según confirmó el gestor de infraestructuras ferroviarias. La terminal forma parte de la red de nodos ferroviarios que Adif considera “estratégicos”, y entre los que se cuentan las instalaciones de Madrid-Vicálvaro, Can Tunis y ZAL Prat (Barcelona), Valencia Fuente de San Luis, Valladolid, Sevilla Majarabique, Júndiz (Vitoria) y Zaragoza Plaza. Esta última instalación también se encuentra actualmente en fase de licitación para adjudicar a su próximo gestor.

12 millones de euros

El futuro gestor de la terminal tendrá que invertir un mínimo inicial de 12 millones de euros en ella

En el caso de La Llagosta, forma parte de los activos que debería administrar la futura sociedad prevista entre el puerto de Barcelona y Adif, Train Port Barcelona, y que incluye todo el nodo logístico ferroviario que tiene en desarrollo la capital catalana. La terminal, que debe especializarse en flujos intermodales y de autopista ferroviaria, se encuentra actualmente en fase de adaptación a su naturaleza intermodal, tras adjudicar Adif un contrato por obras al consorcio de construcción formado por Sacyr Construcción, Sacyr Neopul y Copcisa por valor de 59,6 millones de euros.

Asimismo, Adif también exige al futuro gestor de la terminal que invierta un mínimo inicial de 12 millones de euros, destinados a varias aportaciones: dos grúas pórticos semiautomáticas, instalar un sistema de control de acceso de llegadas, operaciones y salidas de los distintos transportes y a acondicionar la red de contraincendios, entre otras actuaciones. Con su adjudicación, la oferta elegida pasará a arrendar y explotar un activo que en total suma 105.400 metros cuadrados.