30 de mayo de 2024 | Actualizado 0:01

Los armadores contarán con una línea de avales públicos para la renovación de su flota

Las ayudas financiarán la construcción de nuevos barcos y la adquisición o transformación de buques de entre cinco y 15 años de antigüedad
Anave

El Gobierno ha aprobado hoy una línea de avales del Estado para financiar las operaciones de crédito destinadas a la renovación de la flota de los armadores españoles con el objetivo de mejorar su rendimiento medioambiental. Esa renovación comprenderá la construcción de nuevos buques, la adquisición de barcos con un límite de antigüedad de cinco años y la transformación de embarcaciones existentes cuya antigüedad no supere los 15 años, entre otros. Aunque no ha trascendido la cifra de dicha línea de créditos, el ministerio de Transportes, Movilidad y Agenda Urbana ha informado de que el objetivo es “incentivar estos cambios en la flota mercante española con vistas al cumplimiento de las normas medioambientales”, con la vista puesta en la aprobación del paquete Fit for 55 de la Unión Europea.

Las navieras españolas habían insistido hace tan solo unos días en demandar ayudas para renovar la flota

De esta forma, el Ejecutivo recoge el guante de los armadores que, a través de la patronal Anave, solicitaban hace una semana la habilitación de una partida de 530 millones de euros de los fondos Next Generation para la renovación de la flota en el marco de la transición energética, en línea con los Ejecutivos centrales de Italia y Francia, que ya han lanzado programas similares para las flotas mercantes valorados en 500 millones de euros y 300 millones de euros, respectivamente. De total solicitado por los armadores, 30 millones irían destinados a los remolcadores.

La aprobación de estos avales públicos para la renovación de la flota se ha anunciado como parte del Real Decreto que el Ejecutivo ha presentado hoy como hoja de ruta para esta segunda mitad del año. La vicepresidenta primera y ministra de Asuntos Económicos y Transformación Digital, Nadia Calviño, ha confirmado su implantación junto con otras disposiciones de las que se beneficiará el transporte profesional de mercancías para afrontar las disrupciones de la guerra en Ucrania. Entre estas actuaciones, se encuentran las ayudas a los servicios de transporte marítimo de interés general, concretamente el transporte de pasaje o de pasaje y carga rodada en navegaciones de línea regular de cabotaje declaradas de competencia estatal. Las cuantías irán de seis céntimos por milla navegada por tonelada de arqueo bruto durante los tres primeros meses, hasta tres céntimos por milla por tonelada durante los tres meses siguientes.

“El objetivo de esta ayuda no es otro que el de permitir la continuidad en precio, cantidad, calidad y continuidad de los servicios marítimos de interés público, autonómicos o estatales, que para estos territorios tiene una consideración similar a la de los servicios de transporte público en territorio peninsular”, ha afirmado el ministerio de Transportes.