12 de julio de 2024 | Actualizado 14:19

Armadores españoles respaldan el plan verde de la OMI y piden un respiro regulatorio

El acuerdo asegura una “competencia justa” y un “marco óptimo” frente al “costoso y complejo paquete comunitario”, según la patronal Anave
El presidente de la Asociación de Navieros Españoles (Anave), Vicente Boluda, en la última asamblea general de la patronal naviera | Anave

La Asociación de Navieros Españoles (Anave), que preside Vicente Boluda, respalda sin fisuras la nueva estrategia verde de la Organización Marítima Internacional (OMI), que ha pisado el acelerador para la descarbonización de la industria y lograr las cero emisiones netas de gases de efecto invernadero (GEI) procedentes de los buques para 2050. El acuerdo es un “marco óptimo” que “confirma el rol de la OMI como regulador del sector” frente “a las costosas y complejas medidas de la UE”. También asegura “una competencia justa” y tiene que servir de paréntesis para dar “un respiro regulatorio” a los armadores, según la directora general de la patronal Anave, Elena Seco.

“Es un paso importante para reafirmar a la OMI como regulador global del transporte marítimo”
Elena Seco Director general de Anave

El acuerdo fue alcanzado por unanimidad el pasado viernes tras dos semanas de intensas negociaciones en el seno del comité de Protección del Medio Marino (MEPC 80) celebrado en Londres. El plan establece un calendario de reducción de las emisiones de los barcos: el 20% para 2030 (intentando llegar al 30%), el 70% para 2040 (intentando llegar al 80%), y la plena descarbonización para 2050.

Para la directora de Anave, la propuesta “es un paso importante para reafirmar el papel de la OMI como regulador global del sector del transporte marítimo internacional, que ha sido cuestionado en los últimos años por iniciativas regionales como las del paquete legislativo Fit for 55 de la UE”. Este conjunto normativo europeo, que tiene especial incidencia en el transporte marítimo, es una batería de propuestas encaminadas a actualizar la legislación comunitaria para reducir las emisiones en al menos el 55 % para 2030 y lograr la neutralidad climática de los Veintisiete en 2050.

El acuerdo de la OMI “muestra que la organización puede tomar decisiones con determinación y, aunque hay todavía trabajo por realizar y aspectos por definir, el paso dado es un claro indicador de que la transición energética en el transporte marítimo es inminente y cuenta con un enfoque global unificado”, ha manifestado la portavoz de los armadores españoles. Además, ha añadido, “lo que lo convierte en un hito verdaderamente histórico es que se aplicará tanto a los buques de países en vías de desarrollo como a los de países desarrollados”.

El objetivo de la OMI de lograr emisiones cero o casi cero para 2050 “está en plena sintonía con el Acuerdo de París”, cuyo objetivo es que la temperatura media anual no rebase los 1,5 grados respecto a los niveles preindustriales, y “con la meta establecida por la UE”, ha subrayado Seco. Los analistas consultados han asegurado que “si se logra una disminución del 25% en 2030 y del 75% en 2040, el sector se colocará en paralelo con el objetivo de temperatura del Acuerdo de París”.

Anave aboga por dar un respiro regulatorio al shipping tras el acuerdo de reducción de emisiones de la OMI

Tras el consenso alcanzado en Londres, “el sector del transporte marítimo necesita ahora un respiro regulatorio que permita a los armadores, los suministradores de combustibles, los fabricantes de motores y equipos y todos los agentes necesarios para culminar con éxito esta tarea, incluyendo la propia OMI, y concentrarse en la concreción de las medidas y en la toma de decisiones de inversión”, ha manifestado Seco. Asimismo, la directora de Anave, patronal que representa a 30 armadores con una flota de 200 buques, han señalado que el nuevo programa de descarbonización de la OMI “asegurará una competencia justa y un marco normativo óptimo para el transporte marítimo internacional”, lo que “evitará un mosaico de normativas regionales que resultarían innecesariamente costosas y complejas en términos de cumplimiento”.

¿ALINEARÁ BRUSELAS SU ESTRATEGIA VERDE CON LA DE LA OMI?
La portavoz de las navieras españolas se refiere a “la directiva que incluye el transporte marítimo en el régimen europeo de comercio de derechos de emisión (EU ETS)”, que entrará en vigor en 2024, y “al reglamento que fija un estándar de intensidad de carbono para los combustibles marinos (Fuel EU Maritime)”, que aumentará la cuota de los fueles renovables a partir de 2025, como ejemplos de “normativas regionales complejas y costosas”. Ambas regulaciones “establecen que la Comisión Europea deberá analizar y presentar una propuesta de revisión de estas normas para alinearlas con las medidas adoptadas por la OMI”. En este sentido, la UE ha dado por buena la nueva estrategia de la OMI, pero también es cierto que ambicionaba alcanzar mayores objetivos en las negociaciones de Londres. 

Los navieros españoles confían en que Bruselas revise su hoja de ruta para alinearla con el acuerdo internacional

El acuerdo de la OMI “abre la vía para esta alineación” ya que se ha comprometido a dotarse de dos mecanismos similares a los de la UE para que la industria marítima alcance la plena descarbonización. Ambas herramientas se adoptarán en 2025, quedando implementadas dentro del convenio internacional para prevenir la contaminación por los buques (Marpol), y entrarán en vigor a mediados de 2027. 

En concreto, ha explicado Elena Seco, la OMI desarrollará “una norma para definir lo que se considera un combustible verde” y “prevé la implementación de un impuesto sobre los combustibles fósiles para incentivar las inversiones en tecnologías más sostenibles y fomentar así el uso y el desarrollo de carburantes menos contaminantes”. El objetivo es que al menos el 5% (intentando alcanzar el 10%) de los combustibles del transporte marítimo mundial sean verdes en 2030.

Los armadores españoles disponen de un porcentaje de buques a GNL muy superior al de la flota mundial

En este punto, la directora de la organización naviera subraya que “en Anave siempre hemos defendido que no basta con poner un objetivo, sino que es necesario establecer las vías para alcanzarlo. Y la OMI ha acordado en el MEPC 80 lo que considera un combustible verde a día de hoy y ha aprobado unas directrices para definir lo que será verde en el futuro”. “De esta forma -ha añadido- se envía una señal clara a los inversores en la fabricación de nuevos combustibles de que la transición energética se producirá y de que hay ya una fecha establecida”.

En los últimos cinco años, la flota bajo control español ha incorporado 27 nuevos buques (1,5 millones de GT y 2.200 millones de inversión), que “tienen entre sus prioridades la eficiencia energética y una mejor adaptación a las tecnologías y los combustibles futuros”. A estas cifras “habría que añadir las mejoras en los buques existentes, como remotorizaciones para consumir GNL, y la instalación de sistemas de conexión eléctrica a tierra y de scrubbers”. Por último, la directora de Anave ha subrayado que “unos 20 buques de los armadores españoles, sin contar los metaneros, tienen la posibilidad de usar GNL como combustible o de conectarse a la red eléctrica en puerto, lo que supone casi el 10% de la flota, porcentaje muy superior al 3% de la flota mercante mundial, según Clarksons”.