21 de junio de 2024 | Actualizado 13:19

Cepsa y Exolum invertirán 100 millones en su terminal de líquidos en Huelva

La alianza espera mover entre 2 y 3,5 millones de toneladas anuales en su concesión de 80.500 metros cuadrados a partir de 2026
Cepsa / Exolum

Los grupos Cepsa y Exolum invertirán 100 millones de euros a través de la sociedad Terminal Puerto Tartessos (TPT) en la construcción de una plataforma para almacenar y distribuir graneles líquidos energéticos y otros compatibles en el puerto de Huelva. La instalación, que ocupará una superficie de 80.500 metros cuadrados en la zona de servicio del puerto exterior, tiene un clara vocación de acceder al mercado internacional. La alianza de las cotizadas españolas estima mover dos millones de toneladas anuales a partir de su entrada en funcionamiento en 2026, con el objetivo de superar los 3,5 millones de toneladas a partir del séptimo ejercicio de actividad, según confirmaron fuentes solventes conocedoras de la operación. 

2024

Las obras de la nueva terminal impulsada por las dos cotizadas comenzarán el próximo ejercicio

La actuación de Cepsa, especializada en la producción y suministro de hidrocarburos a granel, y Exolum (antigua CLH), enfocada en la logística de líquidos, supone un espaldarazo para consolidar el perfil energético e industrial, pilar del plan estratégico hasta 2030, de la rada que preside Alberto Santana. En concreto, Huelva es la tercera dársena energética del país, con un tráfico de 24,8 millones de graneles líquidos en 2022 (el 80% del volumen total manipulado), y presta servicios a uno de los polos petroquímicos más importantes de España, donde, además de la citadas compañías, están ubicadas Repsol, Enagás, Atlantic Copper y Fertiberia, entre otras.

La principal actividad de la terminal, cuyas obras comenzarán en 2024, será el almacenamiento y la exportación de hidrocarburos y biocombustibles de segunda generación, y la importación de materia base para su fabricación. Estos biocombustibles se producen a partir de materias primas de origen no alimentario y residuos vegetales, como los aceites usados y los restos de caña de azúcar, para sustituir las gasolinas o los aditivos de las gasolinas sin plomo.

Huelva es la tercera dársena energética del país y presta servicios a uno de los principales polos petroquímicos

Los accionistas de la terminal construirán un “muelle continuo y paralelo a la línea de costa de 380 metros de longitud, aunque está en estudio su ampliación hasta los 511 metros con un ancho aproximado de 60 metros”, añaden los medios consultados. Ubicada entre el pantalán de hidrocarburos de Decal y la ampliación de la terminal de contenedores de Yilport, la instalación “permitirá el atraque de petroleros desde hasta 80.000 toneladas de peso muerto (tpm) y posteriormente de 110.000 tpm, siempre y cuando la navegabilidad del canal lo permita”. La nueva infraestructura se beneficiará del dragado del canal de navegación que está acometiendo la autoridad portuaria, que aumentará de los 12,5 metros hasta los 17 metros.

Terminal Puerto Tartessos estará conectada con las plantas de Cepsa y Exolum mediante un poliducto

Además del muelle, la concesionaria construirá “un poliducto que conectará la línea de atraque con la planta de producción y almacenamiento de aceite vegetal hidro tratado (HVO) proyectada por Cepsa y con su refinería en el Parque Energético La Rábida (en Palos de la Frontera), además de con la planta de almacenamiento de Exolum”. La planta de HVO (Hydrotreated Vegetable Oil, en inglés) de Cepsa, cuyo trámite de competencia fue publicado en el BOE en octubre de 2022, ocuparía una superficie de 261.000 metros cuadrados en el puerto exterior de la dársena andaluza. Por otra parte, el grupo energético invertirá 1.000 millones de euros en la construcción de una planta de biocombustibles de segunda generación (combustibles sostenibles para la aviación, el transporte marítimo y terrestre) en el polo de La Rábida. En la carga y descarga, los hidrocarburos serán enviados mediante las bombas de los buques a las líneas que los conducirán en primer lugar a la estación intermedia ubicada en tierra cerca del atraque para continuar su recorrido hasta las instalaciones interiores de Exolum y Cepsa. 

EL MODELO DE NEGOCIO SE BASA EN EL ACCESO AL MERCADO INTERNACIONAL
La nueva terminal basa su modelo de negocio “en el acceso al mercado internacional”, según consta en el informe de la Autoridad Portuaria de Huelva que valora la oferta presentada por Cepsa y Exolum al concurso lanzado en diciembre de 2020. En concreto, el tráfico en la instalación se fundamenta en tres tipos de movimientos. El primero es “la importación de componentes de gasolina para la formulación final en la refinería de Huelva de productos destinados para ser exportados a los mercados de EEUU, Sudamérica y África”. El segundo nicho es “la importación de bases para gasóleos de baja densidad para ser terminados en la refinería y destinados al mercado local y a la exportación para el norte africano y África Occidental. Y, por último, se fijará en “la composición de lotes de mayor tamaño a los actuales que dan acceso competitivo a mercados más alejados como Asia para diferentes componentes de gasolinas”.

La nueva terminal dotará a Exolum de un acceso propio al mar, lo que optimizará sus movimientos

El informe estima que Exolum podrá dedicar más de 250.000 metros cúbicos de capacidad de su terminal para dar servicio al nuevo pantalán. Este muelle, además, permitirá a la compañía tener un acceso propio al mar, “lo que podría desembocar en la optimización de sus movimientos” y “en la reducción de las restricciones con las que ahora opera en sus infraestructuras, liberando capacidad en otros atraques que también utiliza, por ejemplo, el de Decal”.

Por su parte, Cepsa cuenta en la rada de Huelva con otras dos terminales marítimas, una en el muelle Torrarenillas, donde trasiega 4,37 millones de toneladas de producto, y otro en el pantalán Reina Sofia, donde mueve 3,32 millones de toneladas al año. Estos tráficos “no se verán afectado por la explotación de la nueva concesión”, que “estará dedicada a operaciones que ahora Cepsa no puede llevar a cabo por falta de espacio en las terminales existentes”, indica el informe técnico del puerto.

La futura terminal de líquidos permitirá a Cepsa aumentar sus tráficos actuales al añadir nueva capacidad

La nueva infraestructura que Cepsa y Exolum explotarán a través de Terminal Puerto Tartessos (TPT) ya ha recibido la autorización ambiental de la consejería de Sostenibilidad de la Junta de Andalucía. De los 80.500 metros de la concesión, 12.000 corresponden, en principio, a lámina de agua. La concesión es por un periodo de 50 años.

Terminal Puerto Tartessos (TPT), con un capital social desembolsado de 100.000 euros, está especializada en servicios técnico de ingeniería y depende estructuralmente de Exolum Corporación, según Informa. La compañía está presidida por José Manuel Fernández-Sabugo, que es el director de Cepsa en Canarias y de las terminales marítimas de la petrolera en las refinerías de Gibraltar-San Roque, en el puerto de Algeciras, y La Rábida. Esta publicación se ha puesto en contacto con los accionistas de TPT, que han desestimado realizar declaraciones.