14 de julio de 2024 | Actualizado 16:57

La carga aérea refuerza su tendencia al alza en julio pese al aplanamiento respecto a 2022

La demanda mundial de transporte aéreo de mercancías del mes de julio se ha situado aún el 0,8% por debajo de los niveles del año anterior
Aeropuerto de Seattle

El tráfico de carga aérea ha mostrado en julio una nueva tendencia continuada de recuperación de las tasas de crecimiento desde febrero. Según los datos publicados por la Asociación de Transporte Aéreo Internacional (IATA), la demanda de carga aérea de julio se situó el 0,8% por debajo de los niveles del año anterior. Aunque la demanda es ahora básicamente plana en comparación con 2022, se trata de una mejora en el rendimiento de los últimos meses, que es, a juicio de las aerolíneas, particularmente significativa dada la disminución de los volúmenes de comercio mundial y las crecientes preocupaciones sobre la economía de China.

“Muchos motores de la carga aérea siguen siendo débiles y preocupa la evolución de China”
Willie Walsh Director general de IATA

El comercio transfronterizo mundial se contrajo por tercer mes consecutivo en junio, con un descenso interanual del 2,5%, reflejo del enfriamiento de la demanda y de las difíciles condiciones macroeconómicas. Aunque el crecimiento de la carga aérea sigue siendo inferior al del comercio mundial, la diferencia es la más estrecha desde enero de 2022, según asegura el organismo. Además, la inflación presentó un panorama desigual en julio, con un aumento de los precios al consumo en Estados Unidos que se aceleró por primera vez en 13 meses. Mientras tanto, en China cayeron tanto los precios de consumo como los de producción, lo que apunta a una posible deflación de la economía.

“En comparación con julio de 2022, la demanda de carga aérea fue básicamente plana”, ha reconocido el director general de IATA, Willie Walsh. “Teniendo en cuenta que en junio estábamos el 3,4% por debajo de los niveles de 2022, es una mejora significativa. Y continúa una tendencia de fortalecimiento de la demanda que comenzó en febrero”. No obstante, Walsh afirma que “habrá que seguir de cerca la evolución de esta tendencia en los próximos meses. Muchos motores fundamentales de la demanda de carga aérea, como los volúmenes comerciales y los pedidos de exportación, siguen siendo débiles o se están deteriorando. Y cada vez preocupa más la evolución de la economía china”.

Las aerolíneas de Asia-Pacífico vieron aumentar sus volúmenes de carga aérea el 2,7% en julio de 2023 en comparación con el mismo mes de 2022. Por su parte, la capacidad disponible en la región aumentó el 26% en comparación con julio de 2022. En América del Norte, se registraron los peores resultados de todas las regiones, y ya van cinco meses consecutivos, con un descenso del 5,2% en los volúmenes de carga en julio de 2023 en comparación con el mismo mes de 2022. Por su parte, la carga aérea en Europa disminuyó el 1,5%, aunque los resultados mejoraron con respecto a junio. Oriente Medio ha experimentado en este periodo un aumento interanual del 1,5% en los volúmenes de carga gracias a que la demanda en las rutas con Asia ha tendido al alza en los dos últimos meses. Por otro lado, es reseñable la mejora de los resultados de las aerolíneas africanas, con un aumento del 2,9% en los volúmenes de carga en comparación con julio de 2022.