15 de julio de 2024 | Actualizado 10:12

Transportes pone en servicio la variante Valls-Montblanc a través del túnel del Coll de Lilla

La infraestructura contribuirá mejorar los tráficos terrestres del puerto de Tarragona, pese a que resta el enlace con la AP-2
Autoridad Portuaria de Tarragona / Ministerio de Transportes

La ministra de Transportes, Movilidad y Agenda Urbana, Raquel Sánchez, ha inaugurado oficialmente la variante Valls-Montblanc de la autovía catalana A-27, una infraestructura largamente demandada en el territorio y con especial implicación para los tráficos terrestres del puerto de Tarragona. El tramo, de 5,2 kilómetros, supone una alternativa de alta capacidad para la N-240 que conecta las dos localidades tarraconenses y también incluye la construcción del túnel del Coll de Lilla, en servicio a partir de ahora. El ministerio ha revelado que la inversión final de las obras se ha cifrado en 157,2 millones de euros.

“Acercamos los campos y la industria de Aragón al puerto de Tarragona”
Raquel Sánchez Ministra de Transportes, Movilidad y Agenda Urbana

Ante una representación de autoridades locales que incluía al presidente del puerto tarraconense, Saül Garreta, la ministra ha señalado que con la infraestructura “acercamos las provincias de Lleida y Tarragona”, y también “los campos y la industria de Aragón al puerto de Tarragona”. La autoridad portuaria del recinto catalán ha reivindicado en reiteradas ocasiones la importancia de este tramo en su conectividad por carretera, considerando que los tiempos se reducirían ocho veces para el transporte de mercancías. Hoy, fuentes del ministerio han puesto el foco en la mejora de la “competitividad del puerto” por su conexión con zonas industriales en el interior catalán y en Aragón.

Desde el Ejecutivo estatal se ha cifrado la mejora en “un ahorro de tiempo de más de 700.000 horas anuales” para todo el tráfico, a razón de diez minutos por trayecto. Ello debería traducirse en la eliminación de 22 millones de kilómetros anuales, un aspecto que el Gobierno ha ligado a la reducción de emisiones de carbono. El nuevo tramo une el núcleo urbano de Masmolets, dentro del término de Valls, con el enlace de Lilla, en Montblanc. Cuenta con dos carriles por calzada de 3,50 metros y arcenes exterior e interior de 2,50 metros y 1,50 metros respectivamente. Asimismo, en aquellos tramos de calzada en los que se supera la pendiente del 5% se dispone de un tercer carril de 3,50 metros” señalan fuentes del ministerio de Transportes. También incluye viaductos en varios tramos y pasos “inferiores y superiores para garantizar la permeabilidad de la vía”.

Por su parte, el túnel del Coll de Lilla está formado por dos tubos de 1,47 kilómetros de longitud y cuenta con hasta seis galerías peatonales y para vehículos de emergencia. Dispone de protección contra incendios, cámaras de alta definición para detectar incidentes, alumbrado LED, doble fuente de suministros de energía y “un sistema separativo en la red de drenaje para recoger independientemente las aguas de infiltración de las de vertidos en la calzada”, han detallado fuentes de ministerio.

Las obras de la variante Valls-Montblanc se reiniciaron en marzo de 2019, más de veinte años después del primero anuncio oficial sobre esta infraestructura. Durante este tiempo, no sólo el puerto de Tarragona ha insistido en su ejecución, también otras entidades del territorio como la Federación Empresarial de Transportes de Tarragona (Feat) o la Cámara de Comercio de Tarragona. El ministerio ha anunciado que la fase final de la autovía, su futuro enlace con la AP-2 en Montblanc, está en redacción de proyecto.

LA B-40 ENTRARÁ EN SERVICIO ANTES DEL 15 DE DICIEMBRE
Raquel Sánchez ha aprovechado el acto para anunciar la culminación de las obras en el tramo entre Olesa y Viladecavalls (Barcelona) de la B-40, que ha situado para “antes del 15 de diciembre”. El ministerio ha equiparado la infraestructura con la de la A-27 “por su importancia económica”, y porque “ambas son clave para la prosperidad del territorio”. Este tramo también ha sufrido paralizaciones en sus obras a lo largo del tiempo y se engloba en el llamado cuarto cinturón metropolitano de Barcelona.