18 de julio de 2024 | Actualizado 14:07

Gijón lanza la licitación para explotar la antigua terminal de granel líquido de Galp

Los interesados tienen hasta el mes de diciembre para presentar sus ofertas para una terminal a la que la energética lusa renunció en mayo
Vista aérea del muelle de la Osa del puerto de Gijón | FCC

La Autoridad Portuaria de Gijón ha publicado los pliegos del concurso para explotar la terminal de graneles líquidos que hasta ahora gestionaba la energética Galp. El movimiento, que hoy se materializa, ya venía anunciado por parte de la entidad portuaria después de la renuncia en el mes de mayo de la empresa concesionaria, que en principio tenía una concesión hasta 2040. Gijón ofrece ahora la terminal bajo un contrato anual de 672.319 euros, lo que equivale a un montante superior a los 10 millones de euros para el total de 15 años previstos de concesión. Ese periodo también es prorrogable hasta los 30 años. Según los pliegos, el límite para presentar las ofertas se ha fijado en el día 12 de diciembre de este año.

El concurso llega después de que varias empresas presentaran propuestas de interés por este espacio

El concurso lanzado por la instalación de El Musel llega después de que varias empresas interesadas ya hubieran presentado antes propuestas para la explotación, que quedaron en trámites de competencia de proyectos. Segúnha confirmado la autoridad portuaria, se trata de las empresas DBA Gijón Port, perteneciente al grupo Hafesa; Exolum (antigua CLH); y la energética con sede en Bulgaria Martankship.

La superficie que sale a concesión se ubica sobre un terreno ya construido de 45.267 metros cuadrados y contiene un total de 14 tanques y cisternas de almacenamiento de hidrocarburos. Su zona de descarga es el muelle de la Osa, en la zona occidental del recinto gijonés y flanqueado por la playa del Arbeyal y el resto de terminales de granel líquido. La planta puede acoger gasóleo, gasolina, biodiésel y bioetanol, en tanques que fueron construidos principalmente entre los años 1994 y 1995, con la adición de los de bioetanol en 2010.

El puerto de Gijón exige un tráfico anual de 90.000 toneladas a los futuros explotadores

La Autoridad Portuaria de Gijón exige al futuro arrendatario cumplir con un tráfico anual de 90.000 toneladas anuales, que “deberá ser declarada en cada mes de enero”. Asimismo, los pliegos también abren la posibilidad a que los potenciales adjudicatarios presenten “importes adicionales a esta tasa de actividad que no tendrán naturaleza tributaria”. Se les exige a las empresas que tengan un volumen de negocio anual igual o superior a los tres millones de euros en sus últimos ejercicios y se puntuará positivamente aquella que presente la mayor cantidad de inversión en la infraestructura.

Los criterios de adjudicación, de hecho, se dividen entre un bloque de 60 puntos para la oferta técnica, y otro de 40 para la económica. En el primer apartado, se valora el plan de explotación presentado, pero también incluye puntuaciones adicionales para los años adicionales de concesión que propongan las empresas, más allá de los 15 mínimos. Asimismo, la parte técnica considerará positivamente medidas de tipo ambiental. En el ámbito económico, además del tráfico mínimo, también se abre la puerta a recibir ofertas de renta de ocupación superiores a la propuesta por la autoridad portuaria.