21 de mayo de 2024 | Actualizado 19:16

La CNMC vuelve a escudriñar el mercado ferroviario en busca de prácticas anticompetitivas

El organismo ha inspeccionado la sede de diversas empresas ferroviarias, algunas afectadas por las multas impuestas en 2017 por la CNMC
E.M.

La Comisión Nacional de los Mercados y la Competencia (CNMC) está investigando posibles prácticas anticompetitivas y de abuso de posición de dominio en el ámbito del transporte de mercancías por ferrocarril y de los servicios de tracción ferroviaria. Entre los días 24 y 27 de octubre de 2023, el organismo ha llevado a cabo inspecciones en la sede de varios operadores del sector ferroviario español, entre ellos Renfe Mercancías, su filial Pecovasa y otros actores del sector no identificados. Renfe y sociedades del grupo Deutsche Bahn fueron ya multados en la resolución de Competencia de 2017 con un total de 75 millones de euros por idénticos motivos. Fuentes del gigante alemán han confirmado a esta publicación que no han recibido hasta ahora nuevas inspecciones por parte de la CNMC. En todo caso, las inspecciones constituyen un paso preliminar a la posible incoación formal de un expediente sancionador, según ha detallado Competencia.

Las inspecciones también buscan certificar el cumplimiento de la resolución emitida en 2017

Las actuaciones iniciadas “no prejuzgan el resultado de la investigación ni la culpabilidad de la entidad”, matiza Competencia. En concreto, y según han confirmado desde Renfe Mercancías, la inspección a sus instalaciones se ha tratado de un procedimiento rutinario que tuvo lugar el pasado 24 de octubre y que no tiene un carácter penal. La CNMC pidió a los juzgados de lo Contencioso-Administrativo las autorizaciones necesarias para realizar la investigación y asegurarse de que “las supuestas prácticas, que Renfe siempre ha negado, no se realizan”. De hecho, la empresa ferroviaria ha mostrado su predisposición para colaborar en lo que sea necesario.

Esta actuación está relacionada con el expediente de vigilancia que la CNMC dictó contra Renfe Mercancías a raíz de la multa de 65 millones de euros que se le impuso a la empresa por las actividades practicadas entre 2017 y 2022 que, a juicio del organismo regulador, entorpecían la liberalización del mercado. Dicha multa fue recurrida en el Tribunal Supremo, que posteriormente inadmitió el recurso. Las posibles prácticas anticompetitivas que la CNMC investiga ahora en este sector podrían constituir una infracción de los dos primeros artículos de la Ley de Defensa de la Competencia, además de suponer “prácticas podría suponer un incumplimiento de vigilancia de la Resolución de la CNMC de 28 de febrero de 2017”.

Dichos artículos de la Ley de Defensa de la Competencia prohíben “todo acuerdo, decisión o recomendación colectiva, o práctica concertada o conscientemente paralela, que tenga por objeto, produzca o pueda producir el efecto de impedir, restringir o falsear la competencia en todo o parte del mercado nacional”. Igualmente, “queda prohibida la explotación abusiva por una o varias empresas de su posición de dominio en todo o en parte del mercado nacional”, entendiendo por abuso la imposición, la limitación de la producción o la negativa injustificada a satisfacer servicios.

Estas supuestas prácticas también violarían los artículos 101 y 102 del Tratado de Funcionamiento de la Unión Europea. El primero enuncia que “serán incompatibles con el mercado interior y quedarán prohibidos” todos los acuerdos entre empresas, las decisiones de asociaciones de empresas y las prácticas concertadas que puedan afectar al comercio entre los Estados miembros y que tengan por objeto o efecto “impedir, restringir o falsear el juego de la competencia dentro del mercado interior”. El segundo declara incompatibles con el mercado interior y prohíbe “la explotación abusiva, por parte de una o más empresas, de una posición dominante en el mercado interior o en una parte sustancial del mismo”.