21 de mayo de 2024 | Actualizado 19:16

Más de dos decenas de editoriales catalanas denuncian a Àgora por la crisis de Entredos Logistics

Xarxa de Llibres y sus 23 sellos reclaman 2,8 millones de euros a la distribuidora por libros perdidos y facturas sin pagar
Les Punxes Distribuidora

La distribuidora editorial Àgora, uno de los dos socios en la joint venture Entredos Logistics, ha recibido una denuncia ligada a la crisis de distribución que esta entidad protagonizó en el sector librero y editorial catalán a finales del año pasado. La demanda la ha interpuesto la comercializadora Xarxa de Llibres junto a los 23 sellos editoriales que representa, que también aportan sus firmas a un comunicado conjunto. Las empresas reclaman 2,8 millones de euros a la distribuidora en concepto de facturas impagadas en el último cuatrimestre de 2022, y por un fondo de 350.000 libros que Àgora no habría retornado a sus propietarios. En el caso de las facturas que, según Xarxa de Llibres, Àgora habría cobrado sin satisfacer luego a los sellos editoriales, “hablamos de una cantidad de cientos de miles de euros”, ha señalado el director de la comercializadora, Enric Faura.

Los sellos de Xarxa de Llibres son una parte de todas las editoriales que se vieron afectadas por los problemas de servicio que sufrió Entredos Logistics al inicio de su actividad, en septiembre de 2022. En aquel momento, desde la dirección de la joint venture -que también incluye la distribuidora Les Punxes- se aludió a problemas en el sistema de picking y a la unión de los fondos que gestionaban ambas empresas para justificar los problemas de distribución. Xarxa de Llibres lamenta en un comunicado que “la repercusión negativa de ese caos tuvo en las ventas de libros del último cuatrimestre de 2022 fue muy significativa”, y acabó motivando su salto a otra distribuidora, la vasca Elkar-ACL, en enero de este año. Según lo relata el director de la comercializadora, en aquel momento no se optó por presentar denuncia “por tener una actitud conciliadora” y para “facilitar el traspaso de los fondos” desde el almacén de Entredos Logistics a su nuevo operador. “No quisimos dificultar esa operación”, argumenta Faura.

Xarxa de Llibres denuncia que Àgora ha cortado todo tipo de diálogo con ellos

Con todo, y con “aproximadamente el 60% o el 70% del traspaso realizado”, en los meses de primavera, esa operativa quedó “absolutamente parada”. Tras ello, Faura denuncia que “las promesas” de Àgora para paliar la situación y cumplir con un calendario, “tanto en oral como por escrito”, se han incumplido sistemáticamente. “Intentamos reemprender las negociaciones con ellos, pero ante la falta de compromiso, la inacción y la falta de seriedad y respuesta, nos vemos abocados a presentar una demanda”, continúa Faura. El directivo afirma que ese bloqueo en el traspaso de libros “originó problemas en la campaña de Sant Jordi”, la más importante para el sector en Catalunya, ya que “muchos libros que estaban en el almacén de Entredos, pero no salían, tuvieron que reeditarse” y distribuirse con Elkar-ACL.

Entredos Logistics también podría verse afectada, dado que los libros que reclama Xarxa están en su almacén

Faura explica que actualmente “no hay ninguna vía de diálogo abierta con Àgora”, ya que la empresa no ofrece “ningún tipo de respuesta” a sus reclamaciones. Contactados por esta publicación, fuentes de esta firma -que pertenece al Grup Enciclopèdia Catalana- han declinado pronunciarse sobre este caso. Por otro lado, y aunque las editoriales denuncian ahora a esta distribuidora porque es con la que tenían contrato previo a su alianza con Les Punxes, el caso podría salpicar a Entredos: “Estamos en una primera etapa judicial con la empresa con quién teníamos el contrato -Àgora-, pero esto evolucionará”, indica Enric Faura. Los libros que no se han traspasado “están en el almacén de Entredos, con lo que la firma tiene una responsabilidad fáctica indudable”, ha aseverado. En su comunicado conjunto, Xarxa y sus 23 editoriales han abierto la puerta “a nuevas actuaciones judiciales” más allá del proceso actual.