20 de julio de 2024 | Actualizado 16:39

Las empresas piden servicios mínimos en Guadalajara para abastecer al sector sanitario

La patronal UNO denuncia que la huelga en Marchamalo, Cabanillas del Campo y Quer afecta ya al abastecimiento de hospitales y farmacias
Movilizaciones en uno de los polos logísticos de Guadalajara | UGT Guadalajara

La asociación empresarial de operadores logísticos UNO ha pedido al Gobierno de Castilla-La Mancha que decrete servicios mínimos en los centros situados en Marchamalo, Cabanillas del Campo y Quer, los tres en Guadalajara, para garantizar el abastecimiento de mercancías a los hospitales y farmacias. Los tres municipios, de gran potencia logística, afrontan una huelga de trabajadores de sus almacenes desde ayer. “Estos problemas de aprovisionamiento pueden provocar retrasos en la entrega de productos de primera necesidad, como alimentos o fármacos esenciales para tratar patologías crónicas graves, por lo que es imperante contar con unos servicios mínimos que eliminen el riesgo de desabastecimiento”, añade la patronal.

UNO acusa a los piquetes de “violencia” y los sindicatos retan a la patronal a denunciar en los tribunales

Para la organización empresarial, actualmente los entornos industriales de Guadalajara son “ciudad sin ley” y denuncian que el hecho de no contar con servicios mínimos “nos sitúa ante la más absoluta inseguridad jurídica dentro del conflicto”, ha denunciado la patronal. “Por ello, solicitamos urgentemente a la Junta de Castilla-La Mancha que los decrete de manera inmediata para que nuestras empresas puedan reorganizar sus operativas y garantizar la labor esencial de reconocida e inaplazable necesidad que ofrece nuestro sector”, ha demandado UNO. Igualmente, acusa a los piquetes informativos de “bloquear e insultar a quienes pretenden acceder” a dichos centros “para poder ejercer su derecho a trabajar” y asegura que se han dado situaciones de “violencia”.

Sin embargo, según informa Europa Press, los sindicatos, especialmente UGT y CCOO, desmienten la versión patronal. En este sentido, aseguran que “ni los piquetes son agresivos” ni han detenido el paso de camiones o trabajadores al interior de los centros, “ni están coartando la libertad, sino que son las empresas asociadas a UNO las que están haciendo vulneración de derechos tratando de meter a los trabajadores en autobuses a trabajar”. Asimismo, han retado a la patronal a denunciarles ante los juzgados “si tienen pruebas fehacientes” de esa violencia, cita Europa Press.

Por otra parte, la patronal logística ha trasladado a UGT Guadalajara “que cese en el chantaje al que pretende someter al sector porque además de perjudicar a las empresas, está deteriorando los intereses de los propios trabajadores que están perdiendo días de trabajo que son irrecuperables y vuelva a la mesa de negociación con intención de llegar a un acuerdo”. Entre las reivindicaciones de los sindicatos, se encuentran una subida salarial que aún no está cerrada, pero que “debería rondar el 5%”, según UGT y CCOO, por cada año de vigencia del convenio colectivo 2023-2025; y la eliminación de la cláusula actual del convenio por la que el 20% de los trabajadores de logística de la provincia de Guadalajara no se benefician de las subidas salariales, según denuncian los sindicatos.

Del mismo modo, exigen atajar a través del convenio la “excesiva siniestralidad laboral” del sector; reducir la jornada laboral; determinar microparadas retribuidas a lo largo de la jornada laboral para favorecer el descanso; establecer un descanso semanal de dos días consecutivos; y que las empresas y plataformas afectadas por el convenio realicen obligatoriamente evaluaciones de riesgo en sus centros de trabajo. UGT y CCOO lamentan y denuncian que, “una vez más los trabajadores del sector de Guadalajara nos veamos obligados a ir a la huelga”, algo que, añaden, “no es casual, ya que responde a los intereses económicos que tienen las dos patronales que se sientan con nosotros a negociar el convenio colectivo: CEOE-Cepyme y UNO”.

Además, según denuncian los sindicatos, actualmente no es posible llegar a ningún tipo de acuerdo con la patronal logística porque UNO, la patronal mayoritaria del sector, “se dedica a bloquear todas las mesas de negociación en las que se encuentra con el objetivo de que los operadores logísticos representados por esta patronal tengan la excusa necesaria para poder transmitir a sus clientes la necesidad de una subida de tarifas”. Y facilitan los nombres de los operadores logísticos, “GXO, DHL, ID Logistic, DSV, Luis Simoes, entre otros, los cuales trabajan para clientes como Zara, Inditex, Loreal, Primark, Coca-Cola, Indra, Carrefour y Amazon”.

UNO afirma haber mejorado las condiciones de subida salarial del convenio colectivo

Por su parte, UNO se ha defendido en su comunicado aseverando que “hemos sido capaces de comunicar directamente a los trabajadores nuestra generosa oferta que mejoraba el Acuerdo para el Empleo y la Negociación Colectiva (AENC) pactado a nivel nacional”. Esa mejora, según la patronal logística, “incluía pluses tanto para los sábados como para los domingos y festivos, y sorprendentemente fue rechazado por la parte sindical, especialmente por parte de UGT”. Según la organización, su propuesta incluye un incremento salarial para este año del 4% con garantía al IPC, así como otro más para 2024 del 3% y otro más para 2025 de otro 3%, “a diferencia de lo que recoge el AENC, que sólo contempla hasta el 1% de subida adicional sin caracter retroactivo”.

El primer día de huelga, ayer mismo, se saldó con un seguimiento que la patronal UNO cifra en el 11,6% y tilda de “absoluto fracaso”. Por contra, los sindicatos de Guadalajara aumentan el seguimiento hasta más del 90% entre los trabajadores de logística, al tiempo que advertían de que las movilizaciones continuarán “hasta que la patronal ceda”. “Estamos abiertos a la negociación, pero ahora mismo las condiciones que vamos a aceptar serán mucho más exigentes que las que estaban ayer en la mesa”, afirma el secretario regional de carreteras, urbanos y logística de UGT Castilla-La Mancha, Alfredo Ávila. “Para desconvocar la huelga solicitamos un abono de 80 euros por trabajador y trabajadora y día trabajado. Cuanto más dure la huelga, más cara le va a salir a la patronal”.