30 de mayo de 2024 | Actualizado 10:44

Cepsa invertirá 900 millones en su planta de HVO en el puerto de Huelva 

Air Liquide desembolsará 60 millones en modernizar su factoría de gases en la dársena, que sigue agrandando su rol energético e industrial
Vista aérea de la refinería de Cepsa en La Rábida (Huelva) | Cepsa

El puerto de Huelva sigue absorbiendo inversiones para acrecentar su rol energético e industrial aprovechando el proceso de descarbonización de la economía y de las grandes corporaciones. La dársena que preside Alberto Santana recibirá a corto plazo inversiones por valor 375 millones ligadas a los proyectos de Cepsa, aunque su programa completo pasa por desembolsar 900 millones en la rada, Terminal Puerto Tartessos (TPT), participada por la petrolera y Exolum, y de Air Liquide Ibérica de Gases, según confirman fuentes solventes.

375 mill. €

El puerto de Huelva recibirá a corto plazo inversiones empresariales por valor de 375 millones de euros

La actuación más ambiciosa es la de Cepsa, que ya tiene luz verde para construir y explotar una planta destinada a la producción, el almacenamiento y la logística de aceite vegetal hidrotratado (HVO, en sus siglas en inglés) sobre una superficie de 241.000 metros cuadrados en el puerto exterior de la dársena andaluza. Esta iniciativa, cuya concesión es por un periodo de 50 años, implica una inversión de 215 millones de euros en su primera fase y de cerca de 700 millones en la segunda, señalan los mismos medios.

Cepsa es el principal cliente del puerto, donde ya dispone de dos terminales marítimas y tiene una tráfico anual que ronda los ocho millones de toneladas. El HVO, cuyas materias primas son aceites reciclados (por ejemplo, el aceite de cocina usado) y grasas naturales, es un diésel renovable que permite reducir hasta el 90% las emisiones de CO2 frente a los combustibles tradicionales utilizados por los diferentes medios de transporte.

La otra pata de este proyecto de Cepsa contempla un desembolso de 1.000 millones de euros en la construcción de una planta para la fabricación de biocombustibles de segunda generación en su parque energético de La Rábida, en Palos de la Frontera (Huelva). De hecho, la segunda petrolera española, cuyo consejero delegado es Maarten Wetselaar, ha constituido una joint venture con Apical, multinacional con sede en Singapur especializada en el procesamiento de aceite vegetal y con activos en España, para la puesta en marcha de la factoría en La Rábida. Según datos de Cepsa, su objetivo es alcanzar una capacidad de producción anual de 2,5 millones de toneladas de biocombustibles en 2030, de las que 800.000 toneladas serán de combustible sostenible de aviación (SAF, en sus siglas en inglés). A mediados de 2022, la energética realizó con éxito en España la primera prueba de biocombustibles avanzados en el petrolero ‘Montestena’, propiedad del armador Ibaizabal que preside Alejandro Aznar, durante varias semanas de navegación. 

Cepsa ya es el principal cliente del puerto, con dos terminales y una tráfico de ocho millones de toneladas

Por otra parte, la Autoridad Portuaria de Huelva ha aprobado la ampliación de la concesión otorgada a Terminal Puerto Tartessos (TPT), participada por Cepsa y Exolum, hasta los 99.000 metros cuadrados, lo que supone unos 20.000 metros cuadrados más que la licencia inicial. La alianza de las cotizadas españolas invertirá 100 millones de euros en la construcción de una instalación para almacenar y distribuir graneles líquidos energéticos en la zona de servicio del puerto onubense. La ampliación permitirá aumentar la longitud del muelle de la terminal hasta los 511 metros para que puedan atracar dos buques tanque al mismo tiempo.

Las obras de la Terminal Puerto Tartessos, conformada por Cepsa y Exolum, comenzarán el próximo ejercicio

La principal actividad de la terminal, cuyas obras comenzarán en 2024, será el almacenamiento y la exportación de hidrocarburos y biocombustibles de segunda generación, y la importación de materia base para su fabricación. La concesión es por un periodo de 50 años y tiene previsto mover dos millones de toneladas anuales a partir de su entrada en funcionamiento en 2026 y superar los 3,5 millones de toneladas a partir del séptimo año de actividad. Como ya adelantó esta publicación en su edición del 27 de julio, el negocio de la nueva terminal estará dirigido al mercado internacional y, en particular, a EEUU, Sudamérica y África.

La línea de atraque de la instalación, que acogerá petroleros de entre 80.000 y 110.000 toneladas de peso muerto (tpm), estará conectada a través de un poliducto con la futura planta de HVO de Cepsa y con su refinería de Palos de la Frontera, además de la planta de almacenamiento de Exolum, especializada en la logística de líquidos. TPT dará acceso propio al mar a la antigua CLH, lo que le permitirá dedicar más de 250.000 metros cúbicos de capacidad de su terminal para dar servicio al nuevo pantalán y liberar espacio en otros atraques que también utiliza, por ejemplo, el de Decal.

AIR LIQUIDE MEJORARÁ LA PRODUCCIÓN DE GASES PARA ATLANTIC COOPER
Por otra parte, Air Liquide Ibérica de Gases, especializada en el suministro de gases y servicios industriales a diversos sectores, invertirá 60 millones en la ampliación y modernización de su planta en el polígono industrial de la Punta del Sebo, en la zona de servicio del puerto de Huelva, según confirmaron las mismas fuentes. En concreto, ante la imposibilidad de prorrogar la concesión que ostentaba en la dársena andaluza, la filial de la multinacional francesa Air Liquide ha obtenido una nueva licencia administrativa en la misma zona sobre un superficie de 39.000 metros cuadrados por un periodo de 40 años. 

Según otros medios consultados, la factoría de Air Liquide está trabajando “en la transformación de algunos sistemas” para “mejorar la producción de gases que suministra a la refinería de cobre adyacente de Atlantic Copper”. Principalmente, la compañía abastece de nitrógeno, oxígeno y argón, entre otros gases, a las principales empresas de los parques industriales de Huelva capital y Palos de la Frontera, y al sector sanitario. Además, la empresa que preside Teresa Rasero está apostando por ampliar su presencia en toda la cadena de hidrógeno (producción, almacenamiento y distribución). Esta publicación se ha puesto en contacto con representantes de Air Liquide Ibérica para ampliar la información, pero la compañía ha declinado realizar declaraciones.

Todas estas inversiones, que ya tienen el plácet del consejo de administración de la Autoridad Portuaria de Huelva, encajan en su plan estratégico hasta 2030, cuyo pilar básico de crecimiento es participar en el proceso de transición energética de las industrias hacia nuevos combustibles basados en el hidrógeno, los gases renovables y los fueles sintéticos y neutros en carbono.

Además, la dársena que preside Alberto Santana está tramitando las solicitudes del armador danés AP Möller-Maersk para construir una planta de metanol, que absorberá una inversión de 900 millones; del grupo hispano-alemán Ansasol, especializado en la industria fotovoltaica y el hidrógeno verde, que también ha pedido espacio para una factoría de e-metanol; y de la empresa de recogida y tratamiento de residuos Waste Plastic Iberia, que invertirá 150 millones en una fábrica para la transformación de plásticos no reciclables en combustibles ecológicos. Huelva es la tercera dársena energética del país, con un tráfico de 24,8 millones de graneles líquidos en 2022 (el 80% del volumen total manipulado), y presta servicios a uno de los polos petroquímicos más importantes de España, donde, además de la citadas compañías, están ubicadas Repsol, Enagás y Fertiberia, entre muchas otras.