26 de mayo de 2024 | Actualizado 10:47

Adif saca a concurso el depot de contenedores de Can Tunis gestionado por Grupo Alonso

El operador valenciano y Transportes Portuarios ya se disputaron el activo en una licitación anterior que se canceló antes de resolverse
Los terrenos que licita Adif en Can Tunis | Adif

El gestor ferroviario Adif ha iniciado una licitación para el arrendamiento del depot de contenedores de 29.805 metros cuadrados en la terminal intermodal de Can Tunis (Barcelona). Se trata de un espacio que ya estuvo en concurso a partir del pasado mes de abril, dentro de un paquete que también incluía la terminal intermodal del recinto y otros activos de almacenamiento. La empresa Transportes Portuarios estuvo a punto de arrebatárselos a Setemar, filial de Grupo Alonso y actual gestora de todos ellos, pero Adif acabó cancelando el concurso en septiembre y ahora, por el momento, sólo comercializa esta primera parte. Las fuentes consultadas desconocen si el resto también saldrá a licitación de forma individual, pero Adif ya confirmó en su momento que preparaba concursos relacionados con Can Tunis.

2,5 millones de euros

El contrato se estima con un precio mínimo de 2,5 millones de euros por diez años de arrendamiento

Las empresas interesadas disponen hasta el próximo 28 de diciembre a las 11 horas para presentar sus ofertas, y aspiran a un contrato de arrendamiento por 10 años (en el anterior concurso se contemplaban 15). Transportes Portuarios ha confirmado que concurrirá de nuevo por el depot, en la línea del plan trazado ya en la otra licitación, que consistía en concentrar sus espacios de almacenaje de Castellbisbal, Martorell (Barcelona) y el puerto de Barcelona en Can Tunis. De hecho, la compañía ya cuenta con inmuebles en arrendamiento en el centro logístico, en alianza con Captrain.

Transportes Portuarios prevé mantener su plan de unificar espacios de almacenaje en Can Tunis

El activo que menos interesa al operador es la terminal. “Si sacan un paquete de terminal y almacén o solo el almacén en próximas licitaciones sí que iríamos”, señalan en Transportes Portuarios, pero no “si sólo se trata de la terminal intermodal”, que siempre ocupó un segundo plano en su estrategia. Con todo, desde la compañía también recuerdan que el almacenaje en depot “es una actividad de poco margen de facturación”, así que podría darse que “si otra entidad quiere llevar a cabo actividad logística de mayor valor, es probable que esté dispuesta a pagar precios más altos que nosotros” en el concurso propuesto por Adif.

Por su parte, Grupo Alonso ha manifestado que por el momento “está valorando” la situación y ha declinado pronunciarse al respecto. Según confirmaron varias fuentes en su momento, la actual explotadora del inmueble presentó recurso a la anterior licitación, hecho que acabó en su cancelación. A diferencia de concursos anteriores, Adif sólo plantea el actual según criterios económicos: el ofertante que presente el valor más elevado se llevará la explotación del espacio.

Adif estima el valor total del arrendamiento en 2,5 millones de euros (sin impuestos) y obliga al futuro adjudicatario a realizar una inversión mínima inicial de 600.000 euros, a materializar en los primeros 24 meses. Este montante debe destinarse a instalar torres de iluminación, a renovar el suelo del espacio y a un centro de transformación para garantizar los suministros de agua y electricidad. Aunque el contrato “no está sujeto a prórrogas”, los pliegos sí abren la puerta a alargarlo hasta los 20 años, ligando cada ejercicio adicional a un nuevo montante inversor. Para llegar a ese plazo de tiempo se exigen 3,6 millones de euros invertidos durante la vigencia del arrendamiento.

Los pliegos del concurso especifican que la estructura licitada es para uso logístico “preferiblemente relacionado con el ferrocarril”, e incluye, además del terreno para el apilamiento de contenedores, una nave-taller de 800 metros cuadrados, un taller para vehículos e instalaciones para contenedor refrigerado y un cobertizo para flexitanks. Además, Adif indica que Setemar dispone actualmente de varios elementos en la instalación “de su exclusiva titularidad”, entre los que se cuentan algunas oficinas, una depuradora exterior, su propio control de accesos o su propio centro de transformación.