18 de julio de 2024 | Actualizado 18:22

La Eurocámara aprueba el marco para el suministro de materias primas críticas

La ley fomentará el reciclaje de materiales estratégicos a partir de residuos y reducirá la burocracia para las pequeñas y medianas empresas
Parlamento Europeo

El Parlamento Europeo ha dado luz verde definitiva a los planes para impulsar el suministro de materias primas estratégicas de la Unión Europea. Durante las negociaciones con el Consejo Europeo, la Eurocámara ha presionado para que la futura ley preste más atención a la producción y extensión de la cuota de los materiales que puedan sustituir a las materias primas estratégicas. También se ha alcanzado consenso en establecer objetivos para fomentar la extracción de más materias primas estratégicas a partir de residuos, así como en reducir la burocracia para las empresas, en particular para las pymes. De esta forma, la normativa ofrecerá incentivos económicos y un marco empresarial más estable y seguro para los proyectos de minería y reciclaje, con procedimientos de autorización más rápidos y sencillos.

La regulación protegerá las alianzas a largo plazo mediante la transferencia de conocimientos y tecnología

Según la regulación marco, el Ejecutivo comunitario y los Estados miembros deberán incentivar el progreso tecnológico y la eficiencia en el uso de los recursos con el fin de moderar el aumento previsto del consumo de materias primas críticas en la Unión por debajo de las proyecciones de referencia adecuadas. “Cada Estado miembro, a más tardar dos años después de la fecha de entrada en vigor del acto de ejecución, adoptará y aplicará medidas destinadas a promover la prevención de residuos y aumentar la reutilización y reparación de productos y componentes con un potencial relevante de recuperación de materias primas críticas; así como aumentar el uso de materias primas críticas secundarias”, reza el borrador del documento.

Por otro lado, la Ley Europea de Materias Primas Críticas (CRMA, por sus siglas en inglés) pretende aumentar la competitividad y la soberanía de la UE a través de la reducción de la burocracia y el impulso a la investigación, el desarrollo de materiales alternativos y métodos de extracción y producción más respetuosos con el medioambiente. “Con incentivos económicos específicos, estamos creando seguridad en la planificación de proyectos para los inversores privados, mediante puntos de contacto únicos para las empresas y procedimientos de autorización rápidos y sencillos con plazos claros para las autoridades nacionales. Esto impulsará la minería, el procesamiento y el reciclaje en Europa”, ha asegurado la eurodiputada del partido Renovar Europa, Nicola Beer.

El objetivo en último término de la ley es asegurar el suministro y la soberanía de la UE frente a la dependencia de materias primas críticas que ha mantenido hasta ahora de China y otros países asiáticos. Por ello, la regulación aprobada también recoge la necesidad de llegar a asociaciones estratégicas entre la UE y terceros países para diversificar el abastecimiento europeo, “con beneficios para todos los implicados”, asegura el borrador. De hecho, el marco regulatorio protegerá especialmente las alianzas a largo plazo “mediante la transferencia de conocimientos y tecnología”, así como la extracción y el procesamiento de las materias primas según las normas ecológicas internacionales.

Además, el Consejo Europeo deberá debatir periódicamente la mejora de la cooperación a lo largo de la cadena de valor de las materias primas entre la UE y los países socios, incluidos los mencionados programas de desarrollo. El objetivo es “promover y asegurar la circularidad y el reciclaje responsable de las materias primas críticas también en los países productores”. En línea con la hoja de ruta de la Agenda 2030, Bruselas ha marcado que, para ese año, las capacidades de la UE para cada materia prima estratégica debería haber aumentado significativamente, de modo que la capacidad de extracción de la UE debería permitir producir al menos el 10% del consumo anual; la capacidad de transformación debería permitir la producción de al menos el 40% del consumo anual: y la capacidad de reciclado comunitario debería permitir al menos el 25% del consumo anual.

La ley pide reflejar las materias primas críticas en una lista que debe ser revisada y actualizada cada tres años

Por consiguiente, para salvaguardar el funcionamiento del mercado interior, la regulación ordena crear un marco común dentro de la UE que defina qué materias primas se consideran críticas, y a partir de ahí, “reforzar la resiliencia de las cadenas de suministro de dichas materias en la Unión mediante la identificación y el apoyo de proyectos estratégicos”. El marco regulatorio también hace hincapié en reflejar esas materias primas consideradas como críticas en una lista que debe ser revisada y, si se diera la necesidad, actualizada, cada tres años. Por otro lado, la ley pone el acento en reforzar la capacidad de la UE ” para supervisar y mitigar los riesgos de suministro existentes y futuros”. La legislación se ha aprobado por amplia mayoría y ahora deberá ser refrendada formalmente por el Consejo Europeo antes de su publicación en el Diario Oficial de la Unión Europea. Su entrada en vigor definitiva se producirá a los 20 días de su publicación.