19 de mayo de 2024 | Actualizado 6:09

Los transitarios certifican en un informe la disparidad de procesos en las aduanas españolas

El colectivo empresarial se reúne con el departamento de Aduanas para evitar el modelo de citas previas en caso de incidencias
De izquierda a derecha: el vicepresidente de la comisión de Aduanas de Feteia, Diego Romero; el secretario técnico de Feteia, Martín Fernández; el presidente de Feteia, Enric Ticó; y el presidente de la comisión de Aduanas de Feteia, Juan Uhia Sobrino | E.M.

La Federación Española de Transitarios (Feteia) ha presentado un informe para explicar la situación de los puestos de control fronterizo y exponer las posibles soluciones para “resolver las ineficiencias”. Entre ellas, el análisis concluye que una de las grandes problemáticas es la disparidad de criterios de los puestos de control fronterizo, ya que no se solicita la misma documentación acreditativa en todas las aduanas. A ello, se suma la falta de estandarización e interoperabilidad en los criterios de las plataformas tecnológicas compartidas que utilizan las partes interesadas, públicas y privadas, para el intercambio de documentación. Además, el informe cita la falta de normativa aplicable y el escaso margen de aplicación y la poca o nula comunicación entre ministerios. Por si fuera poco, se produce en un contexto de escasez de personal que “hace de nuestras aduanas menos competitivas”, ha manifestado el secretario técnico de Feteia, Martín Fernández.

“Trasladaremos las propuestas del informe al Gobierno para que impulse las medidas”
Enric Ticó Presidente de Feteia

Por su parte, el presidente de Feteia, Enric Ticó, ha asegurado que estas ineficiencias, que vienen arrastrando desde hace años y que cada vez son más graves, “hacen que muchas mercancías se vayan fuera”. Incluso en el ámbito estrictamente español la falta de homogeneización en los puestos de control fronterizo provoca una competencia desleal interna, ha reconocido Ticó. El análisis presentado por los transitario españoles recoge una serie de propuestas que trasladarán al Gobierno y a los ministerios para que “las impulse el Parlamento, porque es un coste a corto plazo que generará ganancias a España a largo plazo”.

Respecto a las normas que afectan al comercio exterior, el informe de Feteia propone que las normas se publiquen con un mayor margen para su aplicación y se consulte e informe previamente al sector. “La ley con la que se regula el impuesto especial sobre los envases de plástico no reutilizable se publicó el día anterior al de su entrada en vigor sin dejarnos tiempo para su estudio por lo que generó enormes costes de gestión y administrativos”, ha recordado el secretario técnico de Feteia, Martín Fernández. También señalan desde el colectivo de transitarios que es urgente acabar con las disfunciones que se generan en la operativa de los puestos de control fronterizo. Según constatan, cada uno tiene un criterio dispar, “con el peligro de que eso genere una situación de agravio comparativo y una competencia desleal dentro del propio sistema”, sostiene Martín Fernández.

En este sentido, resaltan que no se solicita la misma documentación acreditativa en todas las aduanas. Destacan Algeciras, en la que se “realizan actuaciones más propias de inspección que de gestión”, además del retraso de hasta diez horas que provoca la obtención del documento que se utiliza en la exportación de mercancías de Unión Europea hacia países con los que tiene firmados acuerdos comerciales (EUR1). También señalan a la aduana de Alicante, ya que los documentos requeridos para la obtención del certificado son diferentes según la mercancía. En cuanto a las instalaciones físicas del puesto de control fronterizo en España, consideran “necesario potenciar puestos de control únicos que no se dejen en manos de compañías privadas” como sucede actualmente en algunos casos concretos.

Los transitarios demandan establecer puestos de control fronterizo únicos para ganar eficiencia

En esta línea, el presidente de la comisión de Aduanas de Feteia, Juan Uhia Sobrino, ha manifestado que existen tres sistemas diferentes: “Los marítimos, terrestres y aéreos y cada uno es un sálvese quien pueda”. En este sentido, sostiene que en los marítimos participan las autoridades portuarias y cada uno lleva su velocidad e intereses. En la carretera, no hay ayuda desde la Administración y, en el aéreo, “está Aena, que deja en mano de empresas privadas los servicios”, ha lamentado Juan Uhia Sobrino. A este respecto, ha añadido que “ahora mismo Madrid se queda sin espacio para mercancías alimenticias, según lo que han planteado, y que una empresa de Madrid tenga que pasar un control en Irún es sorprendente cuanto menos”. Por ello, defienden dotar de contenido a los comités facilitadores de carga. A este respecto, “el ejemplo está en Puertos del Estado”, ha ejemplificado Juan Uhia.

Por otro lado, respecto a las plataformas tecnológicas de intercambio de documentación, alertan de la necesidad de avanzar hacia la interoperabilidad de los sistemas. En su informe, insisten en la creación de una ventanilla única aduanera para que los servicios de inspección en frontera no actúen de forma independiente y sea algo estandarizado. Por ejemplo, Martín Fernández ha explicado que la sanidad exterior es el servicio que genera más incidencias y provoca más retrasos debido a esta falta de interoperabilidad. “Este funcionamiento está provocando el desvío de tráficos y un enorme prejuicio al sector del comercio exterior, no sólo entre los Estados miembros de la UE, sino entre los puestos de control fronterizo españoles”, ha corroborado. Cabe destacar que cada puesto de control emplea un sistema, una plataforma y un modo de entrega de la documentación, lo que provoca protocolos de actuación diferentes en cada comunidad autónoma.

Otro de los problemas que identifican los transitarios es la falta de personal que convierte en una quimera la apertura de 24 horas en las aduanas. “Dimensionando de forma adecuada las plantillas, tendremos unas aduanas competitivas, traeremos y recuperaremos tráficos generando ingresos al Estado, por lo que es un coste a corto, pero un beneficio a largo”, ha manifestado Martín Fernández. Además, Juan Uhia Sobrino ha añadido la falta de formación de los nuevos funcionarios y la nula comunicación entre los ministerios. En este contexto, el colectivo de empresas transitarias solicita la instauración de una cadena de mando real con capacidad de gestión en los puestos de control fronterizos.

TRABAJAR CON LA ADUANA EN LA RELACIÓN DEL SIGLO XXI
El principal problema identificado en la tramitación de expedientes con la Aduana es la pérdida del contacto directo con el personal responsable de estas cuestiones. En este sentido, los transitarios apuntan al cambio de atención presencial por la denominada cita previa, obligada tras la pandemia del Covid-19. Por ello, Feteia se ha reunido con el departamento de Aduanas para exponerles la problemática. Tras la reunión, han establecido una comisión de trabajo conjunta y la primera medida que se pondrá en funcionamiento es la creación de herramientas digitales para que “dentro del despacho tengamos una comunicación bidireccional entre operador y Administración”. El objetivo es la implementación de un chat que permita la comunicación instantánea con le funcionario en las cuestiones urgentes, la creación de un sistema de triaje, reparto y seguimiento de asuntos, la habilitación de canales telefónicos entre la Administración y los representantes aduaneros y el establecimiento de un procedimiento común de gestión de incidencias. “Ahora todo es con citas previas muy largas, esto en el comercio exterior no tiene cabida, las mercancías pueden perder todo en cuestión de minutos y esta iniciativa es muy positiva”, ha señalado el vicepresidente de la comisión de Aduanas de Feteia, Diego Romero.