30 de mayo de 2024 | Actualizado 0:01

Los fletes transoceánicos toman un rumbo ascendente con la crisis en el Mar Rojo de fondo

Las conexiones entre Asia y el norte de Europa y el Mediterráneo han vivido unos ascensos de doble dígito inéditos en el último año
Portacontenedores de Cosco Shipping durante su tránsito por el Canal de Suez en una imagen de archivo | Autoridad del Canal de Suez

El precio del flete spot entre los puertos europeos y los asiáticos que calcula la consultora británica Drewry muestra ascensos de dos dígitos respecto a la última semana. Las conexiones entre el recinto de Shanghai y el de Rotterdam han subido el 16% desde el pasado 14 de diciembre, hasta los 1.667 dólares por contenedor de 40 pies. Por su parte, el precio del transporte spot entre la instalación china y el puerto italiano de Génova ya rondan los 2.000 dólares (1.956 dólares) y registran una escalada del 15% en el mismo periodo.

Se trata de porcentajes que coronan un ascenso iniciado a principios de diciembre, momento en el que empezaron a intensificarse los ataques a buques en la zona del Mar Rojo. En la última semana, la crisis en Oriente Medio ha provocado que todas las grandes navieras desvíen la mayor parte de sus embarcaciones hacia la ruta del Cabo de Buena Esperanza, alargando considerablemente las millas y el tiempo de navegación respecto a su habitual tránsito por el Canal de Suez (Egipto).

Coincidiendo con la publicación de las cifras, el analista y consejero delegado de Vespucci Maritime, Lars Jensen, ha afirmado en sus redes sociales que “dado que estas rutas entre Europa y Asia fueron impactadas en primer lugar por los problemas en Panamá, con la circunnavegación a través de África” para evitar Suez “es de esperar que haya más incrementos del flete”. Con todo, las cifras actuales “sólo nos llevan al precio del flete que había hace tres meses”, señala Jensen, ya que, en efecto, la última remontada viene precedida por los descensos posteriores a verano, cuando se registró un pico de 1.832 dólares en el índice compuesto.

Ahora, el precio compuesto se encuentra en 1.661 dólares. En la última semana de noviembre, esa cifra era de 1.382 dólares, y no ha dejado de subir desde entonces. Respecto a la semana pasada, y coincidiendo con los desvíos, el incremento ha sido del 9%. Asimismo, la diferencia interanual queda recortada hasta el 22% por debajo de finales de 2022, cuando aún se notaban los efectos del alza de fletes extraordinaria motivada por la pandemia.

Este recorte de la brecha interanual también se nota en las dos rutas entre Asia y Europa, que sólo están el 2% por debajo respecto a 2022 en cuanto a Rotterdam, y el 32% en el caso de Génova. Sin embargo, para los trayectos en dirección contraria, de Rotterdam a Shanghai, el incremento sólo ha sido del 3% (466 dólares). Prácticamente todas las conexiones entre Asia y Norteamérica aumentan de precio también, con el más destacado entre Shanghai y Nueva York, que supera los 3.000 dólares y aumenta el 8%. En cambio, la conexión atlántica (Nueva York-Rotterdam) es la única de las que analiza Drewry que ha ido a la baja, perdiendo el 2% de su precio y quedándose en 1.480 dólares. “Dado el resultado en el Atlántico, los cargadores deben prepararse para cancelaciones, ya que los armadores probablemente quieran destinar más flota a las rutas probablemente más rentables por el Cabo de Buena Esperanza”, ha manifestado Lars Jensen.