15 de julio de 2024 | Actualizado 10:12

CMA CGM y Maersk se suman al goteo de recargos derivado de la crisis en el Mar Rojo

Ambas navieras clarifican y añaden pagos extra a sus esquemas como consecuencia de los desvíos de buques por el Cabo de Buena Esperanza
Un portacontenedores de Maersk cerca del Cabo de Buena Esperanza (Sudáfrica) en una imagen de archivo | Maersk

Las navieras CMA CGM y Maersk han publicado nuevos anuncios con más recargos en sus transportes marítimos, sumándose a la deriva del sector armador en los últimos días, y como consecuencia de la situación de inseguridad en el Mar Rojo. La compañía francesa ya había informado de costes adicionales para sus clientes en relación a los puertos directamente situados en la zona afectada, y ahora suma amplias afectaciones a la mayor parte de sus rutas como consecuencia de reprogramaciones y desvíos generalizados hacia el Cabo de Buena Esperanza (Sudáfrica). Por su parte, Maersk opta por combinar las dos estrategias empleadas por las navieras hasta ahora: por un lado, aplica recargos inmediatos en los buques que ya estaban navegando y han sido desviados a Sudáfrica, y por el otro, integra nuevos recargos a sus rutas entre Asia, Europa y Norteamérica a partir de enero.

Los recargos que afectan directamente a puertos del Mar Rojo son un reflejo de la dificultad que acceder a ellos acarrea para las navieras: con la amenaza hutí en el estrecho de Bab El-Mandeb, que conduce al Mar Rojo desde el Océano Índico, la única alternativa consiste en entrar desde el Mediterráneo a través del Canal de Suez para luego replicar la misma ruta al salir, con el doble peaje en el canal egipcio que ello conlleva. Asimismo, los buques que vienen de Asia deben circunnavegar el continente africano, entrar al Mediterráneo por el Estrecho de Gibraltar y luego atravesar Suez. Ello ha dejado algunos puertos -como el saudí de Jeddah- aislados respecto a armadores como Cosco Shipping, que no acepta carga con ese destino.

Los cargos adicionales de CMA CGM también derivan de este reestructuramiento y alargamiento de rutas, y su efecto más contundente se nota en las conexiones entre Asia y el Mediterráneo, impactadas de lleno por la necesidad de evitar Suez. Aquí, la naviera con sede en Marsella inserta recargos “por contingencia” que alcanzan los mil dólares en los contenedores de 40 pies y a los 1.200 dólares para los contenedores reefer. De la misma forma, la ruta entre el Norte de Europa y Asia y viceversa, que implica el camino por Buena Esperanza, también los 1.050 dólares en cuanto al contenedor reefer. Superan igualmente los mil dólares las conexiones entre Europa y Oceanía, y las costas americanas con el Golfo Pérsico y el subcontinente Indio, muy cercanos al trayecto habitual por Bab El-Mandeb.

En el caso de Maersk, la aplicación se circunscribe a todas las rutas entre Asia, Europa y Norteamérica, las que se presienten más directamente afectadas por el desvío hacia Buena Esperanza. Se trata de rutas que habitualmente pasan por el Mar Rojo y el Mediterráneo para acortar millas. El gigante danés añade recargos que van de los 200 dólares de contenedor de 20 pies a los 450 para reefer, la opción más cara, en las cargas que ya estaban embarcadas y han tenido que desviarse. A partir de enero, los costes median entre los 300 dólares del contenedor de 20 pies en la conexión Asia-América, a los 2.000 dólares del contenedor de 40 pies o el reefer en las rutas Asia-Mediterráneo y viceversa.

Por su lado, la italo-suiza MSC también ha ido dando avisos en las últimas horas sobre la afectación de los recargos en rutas a la mayoría de regiones en las que sirve. Los precios adicionales de la naviera se mueven entre los 1.200 (20 pies) dólares y los 2.000 dólares (reefer) en las conexiones entre el Mediterráneo y los destinos norteamericanos, y entre los 1.000 y los 1.500 dólares para el sudeste asiático (con todas las demás regiones). La ruta entre el norte de Europa y el subcontinente indio sumará los mismos recargos, mientras que enlazar Oriente Medio con Norteamérica costará 1.500 dólares más en todas las tipologías de contenedor. Los menores recargos aplican en la conexión entre el Mediterráneo y Oceanía, que van de los 500 dólares (20 pies) a los 1.000 (40 pies) en los transportes con transbordo, y de los 750 dólares a los 1.500 en los servicios directos.

LA ASOCIACIÓN DE CARGADORES DE ESPAÑA AUGURA “UNA NUEVA CRISIS DE CONTENEDORES”
La Asociación de Cargadores de España (ACE) opina que “se está gestando una nueva crisis de contenedores” derivada de los ataques en el estrecho de Bab El-Mandeb. Los cargadores han trasladado en un comunicado que “la llegada tardía de los buques” por su desvío al sur de África “impactará negativamente en toda la cadena de suministros” provocando “congestiones portuarias, retrasos, y posibles desabastecimientos”. Asimismo, la asociación también teme “una inflación desbocada” por los incrementos en los fletes -se entiende que junto a los recargos-, que cifran en 3.000 o 4.000 dólares por contenedor. Por ello, ACE apoya la petición de las navieras de recibir protección armada en la zona y devolver los buques al Mar Rojo, un objetivo que persigue la ya anunciada operación liderada por Estados Unidos y con participación europea, ‘Guardián de la Prosperidad’.