14 de julio de 2024 | Actualizado 16:57

Los agricultores franceses levantan el bloqueo de Le Boulou y llaman a poner fin a la protesta

Los sindicatos abren la puerta a manifestarse de otras formas que no han concretado tras las medidas anunciadas por el primer ministro francés
Confédération Paysanne

El bloqueo de los agricultores franceses, en pie de guerra desde hace dos semanas, del paso fronterizo de Le Boulou se ha levantado esta tarde, según ha informado el Servicio de Tráfico francés y ha confirmado el Servei Català de Trànsit, que ha avisado de que la AP-7 a la altura de Figueres ya está abierta. Pese a que el cierre de Le Boulou ya ha finalizado, las autoridades españolas y francesas han pedido a los transportistas que eviten la zona del peaje para no provocar aglomeraciones. Igualmente, tras los anuncios realizados por el primer ministro francés, Gabriel Attal, los representantes sindicales del sector agrícola han solicitado el fin de las protestas en forma de bloqueos de ciudades y carreteras, aunque abren la puerta a manifestarse de otras formas que no han concretado.

El sector se mantiene prudente, dado que un sindicato mantiene su intención de seguir bloqueando las carreteras

No obstante, la Federación Nacional de Transporte por Carretera francesa (FNTR) y la asociación Jóvenes Agricultores han asegurado que, si para el mes de junio no han visto cumplidos los compromisos y en 15 días no se concretan los anuncios de Attal, volverán a hacer un llamamiento a la movilización general. En el lado contrario, se encuentra la Confederación Campesina y Coordinación Rural (Confédération Paysanne), que no tiene intención de cesar en las movilizaciones. Este sindicato no está satisfecho con las propuestas anunciadas por el Ejecutivo francés y ha anunciado en redes sociales que, “a pesar de los anuncios de Attal y el Gobierno, seguimos movilizándonos en torno a la principal reivindicación del movimiento: una renta digna prohibiendo la compra de nuestros productos agrícolas por debajo de nuestro precio de coste”.

De momento, la actitud generalizada en el sector del transporte de mercancías por carretera español es de prudencia, especialmente de cara a los próximos días, pero desde Fenadismer “esperamos que los agricultores cesen los bloqueos y cortes de carreteras y permitan la vuelta de centenares de transportistas y conductores atrapados durante días en carreteras francesas” de cara al fin de semana. Por su parte, el secretario general adjunto de la Confederación Española de Transporte de Mercancías (CETM), Dulsé Díaz, ha pedido “corredores seguros” a Europa para garantizar la libre circulación de mercancías. “Nuestro principal problema es que en Francia continúa la violencia a diario y se están traspasando todos los límites ante la pasividad de la Gendarmería, el Gobierno francés y el nuestro propio, del que echamos en falta mayor contundencia para condenar estos hechos”, ha afirmado.

En lo referente al tráfico de mercancías en la frontera entre España y Francia, el paso de Le Boulou mantiene un nivel de alerta naranja por colapso, ya lejos del nivel rojo de esta misma mañana, y es posible, según Tráfico de Francia, que la situación cambie en cuestión de horas o de minutos. Por otro lado, la A-9 entre Perpignan y España permanece con dos incidencias en dos puntos: el cierre de la rampa de salida hacia España y la prohibición de la entrada a España de todos los vehículos por el cierre del intercambiador. Los sindicatos de agricultores franceses han mantenido decenas de autopistas y carreteras cerradas a la circulación durante estas dos semanas, así como los accesos a los centros logísticos como el de Rungis y las entradas a París.

Por su parte, el primer ministro francés ha anunciado nuevas medidas destinadas a proteger al sector agrícola y ganadero, así como 150 millones de euros en ayudas fiscales y la declaración de riesgo para el sector. El paquete total de medidas anunciadas por el Gobierno asciende a 400 millones de euros, a los que hay que añadir el reembolso parcial del impuesto sobre el gasóleo no profesional, que representa un anticipo de tesorería de 200 millones de euros. Además, Francia impedirá la importación de alimentos tratados con pesticidas prohibidos en la Unión Europea para responder a las acusaciones de los agricultores de competencia desleal a sectores como el español.