20 de mayo de 2024 | Actualizado 5:38

El Gobierno da luz verde a las subestaciones eléctricas de los puertos de Barcelona y Valencia

Los trabajos, por 36,95 millones de euros, darán respuesta a la demanda de energía eléctrica en ambos recintos portuarios
Vista aérea del puerto de Barcelona y de Valencia | Ministerio de Transportes y Movilidad Sostenible

El Consejo de Ministros ha autorizado la construcción de una subestación eléctrica en el puerto de Barcelona y otra en el de Valencia. El Gobierno prevé licitar ambas instalaciones por una cuantía de 36,95 millones de euros. Estas subestaciones se construirán con el objetivo de reducir las emisiones contaminantes a la atmósfera de los buques y de mejorar la calidad del aire. Según fuentes del Ejecutivo, las subestaciones eléctricas “serán el nodo principal de la red para electrificar los muelles y suministrar energía de origen renovable a los buques durante su estancia en el puerto”.

Por su parte, el puerto de Barcelona ha recibido la autorización para licitar su subestación eléctrica, anunciada en agosto de 2023, por 22,45 millones de euros. Esta iniciativa forma parte del proyecto Nexigen y dotará al recinto portuario de la infraestructura necesaria para el suministro eléctrico a buques. Asimismo, la Autoridad Portuaria de Barcelona se encargará de desarrollar la infraestructura inicial para transformar y distribuir la energía eléctrica a los puntos de suministro de las embarcaciones en los muelles de atraque. La nueva infraestructura eléctrica se integrará por una subestación eléctrica y por una línea de alta tensión que se conectará a la Subestación Cerdà de Red Eléctrica Española (REE).

Por otro lado, el Gobierno también ha autorizado la subestación eléctrica del puerto de Valencia, sacada a concurso en julio de 2023, por 14,5 millones de euros. Esta infraestructura de 132kV interconectará la red de alimentación de la dársena valenciana con la red de distribución de alta tensión. Además, suministrará energía eléctrica al recinto portuario para dar respuesta a las nuevas necesidades de consumo eléctrico de los buques. La subestación valenciana cuenta con el apoyo de la Comisión Europea a través del Mecanismo Conectar Europa o CEF (Connecting Europe Facility) y se enmarca dentro del plan estratégico de sostenibilidad del recinto portuario para conseguir las cero emisiones en 2030.