19 de mayo de 2024 | Actualizado 6:09
El presidente de la Autoridad Portuaria de Tarragona, Saül Garreta, y su Director General, Ramón I. García. | E.M.

Tarragona dedica espacios de la antigua terminal DP World a tráficos en auge en el recinto

El puerto supedita la ampliación de La Boella a las sinergias que se puedan establecer con el futuro explotador del muelle de Andalucía

El puerto de Tarragona ha puesto en uso los espacios de la antigua terminal de contenedores que explotaba DP World en el muelle de Andalucía para acoger tráficos en auge en el recinto. Concretamente, la autoridad portuaria ha citado el incremento del 27,2% en los tráficos de vehículos nuevos en 2023, que actualmente estaría “generando necesidades especiales de espacio” y para cuyos operadores se están otorgando autorizaciones especiales “de un año máximo de duración” en dicho muelle.

“Debemos prepararnos para exportar más vehículos en el futuro”
Saül Garreta Presidente de la Autoridad Portuaria de Tarragona

“Ahora mismo tenemos problemas para otorgar los espacios que nos están pidiendo las empresas”, ha señalado a este respecto el presidente Saül Garreta durante la presentación de resultados económicos del puerto, por lo que el concurso que se lance para reexplotar la terminal, que debe ser este año, quiere tomar en cuenta esas necesidades. Tarragona también prevé supeditar la ampliación de la terminal intermodal de La Boella al futuro gestor de la instalación que recuperó de DP World hace un año.

En el caso de los coches, el presidente de la autoridad portuaria ha citado las importaciones de vehículos coreanos -principalmente de Hyundai y Kia-, pero también ha apuntado a un mercado futuro de exportación para el cual el puerto tendrá que adaptar sus espacios. “Hay empresas asiáticas que están viendo que Europa subirá sus aranceles en el futuro, y buscan implantar su producción automovilística en el continente para tomar mejor posicionamiento”, ha señalado Saül Garreta. “Si eso ocurre”, ha continuado, “debemos prepararnos para ser también un puerto importante de exportación”. El recinto movió el pasado año 218.322 vehículos, el 72% de los cuales fueron importados.

Pero también se debe preparar el puerto para los pujantes tráficos de cereales y de la carga de proyecto, especialmente en el segmento eólico, ha apuntado el presidente del puerto en relación a las necesidades de espacio. El recinto prevé crecimientos futuros en esos segmentos y aspira a que la terminal multipropósito encaje con esos desarrollos. “Tenemos líneas rojas a la hora de definir la futura terminal, como lo son las incompatibilidades con otras cargas colindantes y la imposibilidad para ofrecer un buen servicio”, ha abundado Saül Garreta.

LOS CEREALES Y EL PETRÓLEO IMPULSAN LOS TRÁFICOS EN 2023
El puerto de Tarragona ha logrado cerrar un año de tráficos en auge y al margen de la dinámica portuaria general. La instalación ha movido 33 millones de toneladas, el 10% más que en 2022, con récords históricos en cuanto a cereales (7,6 millones de toneladas) y en crudo de petróleo (9,8 millones de toneladas). Por segmentos, los graneles líquidos han crecido el 16,4% (20,5 millones de toneladas) y los sólidos, el 8,9% (10,1 millones de toneladas). Los tráficos totales no se han visto empañados por la drástica disminución de los contenedores (-59%), una situación directamente ligada a la salida de DP World en septiembre.

Asimismo, el puerto también ha paralizado el proceso de ampliación de la terminal ferroviaria de La Boella, muy cercana al muelle de Andalucía y que la autoridad portuaria quiere ligar al futuro operador de la terminal portuaria. “Estamos buscando fórmulas para que La Boella se pueda retroalimentar con lo que salga del concurso por la antigua DP World”, han señalado desde la administración del recinto, sin entrar en más detalles sobre esas posibles sinergías y añadiendo “que no hay nada cerrado”. Sí se ha especificado que en ningún caso se involucrará la terminal ferroviaria en el concurso por la marítima, pero el puerto mantiene congelado el proceso de concesión de La Boella a la sociedad CTC, que debía materializarse a inicios de este año, precisamente para estudiar este asunto. “Queremos ver si nos interesa ampliar la terminal ahora o más adelante”, ha explicado Saül Garreta.

CONTINUIDAD EN INGRESOS E INVERSIONES
El futuro de DP World y La Boella son dos de las principales actuaciones marcadas en un ejercicio inversor que será continuista. En 2024, el puerto se centra en obras anunciadas en mandatos anteriores como son el desarrollo de la Zona de Actividades Logísticas (ZAL), el contradique de Poniente o la finalización de las obras en la terminal de Guadalajara-Marchamalo. La instalación ya ha registrado un despliegue inversor a la baja en 2023, fruto en gran medida de que “el año pasado no acometimos ninguna obra sobre los muelles del recinto, que son las que mueven grandes masas de inversión”, y como sí ocurrió en años anteriores, ha explicado el director general de la instalación, Ramón García. Sin embargo, todo podría cambiar en 2025 si se inician las obras del contradique de Poniente, que espera movilizar una cifra próxima a los 100 millones de euros.

Passador

ESTADO DE LOS PRINCIPALES PROYECTOS DE INVERSIÓN DEL PUERTO DE TARRAGONA

Fuente: Autoridad Portuaria de Tarragona

La Autoridad Portuaria de Tarragona también ha registrado unas cifras económicas muy en la línea del año anterior, de 64,5 millones de euros (en 2022 fueron 64,7 millones de euros). De hecho, 2022 fue un año de récord histórico en facturación, por lo que la autoridad portuaria se ha congratulado por haber obtenido un montante similar al de dicho ejercicio. Asimismo, su máximo dirigente ha explicado que en 2022 se obtuvieron altos ingresos “debido a los problemas con la estiba” que se sucedieron durante el año por un conflicto laboral en el recinto, y por el cual los buques pasaban más tiempo descargando en los muelles. En 2023, ese conflicto se habría pacificado y las ganancias ya no resultan directamente del mismo motivo. Además, la autoridad portuaria ha trasladado que está en contacto con Puertos del Estado para bonificar el precio de los tráficos de cereales que usan sus muelles y que fueron los más afectados por el conflicto con la estiba.

El puerto sí ha logrado incrementar su ebitda, “el mejor de los últimos diez años”, según ha especificado Garreta, pero empeora en su resultado de explotación, que pasa de los 13,2 millones de euros a 10,2. Este movimiento se explicaría por “el fondo de compensación de Puertos del Estado, del cual ingresamos unas cantidades que van en función de los resultados del año anterior”. Por lo tanto, en 2022 el puerto ingresó “entre dos y tres millones de euros” del organismo estatal en relación al resultado económico de 2021 (53 millones de euros de facturación) que no ha ingresado este año. En relación al endeudamiento del puerto, que ha disminuido, su presidente ha asegurado que “lo tenemos en cuenta” a la hora de acometer nuevas inversiones, y que “iremos ajustando el Plan de Empresa conforme a esas deudas”, ha añadido, “sin estirar nunca el brazo más que la manga”.