27 de mayo de 2024 | Actualizado 10:47

Adif inicia la puesta en servicio de los sistemas de gestión de tráfico y señalización de La Llagosta

Las actuaciones suponen una inversión de 17 millones de euros e interrumpirán las circulaciones de cercanías en dos líneas este fin de semana
Un operario realizando pruebas al nuevo enclavamiento electrónico de la Terminal Intermodal de la Llagosta | Adif

El gestor ferroviario Adif trabaja en finalizar la primera fase de adaptación de la Terminal de la Llagosta para convertirla en un nodo ferroviario de mercancías. Ha anunciado que este fin de semana se instalarán y pondrán en servicio los sistemas de gestión de tráfico, señalización y telecomunicaciones de la terminal, en unas actuaciones que reciben 17 millones de euros del total de 107 que ha movilizado la transformación de esta infraestructura. Adif también ha señalado que durante la implementación quedarán fuera de servicio las líneas R2 Nord y R11 de las Cercanías catalanas, de modo que Renfe introducirá un “plan alternativo de transporte” para el traslado de pasajeros.

Adif realizará pruebas con las estaciones colaterales de Montcada y Reixac y Mollet-Sant Fost

En concreto, las actuaciones comprenden el montaje y puesta en servicio de un “nuevo enclavamiento electrónico” para gestionar todas las señales de los tramos ferroviarios ligados a la terminal, ademas de implementar también varios “elementos de campo” como circuitos de vía, señalización LED o balizas del sistema Asfa. Finalizada esta instalación, Adif realizará “pruebas en la estación de La Llagosta y en sus relaciones con las estaciones colaterales de Montcada i Reixac y Mollet-Sant Fost”, y completará la integración de los sistemas de la terminal “en el Control de Tráfico Centralizado (CTC) de Barcelona”.

Adif también detalla que en una fase posterior “se completará la actuación con la adaptación de los nuevos equipamientos a la futura configuración de vías del centro intermodal de mercancías”. El gestor ferroviario está convirtiendo la instalación en un nodo ferroviario para las mercancías que pueda operar trenes de 750 metros de longitud, con vías de ancho mixto a la red general y en ancho estándar a la Alta Velocidad. La terminal forma parte de su red de nodos ferroviarios estratégicos junto a otras infraestructuras en toda la Península, y una vez en funcionamiento estará gestionada por una alianza entre el operador suizo Hupac y la española TPNova.