30 de mayo de 2024 | Actualizado 0:01

El puerto de Tarragona se propone reordenar sus accesos por tren para mejorar operativas

La proposición en la que trabajan el puerto y la oficina técnica de Ineco aleja las maniobras de los trenes de mercancías de la ciudad
Autoridad Portuaria de Tarragona

La Autoridad Portuaria de Tarragona ha comenzado a compartir con diversos actores la propuesta en la que trabaja conjuntamente con la oficina técnica de la ingeniería pública Ineco para reordenar sus accesos ferroviarios. Concretamente, esta oficina técnica, liderada por la ingeniera experta en ferrocarril Ainoa Menor y con la supervisión de Joan Borràs, director de Planificación Portuaria y Territorio de la autoridad portuaria, trabaja en un estudio informativo de conexiones ferroviarias en tres fases con un doble objetivo: mejorar las operativas y la conectividad del recinto por el sur y, a su vez, alejar las maniobras de los trenes de mercancías del entorno urbano.

Las líneas maestras de la transformación ferroportuaria han comenzado a trasladarse a instituciones y empresas

Estos trabajos previos para definir la reordenación ferroviaria del recinto portuario suponen una cuantía aproximada de 500.000 euros, según ha cifrado el presidente de la Autoridad Portuaria de Tarragona, Saül Garreta. Para continuar con las labores iniciadas, definir los detalles técnicos, cuantificar las inversiones necesarias y dar visibilidad a la iniciativa, Garreta ya ha avanzado que han alcanzado un acuerdo con Ineco para extender el contrato de la oficina técnica durante un año más.

Las soluciones planteadas de esta transformación ferroviaria se han comenzado a presentar a diversos grupos de trabajo con instituciones y tejido empresarial, porque, en palabras del presidente del puerto, “el urbanismo es pacto y gestión”. En este sentido, ha recordado que las distintas instituciones implicadas deben ser conscientes de la “imprescindible y necesaria” adaptación ferroportuaria de Tarragona, pero también de que “es imposible que la podamos asumir solos desde la autoridad portuaria”. Por tanto, “tenemos que hacer un encaje económico-financiero de todo esto” y que cada actor asuma “inversión y compromisos” de unas actuaciones que redundarán de forma positiva en la ciudad, su área metropolitana y en la actividad del propio puerto, ha manifestado Saül Garreta.

“Tenemos que hacer un encaje económico-financiero de todo este proyecto ferroportuario”
Saül Garreta Presidente de la Autoridad Portuaria de Tarragona

La primera fase del plan establece un trazado de puente ferroviario móvil que discurre paralelo al puente viario móvil actual que enlaza el muelle de Aragón y de Levante con el muelle de Reus. Desde este espacio se proyecta un nuevo puente por encima de la desembocadura del río Francolí para conectar los muelles adosados al Dique de Levante con la terminal ferroviaria de Tarragona Clasificación. De esta forma, se eliminaría el paso de trenes por el muelle de Costa, se reducirían los kilómetros de maniobras para que los trenes de carga accedan a la citada terminal y se alejarían de la zona urbana.

Plano de la zona afectada por el proyectado puente móvil ferroviario y el puente sobre el río Francolí / Autoridad Portuaria de Tarragona e Ineco

Para alcanzar la estación de Tarragona Clasificación, la futura vía debe cruzar unos terrenos que se encuentran ahora mismo en proceso de expropiación por parte de la autoridad portuaria. Según ha concretado el presidente del puerto, se trata de un espacio incluido en la Delimitación de Espacios y Usos Portuarios (DEUP) en 2019. Tras el tiempo transcurrido, ahora la autoridad portuaria está obligada a adquirir la superficie por un precio aproximado de 20 millones de euros que, además de para el futuro paso de la nueva vía ferroviaria, servirá ya para destensionar los almacenes de cereales en el recinto portuario. La autoridad portuaria proyecta dos naves de 10.000 metros cuadrados para responder al alza de este producto y “para cumplir con una demanda que nos están planteando desde el sector”, ha señalado Garreta.

El puerto adquirirá terrenos para mejorar los flujos ferroportuarios y crear nuevos almacenes de cereales

En lo que concierne a la fase dos planificada por Ineco y la autoridad portuaria, se contempla la conexión hacia el sur de la terminal intermodal La Boella con un nuevo ramal que partiría desde esta terminal, situada junto a los muelles de Andalucía y de Cantabria, y enlazaría con la antigua línea ferroviaria Tarragona-Valencia tras cruzar la autovía Salou-Tarragona.

Solución planteada para crear el acceso sur ferroviario a la terminal de La Boella / Autoridad Portuaria de Tarragona e Ineco

Como explica el director de Planificación Portuaria y Territorio de la autoridad portuaria, Joan Borràs, esta fase dos permite a la terminal intermodal de La Boella disponer de un enlace hacia el sur a través de unos terrenos que ya pertenecen al puerto, porque actualmente únicamente tiene salida dirección Barcelona. “La salida más limpia y más fácil para La Boella hacia el sur es la que hemos definido desde la cabecera sur de la terminal”, ha señalado Joan Borràs. Además, este enlace proyectado faculta a la red ferroportuaria de una nueva alternativa para acceder a la instalación de Tarragona Clasificación alejada del entorno urbano.

Plano de las vías planteadas en fase tres para evitar el paso de convoyes por la vía industrial / Autoridad Portuaria de Tarragona e Ineco

Finalmente, la fase tres de este conjunto de actuaciones de reordenación ferroportuaria plantea la posibilidad de crear un doble ramal que evite el paso de convoyes de pasajeros por la antigua línea ferroviaria Tarragona-Valencia, hoy día conocida como la línea de ferrocarril industrial FC 630 y de vía única. De esta forma, según ha explicado Joan Borràs, esta nueva infraestructura conectaría la estación de pasajeros Salou-Port Aventura a la red ferroviaria de interés general sin tener que circular por la línea de ferrocarril industrial FC 630, que además de los flujos ferroviarios del propio puerto usan otras empresas para sus enlaces por tren, y posibilitaría trenes turísticos de pasajeros más directos desde Madrid u otros orígenes hacia el parque temático.