24 de junio de 2024 | Actualizado 13:41

España cumplirá las demandas de Bruselas sobre la Euroviñeta sin modificar el sistema actual

El Gobierno español asegura que dará cumplimiento a la formalidad, pero no hay intención de aplicar ni implantar nuevos peajes
E.M.

El ministerio de Transportes y Movilidad Sostenible ha confirmado el compromiso de España con el cumplimiento de las exigencias de la Comisión Europea en materia de peajes, sin que ello implique un cambio en el sistema actual. “El Gobierno no tiene previsto aplicar nuevos peajes o modificar el sistema actual“, ha concretado el ministerio en declaraciones a esta publicación. De esta forma, quiere despejar dudas sobre las medidas que Bruselas tomó la semana pasada para garantizar la transposición de la directiva de la Unión Europea en materia de euroviñetas. La Comisión Europea envío un aviso a 16 Estados miembros por la falta de comunicación en la que habían incurrido al no haber informado en plazo de las medidas adoptadas en materia de peajes. Dicho plazo expiraba el pasado mes de marzo.

Las asociaciones de transporte por carretera se muestran confiadas y aseguran que se trata “de una formalidad”

El Ejecutivo europeo se reservaba el envío de una carta de emplazamiento a dichos países, entre los que se encontraba España, reclamando información, y a partir de entonces, se abre un periodo de dos meses para responder a dichas misivas completando la transposición. Tanto en el mensaje del ministerio como en palabras de asociaciones de carretera como Fenadismer o el Comité Nacional del Transporte por Carretera (CNTC), se trata de “una mera formalidad” que no supone preocupación, ni para la Administración ni para los intereses y las actividades del transporte de mercancías. El ministerio abrió una consulta pública previa sobre el Real Decreto de las tarifas por uso y, recuerda el organismo, dicha consulta “ya se ha cerrado y se ha iniciado la redacción del proyecto de Real Decreto”.

Dicha redacción modifica las directivas anteriores “en lo que respecta a la aplicación de gravámenes a los vehículos por el uso de determinadas infraestructuras”, es decir, al cálculo de los peajes en función del tipo de vehículos, como recuerdan las asociaciones de transporte, pero no ningún otro cambio de calado que, de producirse, recuerdan los transportistas, “habría que consensuarlo primero con el sector“. Desde el ministerio se asegura que “cumplirá con sus obligaciones como miembro de la UE de incorporar las directivas a su normativa” e insisten en que la aprobación del Real Decreto “no implica la creación de nuevos peajes ni la modificación del sistema tarifario vigente en las autopistas en régimen de concesión de los actuales”.

Bruselas no menciona en ningún momento la posibilidad de incurrir en sanciones

Por su parte, la Comisión Europea refiere en su advertencia la posibilidad de emitir “un dictamen motivado”. Si bien este paso es el previo a la interposición de una demanda si un Estado miembro ha incurrido en alguna infracción, la comunicación europea no hace alusión a ningún tipo de sanción. Por lo demás, Bruselas insiste en que el pago por uso de las infraestructuras “contribuye a financiar el mantenimiento y desarrollo de la red europea de las mismas”. Estas normas estipulan que los costes de construcción, explotación y mantenimiento de las infraestructuras pueden recuperarse mediante peajes y viñetas. La directiva de modificación amplió las normas para incluir los turismos y los pequeños vehículos pesados. La norma comunitaria también ordena la internalización de los costes externos ligados a la contaminación atmosférica e introduce un nuevo sistema que obliga a los Estados miembros a imponer pagos basados en las emisiones de CO2 de los vehículos pesados.