23 de junio de 2024 | Actualizado 5:35

SGS se traslada para penetrar en el mercado del combustible del puerto de Barcelona

La compañía de servicios de inspección centraliza sus operaciones en la capital catalana en un nuevo laboratorio próximo al puerto
El delegado especial del Estado en la Zona Franca de Barcelona, Pere Navarro (primero por la izquierda), el presidente del puerto de Barcelona, Lluís Salvadó (cuarto por la derecha) y el director general de SGS en España, Alejandro González (tercero por la derecha) junto a miembros del consulado suizo en Barcelona, durante la visita al nuevo laboratorio de SGS. | E.M.

La multinacional de ensayos, inspección y certificación SGS ha puesto en marcha una nueva instalación en la Zona Franca de Barcelona, entre cuyos objetivos está el de incrementar su presencia en el mercado del transporte de combustible del puerto catalán. La empresa ha invertido unos cinco millones de euros en un laboratorio especializado en producto químico y combustibles que se sitúa en los polígonos controlados por el Consorci de la Zona Franca de Barcelona, aunque a muy poca distancia de la Zona de Actividades Logísticas (ZAL) del recinto portuario. La nueva instalación ocupa 1.800 metros cuadrados entre dependencias y exterior, y servirá para centralizar gran parte de las operaciones que la firma llevaba a cabo en ubicaciones diversas en el entorno de la capital catalana.

“Esperamos abarcar más y competir más en el mercado del combustible”
David Jaimez Responsable de Desarrollo de Negocio de Petróleo, Gas y Químico para SGS España

Según lo han planteado la responsable del laboratorio, Carmen Salgado, y el desarrollador de negocio de SGS España para petróleo, gas y químicos, David Jaimez, “aunque con el traslado en sí no ganamos nuevos clientes por ahora, sí que esperamos abarcar más e introducirnos más en ese mercado específico del combustible dentro del servicio que realizamos en el puerto de Barcelona”. La empresa “amplía capacidades, que lo teníamos pendiente, y ello nos permitirá competir más” dentro de ese ámbito. Actualmente, existen unas cuatro empresas, además de SGS que también ofrecen servicios similares dentro del recinto catalán, calculan los directivos. “El 80% del laboratorio” está dedicado al químico y a los combustibles, ha concretado Carmen Salgado, que son los productos que más demanda de inspección y certificación tienen en la dársena barcelonesa.

Asimismo, la empresa apuesta por este segmento en vistas a una renovación del tipo de energías que se van introduciendo en el mercado, como por ejemplo el hidrógeno o los biocombustibles. “Se está empezando a hablar de estos productos y se pone en marcha la legislación. Tenemos los equipos, en cuando salga la legislación ponemos a punto la metodología”, ha explicado la directora del laboratorio, que ha añadido que SGS también acaba ejerciendo en cierto modo de “consultora” de cara a clarificar a sus clientes los estándares y requisitos que se van fijando en el ámbito de las energías verdes.

“Tenemos los equipos listos para cuando salga la legislación sobre nuevos combustibles”
Carmen Salgado Directora del laboratorio de SGS en la Zona Franca de Barcelona

Paralelamente, el nuevo centro unirá actividad que esta compañía suiza tenía repartida “en cuatro ubicaciones distintas alrededor de Barcelona”. Se centralizan laboratorio de ensayo y servicios de inspecciones, a la par que “se optimizan procesos internos entre nuestros departamentos”, ha argumentado Salgado. También crece en espacio “y en capacidades analíticas” por la modernización de los equipos y “la actualización” de las mismas instalaciones respecto a los inmuebles en los que venían trabajando, han señalado los directivos de SGS. Aparte del segmento químico y energético, el laboratorio también ejercerá labores de análisis medioambiental, otro aspecto demandado por parte de la comunidad portuaria de Barcelona, pero no realiza analíticas para otras líneas de negocio de SGS con menos salida en el puerto. Pese a ello, David Jaimez ha recalcado que el laboratorio “también trabaja dando asistencia a otros clientes dentro de la Península” para el sector al que sirve y muchos de los clientes de la empresa son “traders internacionales que mueven su mercancía por Barcelona, pero no se ubican en el puerto”.

INAUGURACIÓN INSTITUCIONAL DE LA ZONA FRANCA Y LA AUTORIDAD PORTUARIA
SGS lleva alrededor de unas tres semanas operando en el nuevo laboratorio, pero ha celebrado su acto de inauguración este martes y en presencia de las autoridades del puerto de Barcelona y el Consorci de la Zona Franca de Barcelona. Por parte de la autoridad portuaria, su presidente, Lluís Salvadó, ha destacado que la función y el laboratorio de la compañía suiza “es clave para el funcionamiento del puerto” y ha señalado que tanto la dársena como la empresa “han crecido juntos” desde que esta última se instaló en Barcelona en el año 1929. El delegado especial del Estado en la zona franca, Pere Navarro, ha vinculado la actividad potencial de SGS con la de las empresas que se instalan en la zona franca barcelonesa, especialmente aquellas dedicadas al ámbito de “la nueva industria” y que el Consorci está reuniendo alrededor del nodo que representa el edificio DFactory.