17 de junio de 2024 | Actualizado 18:41

Las disrupciones en el comercio marítimo mejoran la perspectiva económica de Maersk

El armador danés prevé acercarse a los 9.000 millones de dólares de Ebitda y a los 3.000 millones de Ebit gracias al incremento de los fletes
A.P. Möller Maersk

El gigante naviero A.P. Möller Maersk prevé un escenario de ganancias mejorado como consecuencia de las distintas disrupciones que afectan a la cadena de suministros marítima. El armador ha mejorado sus expectativas para el ejercicio 2024 respecto al pronóstico que lanzó hace aproximadamente un mes, con motivo de la presentación de sus últimos resultados. Entonces pronosticó un Ebitda que se situaba entre los 4.000 y los 6.000 millones de dólares, y un Ebit que en el mejor de los casos evitaría pérdidas. Ahora, en cambio, Maersk aspira a alcanzar los 9.000 millones de dólares en Ebitda y el Ebit quedaría entre los 1.000 y los 3.000 millones de dólares. El flujo de caja de la multinacional también pasa de estimarse en -2.000 millones de dólares a quedar en 1.000 millones positivos.

La compañía atribuye la mejora a la crisis del Mar Rojo, que “persiste”, a una “alta demanda de en el mercado del contenedor” y ahora también a “las congestiones en puertos de Asia y Oriente Medio”, una situación que contribuye a incrementar el precio del flete marítimo junto a las demás disrupciones del mercado marítimo. “Este desarrollo está ganando peso gradualmente y se espera que contribuya a un desempeño financiero más vigoroso en la segunda mitad de 2024”, manifiesta la naviera.

Asimismo, el gigante que dirige Vincent Clerc apunta a que “las condiciones del comercio siguen ligadas a una volatilidad más alta de lo habitual, dada la impredictibilidad de la situación en el Mar Rojo y la falta de claridad sobre el suministro y la demanda futuros”. Las circunstancias actuales del entorno marítimo están provocando una mejora de rentabilidad para casi todos los armadores de línea internacionales, beneficiados por el pujante precio del flete. Sin embargo, la naviera danesa, una de las tres primeras de todo el mundo por capacidad y volumen de negocio, está llegando más lentamente a esa recuperación según dejaron patente sus resultados del segundo trimestre del año.