17 de junio de 2024 | Actualizado 18:04

Adif sitúa en el tercer trimestre de 2025 el inicio de operaciones en la terminal de Júndiz

Los primeros trabajos en la zona A implantarán el ancho mixto y la prepararán para la llegada del ancho UIC por ambas cabeceras de la terminal
El momento previo a la presentación del estado de los trabajos en la terminal intermodal de Júndiz por parte del director de Servicios Logísticos de Adif, Luis Vicente Moreno (izda.) | Ò.M.

La primera fase de la terminal logística intermodal de Júndiz (Vitoria) podrá empezar a ser explotada a partir del tercer trimestre de 2025 tras una licitación que saldrá publicada entre enero y marzo del año que viene y haber finalizado en diciembre las obras de esa primera fase, según las estimaciones de Adif. Estos primeros trabajos, que ya han arrancado, comprenden una inversión de 36,9 millones de euros para la zona A, la primera parcela de las cuatro que contempla el proyecto. Esta zona tendrá una superficie de 35.000 metros cuadrados y en ella se implantará el ancho mixto para hacer posible el tratamiento de trenes tanto en ancho estándar como en ancho ibérico, quedando preparada para la llegada del ancho UIC por ambas cabeceras de la terminal.

En caso de alta demanda, podrían ampliarse la parcela A y su correspondiente terminal intermodal

La parcela A de uno de los siete nodos estratégicos de Adif contará, de momento, con cuatro vías: dos de ancho ibérico y otras dos de ancho mixto, para la recepción y expedición de trenes de 740 metros. También contarán con una vía mango de maniobras para trenes de 740 metros en el lado de Burgos, con acceso tanto al módulo intermodal como al resto de áreas logísticas que tienen instalaciones ferroviarias. Igualmente, este primer área dispondrá de una zona intermodal de carga y descarga de unidades de transporte intermodal (utis) dotada con tres vías, dos de ellas en ancho mixto de 600 metros y una para trenes de 460 metros. Este espacio intermodal funcionará “tanto para contenedores como de cajas móviles e incluso de semirremolques”, según ha detallado el director de Servicios Logísticos de Adif, Luis Vicente Moreno, y otra zona más de carga y descarga de mercancía general para la industria siderúrgica y automovilística, entre otras.

“Nos aseguramos de que hemos completado la instalación, pero con margen para ampliar servicios”
Luis Vicente Moreno Director de Servicios Logísticos de Adif

En la zona intermodal de la parcela A se podrán operar reach stackers, aunque la idea es mantener la explotación a través de grúas móviles portacontenedores, pudiéndose alcanzar una capacidad de operación de hasta 50.000 utis anuales. Una vez que las necesidades operativas demanden la instalación de grúas pórtico, la capacidad de operación se incrementaría hasta 170.000 utis anuales y una media diaria de siete trenes en esta primera fase. Por último, actualmente se están ejecutando trabajos de vía y electrificación.

No obstante, Adif contempla la posibilidad de que la demanda aumente y exista la necesidad de una nueva adaptación de la parcela A. Esa hipotética ampliación estaría estimada en 31,1 millones de euros y las cuatro vías se convertirían primero a ancho mixto para terminar incrementándose a un total de seis. En el caso de la zona intermodal de esta parcela, esa fase posterior incrementaría su capacidad hasta las cuatro vías de carga y descarga en ancho mixto para trenes de longitud interoperable de 740 metros. Con esta hipótesis, ha afirmado Luis Vicente Moreno en el SIL 2024, “nos aseguramos de que hemos saturado la instalación en el sentido de que la hemos completado, pero con margen suficiente para seguir ampliando servicios”.

En total, los 35.000 metros cuadrados de esta primera parcela A, que será la primera en licitarse y la primera que podrá ser explotada a partir del tercer trimestre del año que viene servirán para consolidación y desconsolidación de mercancías. Por el momento, operadores logísticos ferroviarios como Railsider ya tienen instalaciones en el nodo logístico de Vitoria-Gasteiz, “pero hay más ofertas de espacio para empresas a las que les facilitaría la vida tener un almacén para consolidar y desconsolidar su mercancía”, ha afirmado Moreno. “En definitiva, las actuaciones en la terminal intermodal de Júndiz la convertirán en una instalación interoperable, competitiva, de alta capacidad y digitalizada”.

LA TERMINAL DE VÍLLODAS PARA SERVICIOS DE AUTOPISTA FERROVIARIA
En una segunda fase, Adif contempla el desarrollo de la terminal de Víllodas, la denominada parcela B, donde se establecerá una zona para servicios de autopista ferroviaria en ancho estándar y espacios de desarrollo de suelo logístico asociado al transporte ferroviario. Inicialmente, esta terminal contará en su instalación técnica con tres vías de ancho estándar para trenes de 740 metros de longitud. Su terminal intermodal contará con una vía de carga y descarga para trenes de 740 metros, también en ancho estándar que servirá para estacionar semirremolques. La capacidad operativa inicial de Víllodas será de seis trenes diarios y de hasta 80.000 semirremolques al año. La inversión para esta terminal ascenderá a 39,4 millones de euros. En una futura ampliación, a la que se destinarían 7,14 millones de euros, la terminal intermodal de Víllodas operará con dos vías de carga y descarga, 12 trenes diarios y hasta 150.000 semirremolques al año.

Entre 3 y 4 millones de euros

La explotadora deberá invertir entre tres y cuatro millones de euros en manipulación y digitalización

Así las cosas, el nodo intermodal de Vitoria será la primera terminal contectada al Corredor Atlántico y a Europa en ancho estándar, según ha destacado Adif en su presentación del proyecto durante el Salón Internacional de Logística (SIL) de Barcelona. Moreno ha incidido en que, junto con la terminal intermodal de La Llagosta (Barcelona), Júndiz “es un nodo de tráfico de entrada totalmente internacional, un punto de encuentro entre los diferentes modos de transporte y que ofrece unas estupendas conexiones con el puerto de Bilbao y con el puerto de Pasaia”. En total, esta terminal, que según cifras de Adif mueve tres millones de toneladas al año, recibirá una inversión de 114,5 millones de euros.

De cara a la futura empresa explotadora, Luis Vicente Moreno ha destacado que su labor deberá centrarse en la inversión de entre tres y cuatro millones de euros en medios de manipulación y digitalización de la terminal, además de las correspondientes de la comercialización y de definición de los servicios a prestar. “Pedimos a los explotadores que realicen una inversión porque uno de los objetivos de esta terminal es que cada entidad privada la reconozca como suya”, ha explicado el director de Servicios Logísticos de Adif. La inversión en digitalización debe ir enfocada especialmente a los controles de acceso y sistemas operativos para dar uso a la plataforma SIMPLE.