24 de junio de 2024 | Actualizado 17:44

Salamanca confía en adjudicar su nodo ferroviario para graneles en 2025

Las cargadoras Tebrio y Campal operarán parcelas anexas, y Bergé y la traccionista Tracción Rail ya han mostrado interés
La presentación del Puerto Seco de Salamanca durante el SIL de Barcelona 2024 | I.L.

El Puerto Seco de Salamanca estará finalmente operativo el año que viene tras la finalización de las obras que arrancaron en abril de 2023 con un presupuesto de 12,5 millones de euros. Ésa será la fecha en la que el suelo logístico intermodal anexo al puerto seco termina de urbanizarse, mientras que empresas cargadoras como Tebrio y Campal ya están ocupando parcelas anexas a la terminal para surtirla de carga y esperan comenzar su actividad también en 2025. Igualmente, los suelos logísticos industriales del entorno del puerto seco, de 240.000 metros cuadrados, arrancarán su urbanización el año que viene, al tiempo que se concluye la ampliación del parking para transporte por carretera. La terminal ferroviaria salmantina, promocionada por Zaldesa, será el único nodo de interior que gestione tráficos de graneles de cereales y fertilizantes, dejando al contenedor como un complemento de la actividad general de la terminal.

“Es una ocasión única de desarrollo del ferrocarril para mover las mercancías que se deben mover por tren”
Javier Moreno Director de Sostenibilidad de Bergé

Ello le generará “un gran valor a la zona en la que la plataforma se asienta, y al mismo tiempo, la plataforma le generará un valor añadido a la mercancía porque todos sabemos que, cuando se hace un cambio de modo de transporte, siempre hay un incremento de coste”, según ha destacado el gerente de Zaldesa, Pablo Hoya. Además de Tebrio, especializada en la cría industrial de insectos, y de Campal, dedicada a la comercialización de cereales, legumbres, fertilizantes, fitosanitarios, semillas y gasóleo, también han mostrado su interés en iniciar operaciones en la instalación Bergé y la compañía Tracción Rail (Grupo Azvi), que tendrán que esperar a una lictiación pública para conocer si podrán ocupar terrenos en la terminal. Campal ocupará una parcela de 27.000 metros cuadrados en la terminal. En el caso de Tebrio, de hecho, está en trámites y con licencias para iniciar la construcción de su granja de insectos desde hace cerca de un año y espera iniciar las obras antes de verano de este año para convertirse en la primera factoría del puerto seco.

Para el consejero delegado de esta compañía, Sabas de Diego, “el tren nos ofrece llegar a todos los puntos de interés con menor riesgo y mayor competitividad”. Por su parte, para el gerente de Tracción Rail, David Díaz, la terminal de Salamanca supone una oportunidad, especialmente para fomentar el tráfico ferroviario de graneles, cuya cuota, asegura, ha ido perdiendo pie frente al contenedor. “El granel es una de esas mercancías que debería transportarse en tren, y esta terminal es un hub con innumerables oportunidades y posibilidades”. Por otro lado, el director de Sostenibilidad de Bergé, Javier Moreno, ha destacado la facilidad del ferrocarril para explotar el modo puerto a puerta, algo que, según sostiene, “venimos trabajando y buscando desde hace mucho tiempo. Y eso es lo que nos ha llamado la atención del Puerto Seco de Salamanca”. Además, ha añadido, “estamos en una ocasión única de desarrollar el ferrocarril para mover las mercancías que se deben mover por ferrocarril”, si bien como operador ha reclamado “espacios y medios suficientes”.

“Primero buscamos la demanda antes de que la terminal ferroviaria estuviese terminada”
Francisco Jiménez Socio de Hintd

El foco de esta terminal en cuanto a tipología de carga a granel se centrará en el sector agroalimentario, la materia prima y las semimanufacturas, según ha detallado el socio de la consultoría en transporte, movilidad y logística Hintd, Francisco Jiménez. Como consultora que ha participado en el asesoramiento del negocio para la puesta en marcha del recinto intermodal, “lo primero que hicimos fue buscar la demanda antes de que la terminal ferroviaria estuviera terminada”, ha explicado Jiménez, con el objetivo de asegurar que existía un mercado suficientemente potente. “El ferrocarril sólo tiene éxito si existe la capacidad de llenarlo”, ha recordado. A continuación, la búsqueda se centró en identificar a las empresas el entorno de Salamanca que moviesen dichas mercancías, a las que Jiménez ha invitado a alcanzar a acuerdos previos a subir sus productos al tren.

El Puerto Seco de Salamanca permitirá acoger trenes de 750 metros y la manipulación de graneles y mercancía general, además de ofrecer servicios aduaneros, de almacenamiento y grupaje. Dentro de las actividades de carga y descarga de mercancías, se destinarán dos vías de 561 metros y 524 metros para mercancía general, y otra más de 660 metros para el granel. Para la recepción y expedición de trenes, se destinarán dos vías de 737 metros y 702 metros para estacionamiento, y otra más de 642 metros como vía auxiliar. Por otra parte, y como elementos auxiliares, la terminal contará con dos silos verticales para cereales con capacidad para 126 toneladas, y otro para fertilizantes; un almacén para granel de 7.200 metros cuadrados, y otro para grupaje de 1.500 metros cuadrados; un depot de contenedores con capacidad para 900 teus; y varios puestos reefer.

En total, la zona de carga y descarga y almacenamiento cuenta con 47.130 metros cuadrados y dará servicio a cuatro negocios: intermodal, transporte por carretera, logístico-industrial y generales de carácter aduanero. Según sus promotores, “las empresas del entorno están dispuestas a mover por la terminal unas 770.000 toneladas de sus tráficos actuales por carretera con los principales puertos de la Península y con Europa”. Ello se explicaría porque los promotores del puerto seco afirman que los recintos marítimos de Huelva, Avilés (Asturias) y Aveiro (Portugal) serán claves para los servicios de importación de granel. Por su parte, Valencia, Tarragona y Barcelona lo serán para los movimientos de granel, mercancía general y frío.

La terminal contará con conexión ferroviaria electrificada directa con los principales polos de actividad de España y Portugal. Actualmente, se está electrificando el tramo entre la localidad salmantina de Fuentes de Oñoro y Salamanca, y se prevé que dichas obras estén terminadas este mismo año. Al mismo tiempo, la terminal está ubicada en la confluencia del Corredor Atlántico europeo y la Ruta de la Plata ibérica, estando la apertura de esta última en estudio desde Plasencia (Extremadura) hasta Ponferrada (León). De esta forma, la terminal quedaría unida en ambas rutas tanto por carretera como por tren, para lo cual ya cuenta con el visto bueno de Adif que autoriza su enganche a la Red Ferroviaria de Interés General (RFIG) entre Francia y Portugal. También dispone de un aeropuerto (Matacán), con capacidad para acoger vuelos internacionales. Al mismo tiempo, sus 88.473 metros cuadrados de superficie facilitarán la captación de flujos de mercancías entre Portugal, Castilla y León y el norte de Europa, según han manifestado sus promotores.