24 de junio de 2024 | Actualizado 5:35

VIIA dedica esfuerzos a incrementar la capacidad en Le Boulou ante la alta demanda

La empresa intermodal operará las autopistas ferroviarias de Brittany Ferries desde la futura terminal francesa de Mouguerre
Imagen de archivo de la terminal de VIIA en Le Boulou | VIIA

El operador ferroviario VIIA está inmerso en un plan para incrementar la capacidad de sus servicios de autopista ferroviaria desde la terminal que gestiona en Le Boulou, junto al Pirineo francés. La firma intermodal del grupo SNCF, que concentra sus tráficos desde la Península Ibérica en ese nodo, planea aumentar el número de frecuencias a partir del mes de septiembre, con vistas a expandir su actividad en la región desde otras zonas colindantes como podría ser la terminal de Saint-Charles, en Perpignan (Francia). A más largo plazo, las inversiones van dirigidas a generar un haz de vías suplementario más al norte de Le Boulou, con el objetivo de “concentrar llegadas y salidas y así disociar la última milla de la circulación”, ha trasladado el director de Desarrollo de Negocio de la empresa, Miguel de Sanjuan, durante el Salón Internacional de la Logística (SIL) de Barcelona.

“Con la fruta, la automoción y el general cargo es difícil realizar proyecciones”
Miguel de Sanjuán Director de Desarrollo de Negocio de VIIA

Actualmente, VIIA está operando un total de 24 rotaciones semanales entre Le Boulou y Bettembourg (Luxemburgo), con otras 11 en el corredor que une la terminal francesa con la de Calais. Según el directivo del operador de autopistas ferroviarias, se trata de servicios con una ocupación del 99%. “Ahora nuestro caballo de batalla es incrementar esa capacidad para responder a una demanda que sigue creciendo y que esperamos que siga, especialmente con el arranque de la campaña de la fruta”, ha explicado. Pasado el verano, los planes pasan por incrementar en seis las rotaciones semanales que tienen origen o destino en la terminal. “Con la fruta, la automoción o el general cargo es difícil realizar proyecciones, así que nuestro objetivo es arrancarlo, tenerlo preparado y activarlo si las perspectivas de mercado se cumplen”, ha añadido Miguel de Sanjuan.

La posibilidad de operar autopistas ferroviarias desde la terminal de Perpignan es otra de las varias opciones que baraja la compañía “para acoger actividad”, aunque no se trata de una iniciativa cerrada. “Nuestro equipo está perfilando las opciones, pero será pasado el verano cuando tengamos una foto clara de lo que podemos esperar en el último trimestre”, ha matizado el directivo de la empresa francesa. Lo que por el momento descarta VIIA es un retorno a la terminal barcelonesa de Can Tunis, donde en su momento operaba servicios de conexión con los corredores franceses, precisamente como complemento a Le Boulou. Según Miguel de Sanjuan, esa posibilidad se ha alejado tras no hacerse la compañía con la gestión de La Llagosta, que recayó en Hupac y TPNova, y que constituía el activo estratégico al cual trasladar los tráficos que la empresa tenía en la otra terminal barcelonesa. En cuanto a la ampliación de infraestructura ferroviaria al norte de Le Boulou, el directivo ha añadido que “se trata de un proyecto aprobado, pero requiere de grandes infraestructuras e inversión. Tardará un par de años” en ponerse en marcha.

AUTOPISTAS FERROVIARIAS ATLÁNTICAS
La firma también espera al futuro próximo, en este caso a 2025, para empezar a operar otro corredor de autopista ferroviaria desde la franja pirenaica. En este caso se trata del que abrirá la futura terminal que Brittany Ferries tiene en desarrollo en Mouguerre, en el sudoeste francés, y desde la que planea realizar conexiones con sus servicios de short sea shipping desde Cherburgo. Miguel de Sanjuan ha avanzado que “en el momento en que exista la infraestructura ferroviaria, les propondremos a Brittany, con quien tenemos buena relación, que colaboremos para incrementar los volúmenes en ese corredor”. En este sentido, VIIA podría lanzar convoyes de semirremolques hacia Lille, en el norte de Francia.

Según Miguel de Sanjuan, la opción de Mouguerre, que VIIA denomina “servicio atlántico”, “es altamente demandado por el mercado ibérico, que envía cifras de transporte por carretera transfronterizo iguales o incluso mayores que desde la costa mediterránea”. En este sentido, el directivo de la compañía francesa ha abierto la puerta a alargar esa conexión dentro de la Península Ibérica una vez se ponga en marcha el Corredor Atlántico en ancho internacional que proyectan la UE y el ministerio de Transportes y Movilidad Sostenible.