24 de junio de 2024 | Actualizado 5:35

Los impulsores del tren entre Barcelona y Lyon estiman sumar este año la segunda frecuencia

La firma ferroviaria de Maersk está pendiente de cerrar dos carteras con grandes clientes que habilitarán el aumento de capacidad
Los representantes del puerto de Barcelona, Naviland Cargo, APM Terminal y Synergy durante la presentación de los servicios entre Barcelona y Francia | E.M.

El brazo ferroviario de Maersk, APM Terminals Railway, confía en aplicar el incremento que tiene previsto a sus trenes entre el puerto de Barcelona y Lyon (Francia) antes de que termine el año. La compañía ya había dado a entender en ocasiones anteriores que su intención es de que el servicio, que ahora mismo cuenta con una sola frecuencia, amplíe sus capacidades. Según ha señalado el manager de ventas en España de la compañía, Marco Traverso, durante el Salón Internacional de la Logística de Barcelona (SIL), la materialización de la segunda rotación depende de añadir dos nuevos clientes con los que están negociando. “Se trata de empresas bastante grandes que mueven todo tipo de carga continental”, ha detallado el directivo de la firma de matriz danesa.

Según Traverso, los contactos están avanzados y sus volúmenes serán los que habiliten la ampliación, aunque la compañía también asegura que “estamos llenando los trenes y el servicio funciona muy bien”. APM Terminals ya dio los primeros pasos para facilitar este crecimiento al introducir, recientemente, una modificación al horario semanal de los convoyes, que ahora salen los jueves en vez de los martes. La línea, que parte de la terminal BEST de Hutchison en el recinto catalán, se puso en marcha a finales de 2023 en paralelo a otros tres enlaces semanales con Toulouse. El puerto de Barcelona está llevando a cabo una labor de promoción de las líneas, además de que la autoridad portuaria bonifica en el 70% las tasas que aplica a la mercancía si se mueven con el ferrocarril.

Las tres compañías implicadas en el servicio a Toulouse, Naviland Cargo, Synergy y la propia APM Terminals -que comercializa Lyon en solitario- están impulsando varios actos informativos para que más cargadores apuesten por estos corredores, en un entorno de dificultad por trasvasar carga de la carretera al ferrocarril. Uno de los posibles inconvenientes que afrontan las compañías en este tipo de tráficos transfronterizos se centra en la disparidad del retorno desde Francia, que no suele llenarse de la misma forma que los viajes de exportación desde España. Ello deriva en tasas que aplican las navieras que fletan sus contenedores, dado que estos en muchos casos vuelven vacíos. En este sentido, Traverso ha reconocido que esta situación puede estar frenando a más cargadores del hinterland barcelonés a la hora de subirse a sus trenes. “Yo como operador puedo ofrecer sólo viajes de ida, pero las navieras aplican esa tasa por el contenedor. Eso sólo se solucionará si las navieras toman tráficos más balanceados en su oferta de servicios”, ha explicado el representante de APM Terminals.