19 de junio de 2024 | Actualizado 9:03

Seat acercará proveedores a Martorell para reducir riesgos en la supply chain

La automovilística implantará el nuevo plan en su factoría de Barcelona para la producción de dos modelos eléctricos a partir de 2025
Seat / SIL

El fabricante Seat, la filial española de Grupo Volkswagen, está desarrollando un plan “para acercar los proveedores” a su planta de Martorell (Barcelona) con el objetivo de “mejorar la gestión de riesgos de la cadena de suministro” de cara a la producción de dos modelos de coches eléctricos urbanos, el Cupra Raval y su versión con la marca Volkswagen, que arrancarán en 2025. Así lo ha confirmado a esta publicación el director de Logística de la automovilística, Enric Martí, después de su participación en la mesa redonda ‘Risk Management como Arma de Competitividad ante la Incertidumbre Global’ celebrada en el marco del SIL de Barcelona.

“El plan en ejecución reducirá a 300 km la distancia media entre los proveedores y la fábrica”
Enric Martí Director de Logística de Seat

“La competitividad y el coste están ahí. Pero se está produciendo un cambio de paradigma en la cadena de suministro, porque cuanto más lejos tienes los proveedores, además de necesitar más stock, sabes que puedes tener más disrupciones. Con el modelo actual, la distancia media entre la fábrica [de Martorell] y los proveedores es de 540 kilómetros. Y con el proyecto que estamos implantando, quedan por concretar algunos proveedores, nos hemos acercado a poco más de 300 kilómetros”, ha explicado Martí.

“Obviamente, en la península ibérica hay tejido industrial y siempre que ha habido posibilidades porque los costes han encajado, una parte de los proveedores han sido locales”, ha asegurado. El nearshoring es “una tendencia que irá a más, es un proceso intensivo porque las actuales cadenas de suministros son muy largas, con eslabones muy alejados y tienen poca trazabilidad”, declaró.

Otro ejemplo del acortamiento o de “la integración” de la supply chain del fabricante es que “ensamblaremos las baterías para esta familia de vehículos eléctricos dentro de las instalaciones de Martorell”, ha añadido el director de Logística de Seat. “Además de descarbonizar la cadena de suministro, no tendremos que transportar las baterías completas desde una tercera localización, sino que irán de manera automática desde uno de los talleres de la fábrica por un puente hasta la línea de ensamblaje, donde se acoplará en el coche”, ha señalado.

Seat ensamblará baterías para sus vehículos eléctricos dentro de su factoría en Martorell (Barcelona)

En concreto, la filial de grupo alemán Volkswagen está ejecutando una inversión de 300 millones de euros en la construcción de una planta de ensamblaje de celdas de baterías en Martorell. Esta instalación se abastecerá de las celdas procedentes de la gigafactoría que la multinacional está levantando en Sagunto (Valencia). En su conjunto, el plan de electrificación de Seat asciende a 10.000 millones, según datos oficiales de la compañía.

“Esa misma batería, hace no muchos años, podría haberse decidido que viniese de un inventario o del almacén de un proveedor. Ahora, las celdas vendrán desde Sagunto en tren para ensamblarlas en Martorell, con lo que evitamos la enormidad que supone el transporte”, ha subrayado Enric Martí en conversación con El Mercantil. Seat, que también tiene dos factorías de componentes en El Prat de Llobregat y la Zona Franca de Barcelona, cerró 2023 con la producción de 520.000 coches, el 34,6% más que en 2022 al albur de la recuperación de la industria.

LA GESTIÓN DE RIESGOS ANTE UNA SUPPLY CHAIN “QUEBRADIZA” E “INCOMPRENSIBLE”
Sin embargo, como dejó patente el ejecutivo de Seat en su intervención en la charla del SIL, la cadena de suministro se ha convertido en un reto en el actual contexto geopolítico. “Antes, la supply chain industrial era volátil. Y ahora es quebradiza y, a veces, incomprensible, hasta el punto de que casi tienes que utilizar una bola de cristal a la hora de tomar decisiones; de ahí la importancia de la gestión de riesgos”, ironizó Martí el pasado día 5 de junio. “Hasta hace poco, el principal criterio para determinar la ubicación de una fábrica era el ‘payback’, el retorno de la inversión en base a los costes de producción y laborales. Ahora, la supply chain se ha convertido en un factor principal. No puedes desembarcar en un país sin antes no evalúas, además de los proveedores, sus redes portuaria y terrestre”, matizó.

Las redes logísticas han ganado peso a la hora de decidir la ubicación de una fábrica de automoción

En su opinión, “es un cambio cultural” que pasa por “la adaptación de la organización, los procesos y las personas”. Por un lado, en el caso de la toma de decisiones, la gestión de riesgos implica “estructuras ágiles a través de equipos de carácter multidisciplinar y colaborativo que diseñen los posibles nuevos escenarios y las resoluciones a adoptar si se cumpliese alguna de las circunstancias proyectadas”, apuntó. Por otro lado, significa un cambio en la forma de relacionarse con los proveedores: “En Seat ya estamos dando pasos en este capítulo. Por ejemplo, desde la control tower de la factoría, intercambiamos información entre las líneas de producción y la gestión de stocks de los suministradores”, concluyó Martí.

De izquierda a derecha: Miguel Ángel Espinosa (Fitac); Enric Martí (Seat); Luis Ernesto Rojas (Cofoce); y Xavier Rius (Fundación ICIL) / SIL

¿CÓMO RECONDUCIR LAS INVERSIONES INDUSTRIALES ANTE LAS INTERRUPCIONES BRUSCAS?
En la charla del SIL de Barcelona también participaron la directora de Cross Operation Projects de Mahou San Miguel, Carmen Calama, y el director de la Coordinadora de Fomento al Comercio Exterior del Estado mexicano de Guanajuato (Cofoce), Luis Ernesto Rojas Ávila. El maestro de ceremonias fue el director general de la Fundación ICIL, Xavier Rius.

“Es necesario solicitar planes de contingencia a proveedores para gestionar riesgos”
Carmen Calama Directora de Cross Operation Projects de Mahou San Miguel

Según la ejecutiva de la productora española de cerveza, que tiene ocho plantas en nuestro país y dos en Estados Unidos, “el risk management persigue que las inversiones que realice la empresa sean flexibles para poder reconducirlas en caso de disrupciones bruscas en la cadena de suministro”. En opinión de Calama, “la cadena de suministro tiene que estar presente cuando se negocian contratos o acuerdos comerciales entre empresas de diferentes países”. “Ya no basta -continuó- con negociar un buen precio y costes bajos. Es necesario solicitar los planes de contingencia de los proveedores para la gestión de los riesgos en la supply chain, donde la incertidumbre se ha convertido en una constante”, enfatizó.

“Si Trump gana las presidenciales de EEUU en noviembre, subirá el 66% los aranceles a China”
Luis Ernesto Rojas Director de la Coordinadora de Fomento al Comercio Exterior del Estado mexicano de Guanajuato (Cofoce)

En el caso de Mahou San Miguel, “nuestro plan de contingencia busca identificar los riesgos a largo plazo relacionados con la falta de transporte y con las interrupciones extremas ligadas a los proveedores y la demanda, lo que exige tener en cuenta los contextos geopolítico, comercial y regulatorio”, indicó Calama. Por último, el representante comercial de Guanajuato puso sobre la mesa que “si Trump gana las elecciones presidenciales de Estados Unidos del próximo noviembre, subirá el 66% los aranceles a China”. Según Rojas Ávila, la respuesta del gigante asiático será “realizar grandes inversiones en México”, pero “también es una puerta abierta para Europa, que puede ubicarse en nuestro país para ser proveedor de EEUU y Canadá”.