15 de julio de 2024 | Actualizado 10:12

La UE da luz verde definitiva a la revisión de la red transeuropea de transporte

El acuerdo firmado entrará en vigor 20 días después de su publicación en el Diario de la UE y servirá para garantizar la conectividad europea
Consejo Europeo

Los Estados de la UE, la Comisión Europea y el Parlamento Europeo han dado luz verde definitivamente a la revisión que acordaron mantener el pasado mes de diciembre sobre la red transeuropea de transporte (RTE-T). Tras la adopción de hoy, el acto legislativo será firmado por los presidentes del Consejo y del Parlamento Europeo antes de su publicación en el Diario Oficial de la Unión Europea (DOUE) en las próximas semanas. El reglamento revisado entrará en vigor 20 días después de esta publicación. La nueva normativa tiene por objeto construir “una red de transporte fiable, sin fisuras y de calidad que garantice una conectividad sostenible en toda Europa sin interrupciones físicas, cuellos de botella ni enlaces inexistentes”, han recordado desde las instituciones comunitarias.

El nuevo reglamento fusiona los corredores de la red básica con los corredores ferroviarios de mercancías

Para garantizar que la planificación de las infraestructuras responda a las necesidades operativas reales e integrando el ferrocarril, la carretera y las vías navegables, el nuevo reglamento fusiona los corredores de la red básica con los corredores ferroviarios de mercancías en los llamados corredores europeos de transporte. “Estos corredores revisten la máxima importancia para el desarrollo de flujos de transporte de mercancías y pasajeros sostenibles y multimodales en Europa”, según ha destacado el Consejo Europeo. Por último, en respuesta al impacto de la guerra en Ucrania y para garantizar una mejor conectividad con los principales países vecinos, el nuevo reglamento amplía cuatro corredores europeos de transporte de la red RTE-T a Ucrania y Moldavia, al tiempo que rebaja las conexiones transfronterizas con Rusia y Bielorrusia.

“La red RTE-T es un instrumento clave de la política de transportes de la UE con una enorme contribución a nuestros objetivos de movilidad sostenible, así como a la cohesión económica, social y territorial”, ha enunciado el viceprimer ministro belga y ministro de Movilidad, Georges Gilkinet. La adopción hoy del reglamento revisado es “sin duda un hito hacia una red sostenible y resistente en Europa, que debería responder a las preocupaciones de movilidad de nuestros ciudadanos y empresas en los años venideros”, ha recalcado el mandatario belga, país que preside la UE durante este semestre. El nuevo reglamento establece tres plazos distintos para su finalización en tres fases.

La primera fase, hasta 2030 para la red principal; 2040 para la red principal ampliada; y 2050 para la red global. El nuevo plazo intermedio de 2040 se introdujo para adelantar la finalización de proyectos a gran escala, principalmente transfronterizos, como las conexiones ferroviarias que faltan, antes del plazo de 2050 que se aplica a la red global ampliada. Por ejemplo, las nuevas conexiones ferroviarias de alta velocidad entre Oporto (Portugal) y Vigo; y Budapest (Hungría) y Bucarest (Rumanía), deben estar terminadas para 2040. Cuando se complete la red, los pasajeros podrán viajar entre Copenhague (Dinamarca) y Hamburgo (Alemania) en tren en dos horas y media, en lugar de las cuatro horas y media que se necesitan hoy en día, según ha ejemplificado el Consejo Europeo en su comunicado.