18 de julio de 2024 | Actualizado 18:22

La UE amenaza las relaciones comerciales con Argelia por las medidas proteccionistas del país

Bruselas ha iniciado un proceso con el país del Maghreb para abordar sus prácticas comerciales y casos como el de su disputa con España
Imagen de archivo del puerto de Orán, en Argelia | Wikimedia Commons

La Comisión Europea ha abierto un proceso de “resolución de litigios” con el Gobierno de Argelia en base a la política comercial internacional de este país. Bruselas considera que el Ejecutivo de Argel aplica medidas que “no respetan los compromisos de liberalización del comercio” suscritos en el Acuerdo de Asociación (AA) existente entre el país y los Veintisiete, algunos ejemplo de las cuales se han visto y persisten en el caso de la disputa con España desde 2022. La acción de este viernes supone el primer paso en la activación de un mecanismo que, si no llega a la resolución deseada, puede acabar revirtiendo el mentado AA, en vigor desde 2005.

La UE señala que este paso se da “a la luz de varios esfuerzos infructuosos de resolver el problema de forma amigable”, y con ánimo de “proteger los derechos de los exportadores y empresas comunitarias que operan en Argelia”, y cuyos intereses “se ven afectados negativamente”. En el caso que afecta a España, se ha observado un cierto deshielo diplomático desde inicios de este año y se han desbloqueado flujos comerciales –incluso algunas navieras internacionales han realizado movimientos de respuesta a este deshielo-, pero todavía existen quejas desde ámbitos empresariales españoles que apuntan a una persistencia de las trabas para operar con el país del norte de África.

Bruselas advierte que solicitará un panel de arbitraje si no resuelve los problemas con Argelia

Bruselas se emplaza “a aproximarnos a Argelia de forma constructiva para eliminar las restricciones en varios sectores del mercado”, pero avisa que, de no llegarse a acuerdos, procederá a “solicitar un panel de arbitraje”, otro de los mecanismos contemplados dentro del AA con el país magrebí. Las medidas que la UE considera que van contra el libre comercio afectarían a “sectores que van desde la agricultura a los vehículos a motor”, y entre ellas se cuentan “un sistema de importación bajo licencia que tiene, en realidad, los efectos de un bloqueo a la importación” o “subsidios ligados al uso de componentes de origen local para los fabricantes de automóviles”.

También el límite de propiedad extranjera del 49% que el Gobierno de Abdelmadjid Tebboune impone a las firmas que importan desde su país. Se trata de medidas, en varios de estos casos, que el Ejecutivo argelino ha ido imponiendo en el periodo posterior a la pandemia, cuando el país emergió de un periodo de revuelta social contra la anterior administración, aunque el Gobierno de Tebboune es continuista. En su comunicado, la UE considera que también la población argelina se ve damnificada por esta política, dado que “se produce una restricción indebida de los productos a los que pueden acceder”.

La Unión Europea es el principal socio comercial de Argelia desde principios de siglo, absorbiendo el 50% de toda esta actividad para el país el año pasado. Con todo, el valor de esos intercambios ha ido depreciándose en los últimos años, pasando de los 22.000 millones de euros de 2015 a los 14.900 del último ejercicio.