18 de julio de 2024 | Actualizado 18:22

TrainMile busca aprovechar los proyectos de Alia para lanzar sus trenes entre Burgos y Rotterdam

La compañía, de reciente fundación, prepara otras conexiones ferroviarias con los puertos de Bilbao y Valencia
Foto de archivo de la Terminal de Contenedores de Miranda | TCM

El Clúster Logístico de Aragón (Alia) está vehiculando un proyecto de línea ferroviaria entre Burgos y Rotterdam por parte de la startup intermodal TrainMile. La iniciativa ha surgido al calor del grupo de trabajo que el citado clúster creó para promover corredores ferroviarios internacionales, tras impulsar, recientemente, conexiones de las compañías Lineas y Medway (MSC) con Francia y Portugal. La startup, creada en 2023, busca aprovechar el ecosistema empresarial que participa de esas iniciativas de Alia con la intención de asegurar o sondear un cierto mercado y lanzar una conexión entre la terminal de Miranda de Ebro (del grupo JSV) y el puerto neerlandés, a finales de este año o a principios de 2025. Asimismo, TrainMile también está cerrando sendas conexiones desde Burgos hacia los puertos de Valencia y Bilbao, ambas antes de que acabe 2024.

“Queremos concentrarnos en optimizar conexiones ferroviarias específicas”
Tamara López Cofundadora de TrainMile Intermodal

TrainMile, que tiene su sede en Burgos, forma parte de la aceleradora industrial Polo Positivo, que agrupa firmas industriales de la región, entre ellas el Grupo Antolín. Su modelo de negocio apuesta por especializarse “en determinadas conexiones ferroviarias” con el objetivo de optimizarlas, partiendo de un tamaño operativo pequeño. “Sabemos que es un modelo que funciona en Europa, donde empresas pequeñas salen adelante con éxito. Es lo que estamos intentando replicar en España”, explica su cofundadora, Tamara López. En el caso de la línea internacional con Rotterdam, TrainMile cuenta con que su propuesta sea “atractiva” para el entorno empresarial que se acercó a los proyectos de París (Francia), Oporto y Lisboa (Portugal), y que éste se convierta en la masa crítica necesaria para arrancar el suyo. “De algún modo, nuestra propuesta parte de Alia, de sus socios, y forma parte de sus grupos de trabajo, así que pensamos que sí podemos contar con ello”, ha señalado Tamara López.

“No se ha conseguido el compromiso a un año vista para las líneas a París y Oporto”
Ángel Gil Gerente de Alia

Esa idea la corrobora el gerente del clúster aragonés, Ángel Gil, que señala que el proyecto de TrainMile “ha surgido” del sondeo que se realizó para los otros trenes internacionales. En esos casos no se han iniciado los corredores dentro del plazo postulado porque, “aunque ha habido interés, no se ha conseguido el compromiso con un año vista y se ve dificultad en conseguir retornos con París y Oporto”. Ambas eran condiciones que empresas y Alia habían puesto para empezar a materializarlos a partir del pasado 30 de mayo, pero el clúster especifica que mantiene el trabajo con Lisboa (Medway) para viabilizar el proyecto más adelante. En este sentido, Ángel Gil ha explicado que “estos destinos eran propuestas de base de partida para visibilizar opciones para las empresas y ver su viabilidad”, paso que ha permitido la entrada en escena de TrainMile.

La propuesta de la startup aboga por ofrecer dos tipos de servicio, uno uniendo terminales y más pensado para empresas de transporte, y otro puerta a puerta enfocado a cargadores. La línea conectaría con la terminal Rail Service Center (RSC) de Rotterdam y tendría capacidad para 34 contenedores. En el ‘door-to-door’, la empresa emplearía transporte por carretera subcontratado para la última milla, y ofrece contenedores y cajas móviles propias o se abre a que los transportistas que empleen el tren pongan las suyas. Sobre los retornos, Tamara López especifica que “no obligamos a que el servicio sea ida y retorno, sino que buscamos clientes internacionales para compaginar los dos flujos de carga en ambas direcciones” y aunque todavía no hay ningún contrato firmado con compañías exportadoras a España, “vamos avanzando y hay interés”, precisa.

Como en el caso de los otros proyectos internacionales, asegurar una masa crítica está detrás de las posibilidades de lanzamiento. “Por un lado necesitamos un compromiso de, al menos, más del 50% de la capacidad para poner una fecha definitiva de inicio de la línea”, ha reconocido López, aunque añade que “tal como funciona el sector, uno se lanza con la línea sin estos compromisos y se espera que su buen funcionamiento aumente los clientes”. Especialmente en los retornos de carga, la compañía valora si apostar por esa opción y salir al mercado contando con que ese interés mostrado acabe convirtiéndose en contratos. Las tracciones, tanto la nacional como la internacional, “ya están organizadas”, pero hasta que no haya fechas definitivas la startup prefiere no revelar qué empresas se las suministrarán. Asimismo, abre la puerta a utilizar la los servicios blockchain de Usyncro para el booking, una herramienta que también formaba parte de los proyectos avanzados por Alia. “Facilita el contacto entre tracciones en distintos países, y está conectada con la plataforma SIMPLE de Adif”, ha comentado a este respecto la directiva de TrainMile.

En cuanto a los proyectos con Bilbao y Valencia, la startup apunta a que “vamos a empezar a moverlo en breve, en más sencillo que lanzar el servicio internacional”. También en estas líneas tiene organizada la tracción, aunque, del mismo modo que con el servicio a Rotterdam, prefieren hacerla pública una vez se concreten las fechas de arranque. Para futuros servicios, la compañía también mira hacia Francia y espera que avance el Corredor Atlántico. “Nuestra prioridad es que se adecúen los anchos de vía, que no tengamos problemas para pasar por Irún, o que se armonicen las toneladas que podemos transportar entre países”, ha manifestado Tamara López. Las autopistas ferroviarias, aunque también podrían entrar a formar parte de sus servicios “no son prioridad. El semirremolque puede ser un plus, pero la adaptación de los gálibos en España no es ahora lo más importante para nosotros” frente al desarrollo de las conexiones ferroviarias transfronterizas, ha precisado.