17 de julio de 2024 | Actualizado 6:47

Europa se enreda con el transporte combinado y no cede en las masas y dimensiones

Bruselas no encuentra encaje para las operaciones de transporte combinado y recuerda que la descarbonización es el objetivo común de la UE
Consejo Europeo

La Comisión Europea no ha ofrecido avances de un futuro acuerdo ni en materia de la normativa sobre el aumento de masas y dimensiones ni en lo relativo a la directiva del transporte combinado. Ya van más de seis meses con una situación similar en el seno de las instituciones europeas. Durante la reunión de los ministros de Transporte europeos, los portavoces del Ejecutivo comunitario han ofrecido una actualización sobre los trabajos en las dos regulaciones. Sin embargo, lo que no ha avanzado es la postura oficial de Bruselas sobre las masas y dimensiones en el transporte por carretera. Tampoco lo ha hecho la definición de qué se considera exactamente transporte combinado y qué conjuntos de transporte cabrían en ella. En la reunión tampoco se ha ahondado en la sugerencia que los Estados miembros trasladaron hace unos meses para acompasar una normativa con otra.

La orografía y el estado de las infraestructuras comienza a dividir a los Estados miembros en las 44 toneladas

Las críticas referentes al impacto del aumento de masas y dimensiones sobre las infraestructuras y el tráfico de mercancías por carretera han llegado desde la mayor parte de Estados miembros (España no ha estado presente en esta sesión plenaria). Sólo los países nórdicos y los bálticos se han posicionado al lado de la Comisión Europea y han lamentado que aún no se haya alcanzado un acuerdo en esta materia, pese su aprobación en sede parlamentaria. “La industria europea necesita urgentemente una decisión”, ha recalcado el portavoz de Suecia. Para los representantes de Dinamarca, la estrategia clave será centrarse en apoyar proyectos económicamente rentables y con un efecto importante, y a su juicio, el aumento de masas y dimensiones lo es: “Estamos un poco decepcionados porque no hay voluntad común para alcanzar un compromiso equilibrado y que así podamos contribuir a que la transición verde reciba un impulso en transporte de mercancías”.

Por su parte, para Finlandia la reforma de la normativa de masas y dimensiones es “básica para el sector logístico y es lamentable que aún no haya un acuerdo de propuesta”. Según los representantes en la reunión, los vehículos de 44 toneladas “soportarán más carga con la misma contaminación y no dañarán las infraestructuras si se añaden más ejes”. El punto de las infraestructuras es precisamente uno de los que más divide las opiniones entre los Estados miembros, ya que el norte de Europa se caracteriza por una orografía más plana y, por tanto, más adecuada para la circulación de este tipo de vehículos y composiciones. Alemania ha incidido en esta cuestión al apoyar el objetivo de que la modificación de la ley entre al mercado lo antes posible, “pero sin olvidar que hay que proteger las infraestructuras”. “Las carreteras no pueden asumir más vehículos pesados y si se dañan, se notará en toda Europa”, ha recalcado su representante.

“Retrasar o rechazar la propuesta no elimina la necesidad de mantener las infraestructuras”
Magda Kopczynska Directora general de Movilidad y Transporte (DG Move)

En el mismo sentido se han manifestado representantes de Estados miembros como Países Bajos o Eslovenia, que directamente ha rechazado apoyar la normativa, especialmente en lo referente a la introducción de vehículos cero de gran tonelaje. “En el futuro, debe contemplarse el uso de este tipo de camiones, pero eso no puede ir en detrimento de la infraestructura y la seguridad vial”. Además, ha añadido su portavoz, la introducción de mayor tonelaje a los camiones de mercancía “supondría añadir una mayor tasa de transporte por carretera en nuestro país, que orográficamente no está preparado”. En opinión de Países Bajos, la armonización de camiones de 44 toneladas con el estado de las carreteras no existe tal y como está contemplada la moratoria y República Checa y Austria pronostican un deterioro claro de la salud de los asfaltos europeos. “No vemos competitividad para el transporte por carretera por ninguna parte. Es más, los fondos destinados a esta causa podrían destinarse al ferrocarril”, ha señalado la representante de Austria.

La moratoria de masas y dimensiones aún tiene pendientes cuestiones como la definición de cargas indivisibles, la autorización de circulación transfronteriza de euromodulares y otorgar un peso bonus de cuatro toneladas más a los vehículos de emisiones cero para estimular que se reemplacen los propulsados por combustibles tradicionales, según la portavoz de la Comisión Europea, la directora general de Movilidad y Transporte (DG Move), Magda Kopczynska. Pese a las dudas, Bruselas no cede. “Retrasar o rechazar la propuesta no elimina la necesidad de invertir y mantener las infraestructuras, y tampoco resuelve el impacto de los vehículos pesados en ella, que sería practicamente desdeñable”, ha asegurado su portavoz. En su opinión, la actitud general de los Estados miembros “dificulta el papel de los fabricantes” y ralentiza la descarbonización. “Estamos dispuestos a discutirlo con ustedes, pero la descarbonización de la flota pesada europea y lograr un sistema sostenible, eficiente y seguro en la UE es un objetivo que tenemos todos”, ha zanjado la portavoz.

Respecto a la ley de transporte combinado, los avances son aún más inapreciables. Más allá de las intenciones de emplear medios para aumentar el atractivo y la competitividad del transporte intermodal para duplicar el volumen de mercancías movidas por ferrocarril en la UE, la propia Comisión Europea ha reconocido que la definición sobre qué es una operación combinada es el tema más polémico. Y es que aún no se ha terminado de definir y sobre todo de transmitir la idea matriz de este proyecto. “Se ha hablado mucho sobre cómo enfocar el tema”, ha admitido Magda Kopczynska. “Hemos propuesto una definición que contemple operaciones que ahorren al menos el 40% de costes externos respecto a otras operaciones por carretera; algunos países han pedido un enfoque más simple en base a proporciones o a distancias predefinidas por carretera o por no carretera… Pero no hemos logrado el apoyo mayoritario”, se ha lamentado.

Aún está pendiente el desarrollo de un marco jurídico sencillo para aprobar la ley de transporte combinado

Ello, afirma Kopczynska, tiene bastante que ver con las diferentes casuísticas de cada Estado miembro. “Es difícil plasmar las particularidades de cada país”. Hasta este momento, la moratoria se ha centrado en reducir la carga administrativa, en fomentar el uso de información electrónica y en buscar un sistema de apoyo fácil de aplicar; algo de lo que, en palabras del representante de la República Checa, la moratoria propuesta por Bruselas adolecía en exceso. “Necesitamos un nuevo enfoque para lograr quitar tráfico de la carretera, pero no se puede conseguir con la propuesta inicial de la Comisión Europea, que era compleja e imposible de ejecutar”. Desde Alemania se perciben igualmente otras cuestiones pendientes de resolver, tales como un marco jurídico desarrollado para simplificar el acceso al transporte intermodal. “No puede ser que un cambio en la normativa suponga una mayor carga para transportar con esta modalidad”, ha defendido su portavoz.

En el caso de Francia, como país de tránsito, se ha invitado a revisar algunas disposiciones de la propuesta de Bruselas “para incorporar a todos los actores logísticos posibles y que el incentivo a lo intermodal llegue en igualdad de condiciones desde todas partes”, ha comentado su portavoz. Francia sí se ha mostrado dispuesta a arrimar el hombro para encontrar un compromiso en materia de transporte combinado y favorecer así la intermodalidad. Caso contrario a Eslovenia que, de nuevo, ha empleado el rechazo a aumentar el tráfico de mercancías por sus carreteras para no apoyar este proyecto. “Ninguna de las dos soluciones [refiriéndose también a las 44 toneladas] pueden tener como resultado una mayor cuota de transporte por carretera en nuestro país”, ha defendido su representante.